Caen células "templarias" por los ataques a Oxxos

En Michoacán fueron detenidos Cándido Pérez García, El Chirrín, presunto jefe de plaza en Uruapan, y Jorge Armando Cumba Villarreal, El Chito, supuesto operador en Apatzingán.

México

El gobierno federal confirmó el vínculo de Los caballeros templarios con los atentados contra cinco tiendas Oxxo y una gasolinera en Hidalgo y el Estado de México, después de iniciado el operativo federal en Michoacán.

De acuerdo con la información de inteligencia federal, dicho grupo “preparaba acciones similares a las que efectuó el 19 de enero, ahora en municipios de la entidad michoacana”.

El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido, informó que después de los atentados a dichos comercios, “y vinculados a las acciones de seguridad en Michoacán, se iniciaron las investigaciones correspondientes”, que derivaron en la detención de nueve en Morelia y 10 en Huehuetoca, a quienes se les decomisó propaganda de templarios.

Recordó que el pasado 19 de enero en los municipios de Tolcayuca, Tula y Tizayuca, en Hidalgo, y Tecámac, en el Estado de México, fueron saqueadas e incendiados cinco locales comerciales y una gasolinera en San Agustín Tlaxiaca, Hidalgo, por lo que se iniciaron las pesquisas correspondientes.

Estos trabajos incluyeron “un puntual trabajo de inteligencia, en el que se extremaron medidas para garantizar la seguridad de la ciudadanía y sin que se hubiese efectuado un solo disparo”, las Fuerzas Federales, en dos operativos simultáneos, detuvieron a los presuntos responsables de la agresión contra las cinco tiendas y la gasolinera.

Rubido García informó que al momento de las aprehensiones, también fueron aseguradas ocho armas largas, siete cortas, 10 vehículos, equipo de comunicación, “una caja con libros y trípticos con propaganda alusiva a un grupo delincuencial que opera en Michoacán”; así como unos cuatro kilogramos de droga sintética.

Los detenidos se encuentran a disposición del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada de la PGR.

Nueve de los probables delincuentes fueron detenidos en Morelia: Miguel Ángel Rodríguez Casares, Juanita Vázquez Hernández, Juan Manuel Peralta Cervantes, José Aarón Torres Estrada, José Julián Cabrera Barragán, Víctor Manuel Mendoza Victoriano, Francisco Javier Alcocer, Víctor Hugo Aguilar Magaña y Luis Arturo García Aguilar.

Mientras, en Huehuetoca, Estado de México, se capturó a Jorge Piña Pérez, Mario Manuel Márquez Estrada, Berenice Jiménez Martínez, Victoria Vilchis Zamora,  Carlos Díaz Anaya, José Alberto Rodríguez López, Marco Ricardo Ramírez Eleno, Blas Rodríguez Cruz, Guillermo Arias Maya y Felipe Santollo García.

Rubido García informó que la célula que operaba en Huehuetoca mantenía secuestrada a una persona, quien fue liberada por las fuerzas federales.

Por otra parte, funcionarios federales informaron que fueron detenidos en Michoacán Cándido Pérez García, El Chirrín, y Jorge Armando Cumba Villarreal, El Chito, el primero presunto jefe de plaza en Uruapan y el segundo supuesto operador en Apatzingán, ambos de Los caballeros templarios.

Indicaron que la Policía Federal encontró a El Chirrín en posesión de dos armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, entre ellas una AK-47 y una pistola calibre .9 milímetros, con cachas de oro, además de droga.

Mientras, la Procuraduría General de la República internó en el penal de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas, a Mario Ramón Cruz Martínez, El Ferrari, presunto operador financiero del  citado grupo delictivo.

Y el juzgado cuarto de distrito en materia de procesos penales federales en el Estado de México dictó auto de formal prisión contra Héctor Chávez Quiroz, El Mariachi, operador de los templarios, por su probable responsabilidad en los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas y contra la salud.

BUSCAN REGULAR A COMUNITARIOS EN GUERRERO

Tras seis meses de ruptura, el gobierno estatal y la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (Upoeg) retomaron el diálogo para trabajar en la regulación de 5 mil policías ciudadanos y relanzar la Comisión de Armonía y Desarrollo para  las Comunidades Indígenas.

El 5 de agosto de 2013, integrantes de la Upoeg detuvieron durante 48 horas a un centenar de militares en la carretera que va de Tierra Colorada hacia Tecoanapa, al acusarlos de proteger a una célula de delincuentes.

La acción fue cuestionada por el gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien sostuvo que la Upoeg incurría en un delito.

En diciembre las diferencias se incrementaron porque el Congreso local aprobó la ley que crea la Policía Rural para aglutinar a los movimientos de autodefensa.

Ayer, el dirigente de la Upoeg, Bruno Plácido Valerio, se reunió con el gobernador para discutir temas como el movimiento que impulsan los ocho pueblos del Valle de Ocotito contra el crimen.

Pactaron instalar una mesa de trabajo el próximo lunes —en la que participarán la Upoeg, el gobierno estatal y la Comisión Estatal de Derechos Humanos— y relanzar el día 25 la Comisión de Armonía para los Pueblos Indígenas. (Rogelio Agustín Esteban/Chilpancingo)



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]