Bloqueo de 11 horas en Morelos por inseguridad

Unos 200 pobladores de Huitzilac evitaron el paso de automóviles en la autopista México-Cuernavaca para denunciar el secuestro de un taxista y exigir un operativo de búsqueda.
El cierre de la vía comenzó alrededor de las 8 de la mañana y concluyó después de las 7 de la noche.
El cierre de la vía comenzó alrededor de las 8 de la mañana y concluyó después de las 7 de la noche. (Enrique Tejeda/Notimex)

Huitzilac, Mor.

Durante al menos 11 horas fue bloqueada en ambos sentidos la autopista México-Cuernavaca, lo que afectó a miles de automovilistas que viajaban no solo a la capital del país, sino a ciudades de Morelos y Guerrero.

El secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, uno de sus guardaespaldas y un joven poblador resultaron heridos durante el acto; los dos primeros en la cara y en la cabeza, como producto de un par de ataques: el primero a golpes cuando el funcionario intentó liberarse de la retención que sufría desde varias horas antes y el segundo, a pedradas, cuando por la noche la policía liberó al jefe del gabinete estatal, y donde fue utilizada la fuerza y gases lacrimógenos para dispersar a la turba.

Ocurrió un tercer ataque, cuando un participante fue impactado por uno de los vehículos utilizados en el rescate del funcionario. Sobre el estado de salud del joven no se informó nada.

En exigencia a la aparición con vida de un joven taxista de 24 años, quien fuera plagiado la noche del jueves, y ante la negativa del alcalde, José Alfredo Mancilla, de apoyarlos en su búsqueda, pobladores de la comunidad de Tres Marías decidieron durante la madrugada bloquear la autopista México-Cuernavaca, pero también sumaron a su protesta la estrangulación de la carretera federal, así como la toma de la alcaldía de Huitzilac.

Alrededor de las 8 de la mañana de este viernes, unos 200 pobladores salieron a la autopista para bloquear, en principio, solo el tramo que comunica con el DF.

Sin embargo, luego la medida la extendieron a los demás carriles, así como a la carretera federal y a la toma de la alcaldía.

Para lograr su propósito, los pobladores lanzaron cohetes durante varias horas para buscar más apoyo de la población, por lo que cerca del mediodía el número de inconformes rebasaba los 600.

EL DIÁLOGO

Alrededor de las 10 de la mañana, el secretario de Gobierno estatal, Matías Quiroz, arribó al kilómetro 58 de dicha vía para dialogar con los inconformes, quienes acusaron a la administración estatal de no reducir los índices de criminalidad en la región.

Quiroz les aseguró que las estrategias contra la delincuencia han sido implementadas en todos los municipios de Morelos, aunque algunas zonas han tenido mayores complicaciones debido al arraigo de las células criminales.

Pese al diálogo, el funcionario no logró convencer a los inconformes de retirar el bloqueo. El comisionado de la Policía Federal, Teófilo Gutiérrez, se sumó a las pláticas y los pobladores exigieron que las autoridades realizaran en ese momento un operativo para buscar al taxista Alfonso Vázquez Hernández, a lo que accedieron.

Por indicaciones del secretario del Gobierno, y en coordinación con la Policía Federal y el Ejército, la Comisión Estatal de Seguridad implementó un operativo de búsqueda.

Alrededor de 60 vehículos, y más de 200 elementos se internaron en el municipio de Huitzilac para buscar al taxista, pero solo encontraron el vehículo. En las comunidades de Fierro del Toro, Tres Marías, Coajumulco, Huitzilac y en varias colonias del municipio no lograron localizarlo.

Mientras, sobre  la México-Cuernavaca, el secretario de Gobierno y algunos de sus colaboradores se mantenían en diálogo con los pobladores. Cerca de las 2 de la tarde, los pobladores le dijeron que no lo dejarían ir si el taxista no era localizado y con vida.

A las cuatro de la tarde, los lugareños aceptaron abrir un carril de ambos lados de la autopista.

Sin embargo, los manifestantes recularon ante la llegada de los policías antimotines, liderados por el comisionado de seguridad, Alberto Capella, que se apresuraban a tratar de rescatar al funcionario que, en varios momento trató de caminar, pero era empujado.

Algunas mujeres y hombres ya portaban palos, en tanto que piedras, troncos y otros objetos habían sido instalados a lo largo de la carretera para evitar el tránsito.

A partir de ahí los ánimos se fueron desbordando, pues las agresiones verbales contra el secretario de Gobierno crecían, los antimotines estatales se acercaban, y los federales también ocupaban el otro lado de la autopista. Los pobladores abrieron y cerraron la autopista en varias ocasiones.

Cerca de 200 elementos estatales se apostaron en la autopista, a unos seis metros de los manifestantes, lo que generó que éstos hicieran una valla humana, pero también se distrajeron, lo que aprovechó el secretario de Gobierno y su escolta para tratar de huir. Sin embargo, fueron alcanzados por algunos rijosos, que empezaron a golpearlos.

Pese a ello, la autoridad no intervino. Uno de los guardias del funcionario fue subido a una ambulancia. Para resguardarlo de los rijosos, algunos pobladores llevaron al secretario de Gobierno a un inmueble, donde después de una par de horas fue rescatado por elementos estatales, quienes rociaron gas lacrimógeno a varios pobladores que llamaban a la violencia para detener el convoy del funcionario.

Por acuerdo de los pobladores, y mediación del comisionado de la Policía Federal, Teófilo Gutiérrez, el paso de la autopista fue totalmente abierto cerca de las 19:30 horas. No obstante, los inconformes advirtieron que regresarán este fin de semana a las acciones si el taxista no es devuelto con vida.

SON TALAMONTES, DICE EL GOBIERNO DE GRACO

El gobierno de Morelos, encabezado por Graco Ramírez, informó en un comunicado que quienes perpetraron el cierre de la autopista México-Cuernavaca y la carretera federal están plenamente identificados como talamontes y comuneros que trafican con terrenos.

Destacó que han realizado acciones legales para poner fin a invasiones en Huitzilac, lo que “afecta a líderes de comuneros que trafican con terrenos, invaden y extorsionan”, además del desmantelamiento de bandas de secuestradores que actúan en Tres Marías, lo que también “toca a grupos delincuenciales y familias, que han hecho de esto un modus vivendi”.

Respecto a la presunta privación de la libertad del taxista, señala: “Se hace presumir que no se trató de un secuestro, ya que se encontró el vehículo desmantelado y ello contradice el modus operandi de los secuestradores”.

Puntualizó que no permitirá el cierre de autopistas y que actuará contra las personas que agredieron al secretario de Gobierno, Matías Quiroz. (Redacción/México)