Barrista confesó haber golpeado a uniformados

Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez, quien fuera liberado, en su declaración admitió que estuvo en el estadio el día de la riña con gendarmes tapatíos.
El Semi dijo que luego de la pelea, salió del estadio para no ser detenido.
El Semi dijo que luego de la pelea, salió del estadio para no ser detenido. (Cortesía Fiscalía General del Estado)

Guadalajara

Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez, absuelto por el Juez Décimo Segundo de lo Penal, quien no encontró elementos para procesarlo por su presunta participación en la gresca donde policías de Guadalajara fueron agredidos físicamente durante el partido entre Atlas y Chivas, se declaró culpable ante el Agente del Ministerio Público al momento de rendir su declaración.

Según consta en el desglose de la averiguación previa 127/2014 a la que tuvo acceso MILENIO JALISCO, Sevilla Gutiérrez aceptó haber agredido físicamente a los uniformados tapatíos que resguardaban la seguridad del encuentro deportivo celebrado el pasado 22 de marzo.

“La policía se estaba pasando de verga con alguien y dijeron el nombre, pero no recuerdo cuál era, y mis amigos, yo y los de la Irreverente empezamos a gritar: ‘pinches cuicos no se pasen de verga’, y como mis amigos y yo estábamos en la parte alta del estadio nos bajamos hasta la parte amarilla de la zona C, y después de que llegáramos a ese lugar los de la Irreverente ya estaban golpeando a los policías de Guadalajara, y algunos les habían quitado sus toletes y les pegaban en su cuerpo, y mis amigos Salvador Ángel Galván, Hugo y Ángel, también empezaron a golpear con sus manos y pies en su cuerpo, por lo que yo me animé también a pegarle a los policías, y yo vi a un policía volteado y con el puño de mi mano derecha le pegué en la cara al policía, el cual cayó al suelo y empezó a sangrar, y ya estando en el piso le di dos patadas con mi pierna derecha, y después me di cuenta que El Toro, El Ético, El Chulo e Israel, golpeaban a otros dos policías que estaban cerca de mí”, confesó Sevilla Gutiérrez.

El Semi, como le apodan, aseguró que luego de participar en la pelea abandonó el estadio para evitar ser detenido. Se escondió en su casa hasta la tarde del lunes 24 de marzo, cuando decidió abandonar su domicilio ante el temor de que su fotografía apareciera en los medios.

“Yo me puse muy nervioso porque había visto en la televisión imágenes de la bronca en el estadio y yo tenía miedo de que yo apareciera en alguna foto o imagen de la televisión, por lo que me fui al centro de la ciudad para tratar de esconderme y evitar que la policía me localizara. Primero en un hotel que se llama Praga y después al hotel familiar, y después al Manzanillo, todos quedan por el centro de la ciudad, ya que tenía mucho miedo y quería juntar dinero para irme a California Estados Unidos”, narró.

Los policías investigadores que participaron en la detención de Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez informaron que dieron con su paradero gracias a una denuncia ciudadana. Aseguraron que la persona que les indicó el lugar donde se escondía El Semi, les informó que identificó a dicho sujeto por unas fotografías públicas en el periódico MILENIO.

Esta versión fue validada por la recepcioncita  del propio Hotel Manzanillo, quien al ser entrevistada por MILENIO JALISCO comentó: “Llegan los de la Fiscalía, ellos me dicen que van a los cuartos 24 y 25, entonces ya bajan y sobre el cuaderno donde tengo anotado el nombre de las personas a las cuales les rento las habitaciones llegamos al número 7 y ya me preguntaron qué quien estaba, yo les dije que dos muchachos y una muchacha, ellos me dijeron que si uno de los muchachos estaba tatuado y yo les dije que sí, los tatuajes los tenía en los brazos y traía el sello de las Chivas en el hombro del lado derecho. Nosotros ya identificamos a esta persona que sale en la televisión, sí es, claro que es, de hecho él se registró como Gabino Barrera”.

Por su parte Rafael Castellanos, fiscal central del Estado, aseguró en rueda de prensa que debido a la posición en la que aparece Miguel Ángel Sevilla en las imágenes de la gresca no se le aprecian los tatuajes, pero sí se trata de la misma persona.

“La cuestión de la probación de los hechos es técnica, y la misma ley lo prevé, bajo el criterio de algunos se quita la playera y no tiene tatuajes por la manera y el ángulo en que se la quita, y existe otra donde aparece uno con un tatuaje con el nombre de Jonathan en los brazos”, y agregó que, Isaac Cristian Ramírez Martínez, el policía de Guadalajara que estuvo presente en la riña, lo reconoce perfectamente.

Claves

La investigación

- Aún faltan por ser detenidos El Dólar, El ético y El Gaspar, que son líderes de barras

- Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez cuenta con antecedentes penales por el delito de robo