Aumenta consumo de mota en 6 años

Los Centros de Integración Juvenil reportan que se elevó la adicción a metanfetaminas en 6% en el mismo periodo.
Las supuestas víctimas del THC tenían 23 y 28 años de edad.
La mariguana es la droga de principal consumo entre los menores en 25 entidades. (Archivo)

México

La mariguana se ha convertido entre los menores de edad atendidos en los Centros de Integración Juvenil (CIJ) en la principal droga de consumo en 25 entidades del país, superando al alcohol y al tabaco, alertó su directora general, Carmen Fernández Cáceres.

En la presentación del libro Consumo de drogas: riesgos y consecuencias, explicó que en el primer trimestre de 2008, de las drogas que la población mexicana alguna vez ha consumido en su vida, 70.3 por ciento habían usado cannabis, y para el segundo semestre de 2014 aumentó a 87.4 por ciento.

Mientras que el consumo de metanfetaminas aumentó seis por ciento en el mismo periodo, que resulta preocupante dado a que si se combina con alcohol pueden derivar en muerte súbita.

“Entre los estados en donde la mariguana se encuentra por arriba del alcohol y el tabaco se encuentra San Luis Potosí que tiene, incluso, 32 por ciento de aumento de esa droga ilegal de 2008 a 2014”, acotó.

Uno de los casos donde la mariguana se ha disparado es en Veracruz, una entidad donde el problema mayor, comentó la especialista, era el alcoholismo.

Se trata de un estado donde el consumo de mariguana se elevó 29 puntos porcentuales entre 2008 a 2013, al pasar de 63 a 91.9 por ciento.

Yucatán es otro caso. El consumo de mota se incrementó 26.6 puntos porcentuales entre 2007 a 2013, al pasar de 58.7 a 85.3 por ciento. Desde 2011 la mariguana ha llegado a ser la droga de mayor consumo, incluso por arriba del tabaco y el alcohol.

En Morelos se concentra el mayor número de consumidores: se elevó 31 puntos porcentuales entre 2007 a 2013, al pasar de 65.8 por ciento a 96.8 por ciento, y desde 2013 es la droga con más demanda.

“Hemos detectado que la depresión y la ansiedad, el uso de sustancias en la familia son las causales principales de que consuman mariguana”, aclaró.

Los estudios sustentados en evidencia científica reportan que, entre los menores, los daños se observan casi de inmediato en el sistema nervioso central causando episodios paranoicos, esquizofrénicos, de violencia, alteración de la percepción, afectaciones cardiovasculares, complicaciones respiratorias, además aumenta la tolerancia, provoca mayor consumo y que se agregue una segunda o tercera droga.

“Existe una fuerte campaña de que la mariguana no causa daño y resulta menos nociva, lamentablemente a los CIJ nos llegan jóvenes, con graves problemas adictivos, y con un historial de delincuencia, violencia intrafamiliar, maltrato, severamente deteriorados en su salud”, explicó.

En todo el país el consumo de la mariguana es de aproximadamente 4 por ciento, es decir, hay cerca de 5 millones de adictos.

En 2013, explicó Fernández Cáceres, se detectó que 12 mil adolescentes vinculados con delitos, 57 por ciento reportó haber consumido alguna droga y 32 por ciento ya era consumidor diario.

Los estudiantes suelen iniciar su vida sexual a los 14 años y, según la encuesta, 40 por ciento ha sostenido relaciones sexuales bajo el influjo de una droga.

Cuando llegan a nivel medio o superior, agregó, 30 por ciento de esos estudiantes, cuyas edad promedio es de 19 años, han participado en juegos eróticos o sexuales conocidos como “prendas por alcohol”, “semáforo” o “ruleta sexual”, que implica tener contacto con varias personas de manera azarosa, generalmente bajo el efecto del alcohol y la mayoría de veces sin protección.

“El 74 por ciento de estos juegos se llevan a cabo en casas de amigos o conocidos, en fiestas masivas, raves o perreos”, dijo la especialista ante los ex secretarios de Salud Jesús Kumate y José Ángel Córdova Villalobos, así como de Antonio Luigi Mazzitelli, representante de Enlace de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México.

Las investigaciones de los CIJ también reportaron que solo en 2010 el consumo de drogas como alcohol y tabaco contribuyeron, junto con la obesidad, a perder 26.2 millones de años de vida saludable en diversos grupos de edad.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]