CNDH alertó sobre la posible fuga de 'El Chapo': EU

De acuerdo con documentos en poder de Estados Unidos, una inspección de visitadores al reclusorio de máxima seguridad reveló que las condiciones de seguridad se habían deteriorado.
Los documentos detallan que, horas antes de la fuga, la comisión volvió a alertar sobre las condiciones del  penal.
Los documentos detallan que, horas antes de la fuga, la comisión volvió a alertar sobre las condiciones del penal. (Especial)

Jalisco

El escape de Joaquín El Chapo Guzmán de la prisión de Puente Grande, en 2001, ocurrió en medio de reiteradas advertencias sobre la laxa seguridad del penal y pese a que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos había alertado directamente al entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Alejandro Gertz Manero, de que el reclusorio no era seguro, revelan documentos desclasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos.

"El 19 de enero, la CNDH y la SSP sostuvieron una reunión para discutir las acusaciones sobre la laxa seguridad en la cárcel. Irónicamente, Guzmán Loera escapó solo horas después del encuentro", revela uno de los memorandos diplomáticos, liberados a petición de MILENIO con base en la Ley de Transparencia de Estados Unidos (FOIA por sus siglas en inglés).

Los reportes, compuestos por cables enviados por la embajada y consulados de Estados Unidos en México en las semanas y meses posteriores a la fuga, detallan que la CNDH alertó a Gertz Manero en al menos dos ocasiones que Puente Grande enfrentaba un potencial escape: primero el 15 de enero, cuando durante una inspección al reclusorio sus visitadores notaron que las condiciones de seguridad se habían deteriorado desde su última inspección.

"El 15 de enero de 2001, la CNDH, que hace visitas regulares a la prisión de Puente Grande, alertó a la oficina del secretario de Seguridad Pública de la laxitud de la seguridad", se expone en un cable del consulado de Estados Unidos en Guadalajara marcado como confidencial con fecha de mayo de 2001.

Según se expone en la comunicación diplomática, todavía se presentó otra oportunidad de evitar la fuga: hubo una segunda advertencia horas antes de que Guzmán Loera escapara en un camión de lavandería, cuando la CNDH y la SSP sostuvieron una reunión para analizar los hallazgos de los visitadores en Puente Grande. No se tomaron acciones.

Este y otros memorandos forman parte de una serie de expedientes entregados a petición de este diario por medio de la ley de transparencia FOIA y los cuales estuvieron bajo análisis durante casi dos años por funcionarios del Departamento de Estado. A principios de 2014 por fin se entregó el archivo, el cual contiene fragmentos particularmente interesantes que revelan cómo vio Estados Unidos el escape del líder del cártel de Sinaloa.

A 13 años de distancia de la evasión de Guzmán Loera y cuando nuevamente ya se encuentra bajo custodia federal, los cables dan detalles adicionales sobre su evasión. Por ejemplo, muestran que obtuvo su libertad de manera relativamente sencilla, lo que a decir de la embajada evidenciaba el "alto grado de colaboración" con el que contó para concretar su fuga. A su paso fueron desactivadas puertas magnéticas. Cámaras de vigilancia dejaron de funcionar. Los detectores de movimiento se apagaron.

"Pese a que Puente Grande es una de las tres prisiones de máxima seguridad de México (en aquel entonces) Guzmán Loera tuvo poca dificultad para escapar, un escape hecho posible por la considerable asistencia que recibió del interior de la prisión", indicó el consulado, que después descubrió por su cuenta varias otras debilidades en el reclusorio.

El 15 de mayo, dos funcionarios consulares fueron enviados a Puente Grande a entrevistar al nuevo director, Arturo Morán Arellano y a su subdirector, Wilfredo Rodríguez, quienes revelaron a los diplomáticos que, extrañamente, nunca antes se habían aplicado siquiera controles de confianza a los custodios, pese a que ya era un requerimiento por ley.

Morán reveló que luego de la fuga de Guzmán Loera muchos de sus custodios —los que no fueron detenidos en las horas iniciales— simplemente desaparecieron. "Se han reportado enfermos o renunciaron", indicaron los agentes consulares.

Los cables estarán a disposición del público en MILENIO Digital.

FBI LIBERA SU EXPEDIENTE

Pese a que ha pasado más de una década, la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) clasificó como "reservada por razones de seguridad nacional" toda la información producida por sus informantes sobre el escape de El Chapo Guzmán.

En una escueta respuesta a la petición de transparencia 13-00055-FR, la DEA advirtió que por "orden ejecutiva" —es decir de la Casa Blanca— los registros del escape permanecerán sellados de forma permanente.

En sentido contrario, el FBI accedió a entregar a MILENIO el expediente de seguimiento que creó sobre el líder del cártel de Sinaloa en la década de los noventa. Se trata de un compendio de 80 cuartillas de recortes de prensa de medios de todo Estados Unidos y parte de México.

Los temas de las notas son dispares. Abordan puntos como corrupción, reforma judicial, el asesinato del cardenal Posadas Ocampo, redes de tráfico de personas y la construcción de túneles transfronterizos. Van desde la detención de El Chapo en 1993 hasta 1994 y dan cuenta de cómo, al menos durante un tiempo, alguien en Washington trató de unir los puntos sobre distintos casos para vincularlos a Guzmán Loera.

A continuación algunos de los documentos desclasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre este caso.


Colección de documentos desclasificados de EU sobre ‘El Chapo’ by MILENIODiario


Colección de documentos desclasificados de EU sobre ‘El Chapo’ (2) by MILENIODiario


Solicitud a documentos de EU sobre escape de 'El Chapo' by MILENIODiario