Denuncia violación y MP la acusa de mentirosa

Bárbara acudió al Ministerio Público para denunciar a su violador, pero las autoridades cuestionaron que haya escapado. Nadie sale ilesa, "otras estarían llorando o idas", le dijeron.
Bárbara Varela Rosales
Bárbara Varela Rosales (Especial)

Ciudad de México

Vamos a ver si fuiste víctima de violación, porque no lo pareces, nadie sale ilesa y se escapa como tú, todas "estarían llorando o idas", le dijeron a Bárbara Varela Rosales en el Ministerio Público de Celaya, Guanajuato, cuando fue a denunciar a su agresor.

La noche del 4 de abril, Bárbara, de 38 años, fue en su vehículo a un restaurante en Celaya. Sus hijas de 8 y 13 años la acompañaban. El lugar estaba lleno, por lo que decidió estacionarse dos casas adelante. Su hija mayor fue a comprar la cena.

Mientras Bárbara y su otra niña esperaban en el auto, un hombre subió al vehículo y la amagó con una navaja. Le robó el dinero que llevaba. La niña de ocho años alcanzó a bajarse del coche para pedir ayuda. En ese momento el sujeto obligó a Bárbara a poner en marcha el auto. La secuestró y la violó en dos ocasiones, relató la mujer en una carta difundida en redes sociales.

En algún lugar de Celaya, el secuestrador intentó llamar a la familia de Bárbara para pedir dinero a cambio de su vida; ella aprovechó el descuido y escapó del lugar con su coche. Seis cuadras después encontró una patrulla. Le hizo señas para llamar su atención. Lo logró.

"Les dije lo que el sujeto me había hecho, les di su descripción y ubicación, les pedí innumerables veces que fueran a buscarlo. (Algunos policías) acudieron al lugar donde yo estaba, sólo cuchicheaban sin decidirse a hacer nada", narró en el escrito.

Después mencionó a los agentes que durante el secuestro fue agredida sexualmente, pero los policías "se enfocaron a cuestionar a mi familia sobre si yo tenía un novio, un amante, de que si yo había montado todo eso para irme con alguien".

Bárbara está consternada. Es licenciada en diseño gráfico, tiene maestría y doctorado en arte y pertenece a la organización en pro de las mujeres "La Regla Rota"; carece de los conocimientos para recabar ADN y huellas dactilares, al igual que los policías municipales de Celaya, acusó.

"Los policías debieron buscar al sujeto, preservar las evidencias de mi auto que era la escena e indicarme cómo mantener las muestras biológicas (ADN) en vez de dedicarse a juzgarme", reprochó.

Cuando Bárbara llegó al Ministerio Público, ubicado en la Colonia Las Flores, de Celaya, fue atendida por una mujer del módulo de atención primaria, "con el pretexto de que entre mujeres nos entendemos mejor".

La víctima le explicó a la funcionaria el caso, pero ésta sólo "se dedicó a cuestionar".

"Barbi, yo tengo mucho tiempo en delitos sexuales y las mujeres que pasan por lo que tú no tienen esa entereza, estarían llorando o idas, yo te veo muy bien, la verdad se me hace increíble", dijo la mujer del módulo de atención primaria a Bárbara.

Bárbara afirmó que la funcionaria que la atendió la acusó de haber dejado a sus hijas con extraños, para irse a tener sexo con dicho hombre.

La mujer de atención primaria siguió con su postura: "Vamos a valorar, vamos a ver si esto se va a perseguir como delito sexual porque te ves muy bien, para que te hayan obligado a hacer lo que dices, nadie sale ilesa y se escapa de la manera que tú saliste".

Datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que en el primer cuatrimestre de este año, se han registrado en el país 4 mil 375 denuncias por delitos sexuales. Al hacer una lista, el Estado de México ocupa el primer lugar con 905 averiguaciones abiertas; Chihuahua, 275; Chiapas, 230 y Guanajuato, 213 casos.

Verónica Cruz, directora de la asociación civil "Las Libres", que promueve y defiende los Derechos de las Mujeres en Guanajuato, dijo a MILENIO que en esa entidad se registraron 73 feminicidios en 2013, y en lo que va de este año se han reportado 22 muertes de ese tipo.

La directora de "Las Libres" aseveró que hay mujeres que han denunciado y pedido protección del Estado y se les ha negado. "Muchos de los casos habían puesto de una a siete denuncias y no se les protegió. Al contrario, las dejaron, las conciliaron, las mediaron con su agresor" hasta que las mataron.

La impunidad hace que los hombres se aprovechen para cometer estos delitos, destacó Cruz.

Bárbara hizo público su caso para denunciar "la actuación de las autoridades, de la policía municipal. Entregué todo en bandeja de plata. Llegué viva y con las muestras, pero la policía se dedicó a pasar de un delito a un asunto de faldas, mientras que en el MP, sus comentarios de descrédito fueron totalmente humillantes", reprochó.

MILENIO buscó entrevistar al alcalde de Celaya, Ismael Pérez Ordaz, y al procurador estatal Carlos Zamarripa Aguirre, sin embargo, no pudieron atender por "cuestiones de agenda".