Atiende Províctima casos que son del fuero común

Reciben alrededor de 13 reportes todos los días de personas que sufrieron algún delito.

Guadalajara

Una mujer que acababa de sufrir una violación llegó caminando hasta las oficinas de Províctima Jalisco, donde de inmediato la atendió el médico y detectó que tenía fractura en el tabique de la nariz, a causa de la violencia de la agresión. Aunque era un delito del fuero común y correspondería atenderla a la Fiscalía General, el personal del organismo federal acompañó a la mujer, como ocurre en muchos otros casos.

A finales de 2013, los trabajadores de Províctima en Jalisco reciben alrededor de 13 casos nuevos todos los días, y atienden, además, los estados de Colima, Aguascalientes y Zacatecas. Son siete profesionales especializados en atender a las víctimas de cualquier delito: psicólogas, médicos, abogados y una trabajadora social. Aunque tienen un horario de oficina que supuestamente termina a las siete de la tarde, en realidad siempre hay alguien de guardia para atender a cualquier persona que se considere víctima de un delito, las 24 horas de cada día del año.

Heredaron un edificio que ocuparon antes oficinas de la PGR en La Paz y Unión, los letreros con logotipos de esa dependencia persisten y ni siquiera han tenido presupuesto para hacer las adecuaciones ideales en el inmueble; pese a ello, aproximadamente 70% de los casos que atendieron en 2012 ya concluyeron el plan de seguimiento para la víctima, que suele durar más de seis meses e incluso más de un año, dependiendo de las necesidades de cada persona, indicó Antonio de Jesús Terán Juárez, subdirector de Províctima en Jalisco.

Ellos han dado acompañamiento a las personas vulneradas por las desapariciones de Lagos de Moreno, por ejemplo, o a las del caso Ciudadela, entre otros. Desde octubre de 2011 hasta el 30 de noviembre de 2013, la oficina había atendido a mil 737 personas, sin contar a las que recibieron atención telefónica o los seguimientos de todos los días.

Aunque a nivel nacional Províctima tiene acuerdos de colaboración con 62 instituciones, ninguna organización ciudadana o gubernamental había firmado convenios con el organismo federal hasta el 30 de noviembre.

Incluso personas que no han cometido un delito, en casos especiales, pueden recibir atención de Províctima: por ejemplo, un hombre se acercó a ellos porque tenía planes de asesinar a su esposa, y recibió atención y seguimiento psicológico cada semana, como el resto de los usuarios.

Si usted se considera víctima de un delito o está en una situación especial, puede llamar al teléfono 01 800 Víctima (01 800 842-8462) de noche o de día para pedir ayuda y agendar una cita, si lo requiere, o puede acudir a Unión 199, en Guadalajara, en horario de oficina.

Províctimas en números

- 2 de cada 3 atenciones son a mujeres

- 84% de las personas dicen ser víctimas u ofendidos por un delito

- 1,737 personas atendió la oficina en Guadalajara, 7.6% del total nacional

- 36% de las atenciones son de índole psicológica

- 26% sufrieron violencia familiar y 14.3% buscaban a un familiar desaparecido

Dejan cadáver entre maleza

Sobre un camino que se localiza a pocos metros del ingreso al fraccionamiento Campo Azul, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, fue encontrado el cadáver de un hombre que presuntamente fue torturado. 

Cerca de las 13:00 horas, un vecino de dicho fraccionamiento avisó a las autoridades luego de observar que de la maleza sobresalía lo que podría ser el cuerpo de una persona.

Elementos de la Dirección de Seguridad Pública del municipio fueron quienes confirmaron el hallazgo. De acuerdo con las autoridades el cadáver corresponde al de una persona del sexo masculino que tenía las manos y los pies atados al parecer con una cuerda.

Policías municipales informaron que a simple vista, la víctima presentaba huellas de tortura y una herida de bala en la cabeza, aunque esto será confirmado cuando se emitan los resultados de la necropsia practicada al cuerpo.

El hombre vestía playera blanca y pantalón de mezclilla en color azul, así como tenis en color gris. Entre las pertenencias que llevaba consigo las autoridades no encontraron algún documento que permitirá conocer la identidad del occiso.