Atentan contra líder indígena en Oaxaca

Juan Sosa dejaba a sus hijos en una secundaria particular, cuando un sujeto a bordo de una motocicleta baleó el vehículo donde viajaba el dirigente y su familia; ninguno resultó herido.
El gobernador Gabino Cué condenó el atentado ocurrido y ofreció su respaldo al activista social.
El gobernador Gabino Cué condenó el atentado ocurrido y ofreció su respaldo al activista social. (Archivo)

Oaxaca

El líder de la Organización de Pueblos Indígenas Zapotecos (OPIZ), ex preso amnistiado, acusado de pertenecer al Ejército Popular Revolucionario (EPR), Juan Sosa, sufrió un atentado cuando un desconocido disparó en contra de su vehículo, cuando dejaba a sus hijos en una escuela particular.

El ataque sobrevino cuando el dirigente fue a dejar a sus hijos a una escuela secundaria, localizada en la zona norte de la capital oaxaqueña, donde resultó ileso, aunque en su auto tipo sedán Volkswagen, color blanco, quedaron las huellas de al menos tres disparos, calibre 38, en el frente y otro más en una llanta.

La Procuraduría General de Justicia de Oaxaca investiga los hechos y advierte se indagarán cuáles fueron las razones que motivaron el ataque.

Según declaraciones de la víctima ante el agente del Ministerio Público fue un sólo tirador a bordo de una motocicleta quien le dio alcance a su vehículo y sorpresivamente, sin medir palabra, disparó contra su integridad y de su familia.

El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Arturo Peimbert, precisó que se dictaron medidas cautelares a favor del agredido para que el gobierno estatal, a través de la policía estatal vele por su seguridad e integridad física, tras el intento de asesinato reportado.

Juan Sosa Maldonado fue identificado como el "Comandante Fausto" del Ejército Popular Revolucionario (EPR), por lo cual fue detenido y torturado en 1998, tras los ataque armados reportados en Tlaxiaco y la Crucecita Huatulco, donde murieron marinos y policías estatales.

En tanto el gobernador Gabino Cué condenó el atentado ocurrido y ofreció su respaldo al activista social, para que a través de la Procuraduría General de Justicia del Estado, se realice una investigación seria que conduzca a los responsables de este hecho.

Cué deslindo al gobierno de la agresión y dijo que se investigará hasta sus últimas consecuencias, hasta lograr hallar y castigar a los responsables.