Caen nuevas denuncias contra Gonzalo Molina, líder de la CRAC

La PGR instruye denuncia por terrorismo y portación de arma, mientras que la PGJ libró otra acusación penal por secuestro agravado.
Un miembro de la CRAC sostiene un rifle H&K, un arma de fabricación alemana considerada más letal que el AK-47 de manufactura rusa.
CRAC (Rogelio Agustín Esteban)

Javier Trujillo

Al líder de la CRAC, Gonzalo Molina González, la Procuraduría General de la República (PGR) le giró nuevas órdenes de aprehensión por los delitos federales de terrorismo, delitos cometidos contra funcionarios y portación de arma de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Lo anterior luego de que le pasado seis de noviembre fue detenido el coordinador de la casa de Justicia de El Paraíso, del Consejo Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Gonzalo Molina González, en la cabecera municipal de Tixtla, en la zona centro del estado de Guerrero.

Ayer la PGR inició la causa penal es la 59/2013 del juzgado séptimo de distrito en el estado, por delitos de terrorismo, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, portación de arma sin licencia y delitos cometidos contra funcionarios públicos.

La otra causa penal de la fiscalía general de la república es la 60/2013, radicada también en el juzgado séptimo de distrito por los delitos de amenazas, ejercicio indebido del propio derecho y contra servidores públicos.

Al mismo tiempo en la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, a Gonzalo Molina, líder de la CRAC encarcelado desde hace diez días en el penal de alta seguridad de Oaxaca, le fue iniciada otra averiguación previa por el delito de secuestro agravado según la causa penal 106-2/2013 en el juzgado tercero.

Con lo anterior se indica que a Molina González se le han instruido diversas averiguaciones previas tanto del fuero común y federal, en dos de las cuales se le acusa por el delito de terrorismo.

El pasado seis de noviembre el titular de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, Iñaki Blanco Cabrera, así como el vocero del gobierno de Guerrero, José Villanueva Manzanares, informaron que la detención se realizó porque un juez dictó la orden de aprehensión por delitos como terrorismo, privación ilegal de la libertad y lesiones contra policías municipales.

El fiscal guerrerense, precisó que la detención tiene que ver con los hechos del 26 de agosto pasado, cuando decenas de policías comunitarios desarmaron a policías municipales de Tixtla, y retuvieron en el ayuntamiento a funcionarios municipales, en protesta, por la detención de la coordinadora de la Crac en Olinalá, Nestora Salgado García.