"Autodefensas" fortalecieron al Estado: Alfredo Castillo

No debe repetirse la historia de que los buenos se vuelvan malos contra su propia gente, señala.
Los elementos de la corporación marcharon en Tepalcatepec uniformados y con el rifle R15 nuevo que les dio el gobierno.
Los elementos de la corporación marcharon en Tepalcatepec uniformados y con el rifle R15 nuevo que les dio el gobierno. (Jorge Carballo)

Tepalcatepec, Mich.

Este sábado 10 de mayo fue presentado, en el municipio de Tepalcatepec, el primer contingente (150 elementos que marcharon, aunque en un boletín la Secretaría de Gobernación informa que serán 450) de la llamada Fuerza Rural Estatal, formada por miembros de las autodefensas y ex policías municipales que aprobaron cursos y pasaron pruebas de confianza. Y con esto, un año, dos meses y 14 días después de que iniciara la revuelta armada contra el crimen organizado (empezó el 24 de febrero de 2013 en La Ruana, municipio de Buenavista, y en Tepalcatepec), finalmente los civiles alzados empezaron a institucionalizarse. El cuerpo de vigilancia dependerá de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

Cada uno de los efectivos recibió un informe azul marino (similar al de la Policía Federal), un fusil nuevo R15, una pistola usada calibre 9 milímetros, y parque reducido: 15 balas para la escuadra y 30 tiros calibre .223 para el rifle. Hasta ahora, sus efectivos solo han recibido adiestramiento básico por parte de la Policía Federal: cómo usar las armas, cómo marchar, y cómo patrullar en 15 pequeñas pick up tipo estaquitas que les fueron proporcionadas para ese fin.

Según el llamado Comandante Cinco, Alberto Gutiérrez, uno de los dos voceros de las autodefensas, la Policía Federal se comprometió a capacitarlos constantemente.

El comisionado Alfredo Castillo, después de que los hombres y mujeres fueron juramentados por el secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Carlos Hugo Castellanos Becerra, con la presencia del general Miguel Ángel Patiño, responsable de la 43 Región Militar con sede en Apatzingán, dijo que la Fuerza Rural es “una nueva institución” de México surgida de la gente y a partir de lo que consideró un levantamiento armado inédito en la historia del país, un movimiento social “que no fue contra el Estado, sino para pedir que el Estado interviniera”.

El funcionario aprovechó para hacer advertencias. Apuntó que espera que no se repita la historia que ya ha sufrido Michoacán: que aquellos que supuestamente son buenos se vuelven malos, actúan contra su propia gente, como ocurrió con el cártel de Los caballeros templarios, el cual, cuando surgió para combatir al cártel de Los zetas, prometía proteger al pueblo, al cual acabó aterrorizando.

Recordó lo que le dijo una mujer de Apatzingán: que el infierno no siga siendo el infierno, “nada más que con diferente diablo”, esto en alusión a las quejas que ha habido porque algunos de los grupos de las autodefensas han empezado a comportarse en distintos municipios como los antiguos opresores, al extorsionar a empresarios y comerciantes, amén de que supuestamente han reiniciado el establecimiento de laboratorios para producir drogas, de acuerdo con las denuncias que han surgido al paso de los meses.

“Ahora depende de ustedes que al tiempo otros ciudadanos no vayan a pedir la intervención del Estado por haberles fallado y no representarlos”.

Castillo hizo un reconocimiento a las autodefensas, a cuyos miembros llamó “valientes y con arrojo” por haberse levantado del temor y la resignación. Aseguró que gracias a ellos el Estado se fortaleció, y les subrayó que ahora ellos son parte del Estado.

Les recordó que a partir de ya la seguridad de sus familias y pueblos depende de ellos. “Ustedes ahora son imprescindibles”, los alentó.

Al entonar el Himno Nacional, las autodefensas reconvertidas en Fuerza Rural se sentían ya un cuerpo policial: hacían un saludo militar a la bandera, con la mano derecha pegada a la sien, emulando al general Patiño ahí presente.

A nombre de las autodefensas habló la comandante Juanita, quien narró el terror y la zozobra en la que vivieron los calentanos durante 12 años. Mencionó las extorsiones, los asesinatos, las violaciones a las mujeres, hasta que algunos michoacanos se levantaron en armas, dieron “un basta”, tomaron sus fusiles, “debilitamos al crimen organizado”, y se convirtieron en un pueblo que “clamaba” por ayuda hasta que finalmente el Estado los escuchó y los ayudó, y finalmente los institucionalizó.   

Antes de eso, las decenas de ex autodefensas marcharon a lo largo de unas cuadras de la cabecera municipal. Sudaban en sus uniformes, acostumbrados a traer ropa ligera para los 40 grados que había. Poca gente salió a darles la bienvenida, unas 200 personas. Solo unos cuantos se asomaban a las puertas de sus casas y negocios para observarlos a su paso por las calles. Era una silenciosa y desconfiada marcha de la institucionalización: “Primero hay que ver cómo se comportan”, comentaba un empresario de muebles, habituado a que todas las fuerzas del Estado en la zona tuvieran nexos con el crimen organizado, según decía. Dos helicópteros Black Hawk hacían vuelos rasantes. Algunos niños lanzaban globos blancos.

Los nuevos miembros de la Fuerza Rural Estatal volvieron más tarde al cuartel donde siempre estuvieron en calidad de autodefensas, un terreno ganadero, donde sus familiares los recibieron con alegría y orgullo: se tomaban fotos, selfies con sus teléfonos móviles, y los recibieron con globos de colores. Todos se decían orgullosos, aunque predominaban dos incertidumbres: si les pagarán o no y cuándo les darán más parque, ya que el que les otorgaron solo les servirá para una carga de sus armas.

Pero todo era alegría. Estanislao Beltrán, el llamado Papá Pitufo, otro de los voceros de las autodefensas, bromeaba: decía que ahora sí es un verdadero Pitufo… 

A partir de este domingo, las autodefensas no podrán desplazarse en vehículos particulares y armados con fusiles de uso exclusivo del Ejército, ya que de hacerlo serán detenidos y puestos a disposición del ministerio público…

REVISAN PROGRAMA DE TESTIGOS

El procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó que revisan el programa de testigos protegidos debido a que se detectaron irregularidades en su aplicación.

Dijo que la PGR se ha visto obligada a invalidar los testimonios de presuntos delincuentes que se acogieron a este esquema para obtener beneficios legales. “La figura que nos preocupa y que tenemos que darle un adecuado tratamiento es la figura de quien está involucrado en algún delito y actúa como testigo”, agregó en entrevista.

“Estamos calificándolos y estamos determinando qué vamos a hacer y cómo vamos a usar la figura del testigo protegido. El testigo protegido tiene varios tipos, uno que es muy importante, que es el de quien fue testigo simplemente, una gente que no tiene ninguna implicación con ningún delito, es un simple testigo y que quiere la protección porque tiene miedo de que si declara pudiera ser afectado, esa figura es válida y la mantendremos”, enfatizó.

MILENIO dio a conocer que al menos tres testigos protegidos reclutados en el sexenio pasado permanecen como “desaparecidos”. (Ignacio Alzaga/México)