Cae capo que “tenía en vilo” a Acapulco

Es el blanco prioritario 91 en ser neutralizado y se le vincula a homicidios, extorsiones y robo de automóviles.
El líder del Cida durante su traslado a la Ciudad de México.
El líder del Cida durante su traslado a la Ciudad de México. (Especial)

Yucatán y México

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, confirmó la detención en Yucatán del líder del Cártel Independiente de Acapulco (Cida), Víctor Aguirre Garzón, El Gordo, quien, dijo, tenía "en vilo" al puerto.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, Osorio Chong aseguró que el 91 en la lista de objetivos prioritarios del gabinete de seguridad fue capturado ayer por la madrugada en un operativo federal.

Señaló que Aguirre Garzón es "el mero, mero, que dirigía todo en Acapulco", y "es de los que tenían al puerto y al municipio en vilo en un tema de violencia, de inseguridad".

Apenas el 27 de febrero fue detenido en Mérida Flavio Gómez Martínez, hermano de Servando Gómez La Tuta, líder de Los caballeros templarios.

Al respecto, el funcionario dijo que las autoridades de seguridad ya revisan posibles lugares en donde los delincuentes planean ocultarse y dirigir sus operaciones, pero advirtió que "no importa si es Yucatán, Mérida, Nuevo León o Baja California, en cualquier lugar vamos a cuidar que no tengan refugio y que puedan ser detenidos".

Más tarde, autoridades federales detallaron que la detención fue en Puerto Progreso y que durante el operativo no se realizó ningún disparo.

El Gordo fue policía federal de Caminos y estuvo preso durante 17 años por secuestro y delitos contra la salud. Tras la captura de Ricardo Reza García, El Reza, en febrero de 2013, asumió el liderazgo de la organización criminal que se disputaba la plaza con La Barredora y El Comando del Diablo.

Además, se le señala como el responsable ordenar asesinatos en el puerto, el control del robo de vehículos y el cobro de cuotas
a transportistas.

De acuerdo con algunas versiones, Aguirre Garzón fue trasladado ayer mismo a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, en la Ciudad de México.

"No hay tregua"

Respecto a las recientes declaraciones del ex presidente Vicente Fox de dialogar con los criminales, Osorio Chong aseguró que no hay tregua, acuerdo, ni negociación con ellos.

"Al inicio de esta administración incluso se nos quería señalar de que podría haber un acuerdo con el crimen organizado, yo les digo: miren el acuerdo, están detenidos los más importantes delincuentes que han lastimado a la sociedad mexicana", expresó.

El domingo, Fox aseguró que el gobierno federal "debe" cambiar la estrategia contra la delincuencia y dialogar con los criminales "para terminar con la violencia, sin generar violencia".

El secretario afirmó que en lo único que coincide con Fox es que el Ejército debe dejar las labores de seguridad pública en "cuanto las instituciones estén fuertes en los estados y en los municipios".

Reiteró que "ni negociamos, ni acordamos y, por supuesto, que vamos por todos los que infrinjan la ley y lastimen a la sociedad. No hay tregua, y no hay, de ninguna manera, algún acuerdo con el crimen organizado".

El funcionario destacó que en poco tiempo se han dado "muy duros golpes" a la delincuencia, pero, dijo, estas detenciones no resuelven la inseguridad. Aseguró que el gobierno de Estados Unidos ha reconocido en las últimas detenciones "todo el esfuerzo" del Estado mexicano.

La ola violenta

En una jornada violenta que dejó ocho muertos en dos entidades, los cuerpos de los dos encuestadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), desaparecidos hace poco más de una semana, fueron hallados en el poblado Cerro Colorado de Urique, en Chihuahua, confirmó la Fiscalía General del Estado.

La dependencia informó que luego de "intenso" operativo, que incluyó entrevistas, rastreos y el apoyo de testigos, se encontraron los cuerpos "semienterrados"
de Érick Fabián Paredes Valois, de 24 años, y de Jesús Manuel Pérez Montoya, de 30.

De acuerdo con los primeros reportes, las víctimas fallecieron por traumatismo craneoencefálico y presentaban laceración pulmonar y cardiaca producida por proyectil de arma de fuego. Asimismo, informaron que tenían aproximadamente siete días muertos.

El Inegi expresó su solidaridad y apoyo a las familias de los dos trabajadores temporales, quienes fueron contratados para el levantamiento de la Encuesta Intercensal 2015 en la zona rural de Urique.

Además, en Chihuahua hubo dos homicidios más en Ciudad Juárez.

En Tamaulipas, el Grupo de Coordinación (GCT) informó que el cabecilla de un grupo criminal que controlaba el robo y la venta de gasolina en Matamoros fue asesinado junto con un presunto cómplice.

Los hechos ocurrieron a las 11:20 horas cuando dos hombres dispararon contra Juventino Solís Morales, señalado como líder del grupo delincuencial, y Alejandro Soto Liú en una cafetería en la colonia San Francisco de ese municipio.

Asimismo, el GCT dio a conocer que dos presuntos delincuentes fueron abatidos y uno resultó herido tras agredir a elementos de las secretarías de la Marina y de la Defensa Nacional en Matamoros y Reynosa.