Bajan 75% denuncias contra militares: Peña

El ombudsman nacional, Raúl Plascencia, afirmó que de seguir esta tendencia, a finales de 2014 las quejas contra las fuerzas armadas representarán una cuarta parte de las que hubo en 2012.
José González Morfín, Enrique Peña y Juan Silva Meza, en el acto.
José González Morfín, Enrique Peña y Juan Silva Meza, en el acto. (Octavio Hoyos)

México

Las recomendaciones en materia de derechos humanos a las dependencias de seguridad y procuración de justicia, especialmente las dirigidas a las fuerzas armadas, disminuyeron 75 por ciento en año y medio, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante la presentación formal del Programa Nacional de Derechos Humanos 2014-2018, el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia, informó que si las tendencias continúan a la baja, a finales de este año se estará en una cuarta parte de las quejas que se presentaban contra las fuerzas armadas en 2012.

Asimismo, mencionó que es clara la tendencia en la reducción de las quejas por tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes.

"Quiero aprovechar este entorno para también reiterar mi reconocimiento a la presente administración federal, porque todas, absolutamente todas las recomendaciones que emitió la CNDH en el año 2013, fueron aceptadas, y esto era algo que no se observaba desde hacía más de una década", indicó.

En el patio de Honor de Palacio Nacional, el presidente Peña Nieto presentó formalmente el programa que se publicó en abril pasado, y dijo que sería injusto no reconocer los avances en la materia.

"El gobierno de la República trabaja con determinación en favor de los derechos humanos. Los esfuerzos realizados en año y medio ya permiten observar importantes avances. De manera destacada, las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a las dependencias del gabinete de seguridad se han reducido en más de 75 por ciento, especialmente las dirigidas a las fuerzas armadas", subrayó.

El Presidente ofreció que se reforzarán los instrumentos para prevenir y evitar cualquier práctica como la tortura, desapariciones y trata de personas.

"Sería injusto no reconocer los avances que el país ha tenido en los últimos años. Hoy, sin duda, somos parte de una nueva cultura que va cobrando cada día más fuerza y más arraigo entre la sociedad mexicana de hacer un respeto pleno a los derechos humanos, pero al mismo tiempo reconocemos que hay camino por andar y que trabajar de forma conjunta. Esta es una tarea del Estado mexicano en su conjunto con la participación de la sociedad civil", afirmó.

Peña Nieto señaló que el objetivo del programa es transitar del reconocimiento de los derechos humanos, económicos, sociales, culturales, ambientales, civiles y políticos, a una política de Estado que garantice en la práctica su efectivo cumplimiento.

"Sumando esfuerzos con estos mecanismos y con las organizaciones de la sociedad civil, el Estado mexicano seguirá combatiendo con determinación prácticas inaceptables, violatorias de la ley y los derechos humanos, como la tortura, las desapariciones o la trata de personas", subrayó.

Asimismo, comentó que fin de lograr la implementación del Programa se deberán instrumentar tres medidas dentro de la administración pública: primero, se ampliará y fortalecerá el proceso de capacitación a los servidores públicos.

El segundo es que cada secretaría deberá fortalecer sus mecanismos internos de evaluación, a fin de asegurar el alineamiento de sus programas y acciones, con el Programa Nacional de Derechos Humanos.

Y el tercero, que cada secretaría deberá adoptar las disposiciones reglamentarias y administrativas necesarias para prevenir violaciones a los derechos humanos en el ámbito de su competencia.

Al acto acudieron miembros del gabinete federal, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera; el rector de la UNAM, José Narro, y Rubén Moreira, mandatario de Coahuila y presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores, entre otros.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, puntualizó que los seis objetivos prioritarios del programa son la efectiva implementación de la reforma constitucional de 2011.

Prevenir las violaciones a los derechos humanos con acciones de educación; garantizar el ejercicio de las garantías mediante la homologación legislativa y la adhesión a tratados internacionales.

Fortalecer la protección a los grupos vulnerables, involucrar a los actores relacionados con las políticas públicas en la materia y sistematizar la información.

El rector Narro señaló que la única autoridad que podrá sacar adelante la lucha en favor de los derechos humanos es la moral, "pues la autoridad técnica es necesaria, pero no resulta suficiente; y la autoridad burocrática no ayuda".

Reprochó que "no se ha logrado revertir el número de violaciones que persisten en muchos ámbitos y la capacitación en derechos humanos no ha incidido de la manera esperada.

Contra la intolerancia

-La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas se manifestó contra cualquier signo de intolerancia y discriminación hacia las parejas y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

-Exhortó a evitar acciones que generen división y encono entre la sociedad, y destacó que actualmente no se puede negar la existencia de diversos tipos de familias en el país, que responden a los acuerdos de cada pareja.

-La comisión reaccionó así a unos días de que el senador panista José María Martínez, presidente de la Comisión de la Familia y el Desarrollo Humano, aseguró que las uniones de homosexuales "no son una familia".


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]