REPORTAJE | POR GABRIELA MARTÍNEZ

BC, en el tercer lugar de población carcelaria en México

Penitenciaría de TJ, al triple de su capacidad

En un espacio con tres literas de cemento y un baño abierto, duermen hasta 30 internos

Archivo Milenio
(Julieta Martínez)

Tijuana

Baja California ocupa el tercer lugar en México con el mayor número de población carcelaria, con un total de 16 mil 900 internos, sólo por debajo del Distrito Federal y el Estado de México.

La condición de hacinamiento en la Penitenciaría de Tijuana es especialmente grave. En un espacio con tres literas de cemento y un baño abierto, duermen hasta 30 internos.

Su infraestructura tiene espacio para 2 mil 562 reos, y aunque ha llegado a los 10 mil, desde hace una década mantiene un promedio de 7 mil, casi el triple de su capacidad.

"Estamos hablando de que...son seis celdas. Yo llegué a tener 30, 31 o hasta 32 internos, ¡por celda! Es un 'bunkercito'; ahí caben dos, dos o cuatro, abajo otros dos, o sea, abajo usted los ve que salen como topos debajo de las camas".

Así describe las condiciones un custodio de la penitenciaría de La Mesa, quien trabajó tres años en ese penal; recuerda que en los rondines de la noche veía a internos esparcidos en el piso, unos dormidos encima de otros.

Para vigilar a los reclusos trabajan 310 custodios, divididos en tres turnos; cada uno tiene bajo su cuidado un promedio de 70 presos.

"Deberían de entrar cuando menos dos oficiales al pasillo, pero no, faltan muchos oficiales.Ya nos han tocado -incidentes- pero ahí uno tiene que no echarse para atrás. Hay celdas que se ponen agresivos o que empiezan a gritar o se ponen a pelear, si se pelean tenemos que entrar... y Dios nos agarre confesados", agregó otro guardia.

La autoridades penitenciarias sostienen que el sistema de justicia también es un problema. Por ejemplo, en La Mesa, ocho de cada 10 internos no han sido sentenciados, por lo tanto no pueden ser trasladados a otros reclusorios, aunque ahí tengan espacio.

El subsecretario del Sistema Penitenciario en Baja California, Héctor Grijalva Tapia, reconoce el problema y advierte que si el esquema penal no cambia, no habrá solución.

"No tenemos a la población penitenciaria que deberíamos tener por celda (...) a lo mejor el problema no lo podemos negar ni esconder de que no hemos tenido en Tijuana el espacio para tener a toda la población pero si tuviéramos oportunidad de trasladar internos a 'los Hongos' y en los Hongos tener juzgados y jueces, posiblemente podría ser una solución", explicó.

Desde el 2002 se intentó despresurizar la cárcel, antes conocida como "El Pueblito", con el Operativo Tornado, cuando más de 2 mil 200 reos fueron trasladados al penal de mediana seguridad de El Hongo, en Tecate.

Aunque la reubicación de internos continúa, cada día llegan nuevos detenidos y sin que avancen los procesos legales del resto, creando un embudo que contribuye al rezago.

El director del reclusorio, Juan Enrique Méndez Meza, admite que además de tener un déficit de custodios, la sobrepoblación rebasa la capacidad del personal.

"De acuerdo a la norma, no es lo que recomienda. Sí estamos muy por debajo...y la sobrepoblación nos rebasa la capacidad a través de mi personal técnico, administrativo y jurídico; el Instituto de Seguridad Pública no ha lanzado esa gran cantidad que nosotros esperamos porque de ahí salen para todos los centros de Baja California", dijo.

Además del sistema de justicia lento, está la falta de recursos para personal.

Aunque en octubre de 2013 fue inaugurada una prisión de máxima seguridad en Tecate, El Hongo III, los edificios están vacíos, porque no hay recursos para contratar personal.

"Eso impide que se puedan realizar ese tipo de traslados, pero el tema también llega a lo presupuestal; para que operen esas áreas se requiere de recursos humanos. No podemos operar un nuevo centro sin el número adecuado de oficiales...no podemos abrir por abrir y no puedo abrir un centro con 10 o 15 o 20 elementos", expuso.