Baja la sensación de inseguridad: encuesta de Inegi

En el primer trimestre de 2015, 68% todavía desconfía; en el mismo lapso de 2014 era 72%.

México

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) correspondiente al primer trimestre de 2015, difundida ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que 67.9 por ciento de los mexicanos de 18 años y más considera que vivir en su ciudad es inseguro.

Esa cifra es inferior a la del mismo periodo de 2014, cuando fue de 72.4 por ciento.

Las encuestados aseguraron que han presenciado o escuchado casos relacionados con robos o asaltos (67 por ciento), vandalismo (59 por ciento) y alcoholismo en las calles (70.4 por ciento).

Respecto al “vandalismo”, durante el mismo periodo del año anterior se registraron 2.5 puntos porcentuales menos que en 2015, mientras que en los disparos frecuentes con armas, este año se registró una disminución de casi dos puntos porcentuales.

En lo que refiere a la seguridad del país, al menos 20 mil habitantes, esperan que los siguientes meses la situación continúe igual de bien, mientras que casi 40 mil esperan que siga igual de mal y 25 mil esperan que empeore.

La encuesta trimestral incluye conceptos sobre la sensación de inseguridad por temor al delito; expectativas sociales sobre la tendencia del delito; atestiguación de conductas delictivas o antisociales y cambio de rutinas por temor a ser víctima del delito.

También incluye el rubro de la percepción del desempeño de las policías preventiva municipal, estatal, federal, y la Gendarmería Nacional como autoridades de seguridad pública.

Esta última fue la mejor calificada por su desempeño, con 61.9 por ciento de efectividad, mientras que la preventiva municipal se mantuvo como la peor, alcanzando 66.8 por ciento.

La modificación de hábitos y rutinas por temor a sufrir algún delito que más destacó fue dejar de portar artículos de valor, seguido de evitar la salida de hijos menores de sus viviendas, dejar de caminar en los alrededores de sus viviendas después de las 20 horas y dejar de visitar amigos o parientes.

Estos datos demuestran que la afectación del factor inseguridad en el entorno más cercano de los mexicanos, afecta también a menores de edad que habitan en las viviendas con la posibilidad de tener contacto con actividades que incentivan la violencia.

La ENSU fue realizada entre 100 mil habitantes mexicanos que residen en capitales de los estados o ciudades seleccionadas previamente, y de las respuestas se excluyó aquellas de “no sabe o no responde”.

Hasta este mes se han realizado siete levantamientos para esta encuesta, arrancando en septiembre de 2013.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]