Aumenta crueldad en feminicidios: ONU, Segob e Inmujeres

Entre 2007 y 2012 las muertes con presunción de homicidio aumentaron más del doble al pasar de mil 87 a dos mil 289; la tendencia se redujo desde 2012.

México

Entre 2007 y 2012 los feminicidios se incrementaron más del doble al pasar de mil 87 a dos mil 289. La tendencia al alza se redujo desde 2012, pero hoy se recurre a medios más crueles para asesinar a mujeres en sus propios hogares, destacando el uso de armas de fuego, ahorcamiento y objetos cortantes.

De acuerdo con el estudio La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias, 1985-2014, elaborado por ONU-mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría de Gobernación, un componente clave de la violencia feminicida es la sexual y determinó que la violación es un delito que permite “un acercamiento a la impunidad” existente en México.

Las cifras hablan de 47 mil 178 defunciones de mujeres presuntamente por homicidio entre 1985 y 2014, pero hubo 244 mil 405 violaciones denunciadas entre 1997 y 2014, de las cuales recibieron sentencias condenatorias en seis mil 468 casos y están procesados e imputados en otros 18 mil 238 casos.

Hay sentenciados con condena 43 mil 224 y están apenas sujetos a proceso 55 mil 451 personas por este delito.

El documento destaca que entre 2007 y 2012, en México hubo un repunte de 138 por ciento en las muertes de mujeres presuntamente por homicidios, cuando “se llegó a niveles nunca antes registrados”, para después dar paso a una desaceleración que inició entre 2010 y 2011 y después cambiar dicha tendencia e iniciar una caída en 2013 que se acentuó en 2014.

Se detalla que el incremento en las defunciones de mujeres presuntamente por homicidio se explica por el alza que tuvo a partir de 2007 el asesinato de mujeres en la vía pública por arma de fuego y que esta modalidad de homicidio quintuplicó en 2012 a los registrados en 1989 por esa vía y casi los triplicó en 2014.

“En cambio, las tasas de defunciones presuntamente por homicidio por arma de fuego ocurridas en el hogar lograron su máximo en 2010 y en 2014 alcanzan la misma magnitud que 16 años atrás”, mientras que en el periodo 2007-2011, la tasa de este tipo de muertes perpetradas por arma de fuego en el hogar se duplicaron.

En el documento se sostiene que la disminución de feminicidios en los últimos dos años se explica principalmente por la reducción de muertes en la vía pública, “lo que no ha ocurrido en las que tuvieron lugar en la vivienda. Además, llama la atención que se hayan incrementado aquellas (muertes) en las que se recurrió a los medios más crueles”.

También destaca que en contraste con el resto de las tasas de muertes de mujeres presuntamente por homicidio, “en los últimos dos años las ocurridas en el hogar en las que se recurrió a ahorcamiento y a objetos cortantes crecieron una cuarta y una quinta parte, respectivamente, es decir, ha habido un aumento reciente en los casos en que las mujeres son estranguladas o acuchilladas en sus viviendas”.

Y mientras a escala nacional se observa un decremento en las tasas de homicidios contra mujeres, ocho entidades federativas incrementaron sus cifras: Tlaxcala, Tamaulipas, Hidalgo, Sinaloa, Oaxaca, Nayarit, San Luis Potosí y Sonora.

En 2013 y 2014 Guerrero ocupó el primer lugar en muertes de mujeres presuntamente por homicidio, Chihuahua el segundo, Tamaulipas el tercero, Oaxaca el cuarto y Sinaloa el quinto.

El documento refiere que casi la quinta parte de los que se presume pueden ser homicidios por cuestiones de género se aglomeran en 10 municipios y en 2014 concentraron 17 por ciento de estos homicidios de mujeres: Ecapetec, Ciudad Juárez, Acapulco, Culiacán, Tijuana, Chihuahua, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Guadalajara y León.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]