Asesino de jefe policiaco confiesa haber matado a teniente

Tras asesinar al titular de la Policía Municipal, el responsable del crimen confesó tener en su historial varios delitos.
Heber Zamorano Ordóñez
Heber Zamorano Ordóñez (Milenio)

Ciudad Valles

La Procuraduría General de Justicia del Estado oficializó la detención de un jefe de plaza en grupo criminal, que estuvo operando y viviendo en Ciudad Valles los últimos tres años, originario de Campeche y buscado por las autoridades de Coahuila, quien confesó la ejecución del director de la Policía Municipal de Aquismón ocurrido hace apenas 15 días, así como de un teniente del Ejército Mexicano y Fuerza Aérea.

En rueda de prensa, el Procurador de Justicia Miguel Ángel García Covarrubias informó que la detención de Heber Zamorano Ordóñez de 37 años ocurrió no por casualidad, sino luego de una ardua investigación entre las distintas corporaciones y agentes de la Unidad Especializada en Delitos de Alto Impacto y Delincuencia Organizada después del asesinato de Adolfo Bueno Cortés, quien era director de la Policía Municipal de Aquismón, ocurrido el pasado lunes 28 de octubre.

El aseguramiento ocurrió durante un operativo coordinado entre elementos del 36 Batallón de Infantería, la Procuraduría General de la República, Mando Único Policial, Secretaría de Marina y de la Policía Ministerial en Ciudad Valles y de inmediato trasladado a la capital del estado a las instalaciones de la Policía Ministerial y luego ser puesto a disposición del Ministerio Público del Fuero Común.

En su declaración, Heber dijo ser el jefe operativo de un grupo de la delincuencia organizada y estar encargado de la distribución y venta de droga en la zona, además de haber participado de forma directa en diferentes ejecuciones, entre ellas la de un hombre y una mujer cuando atacaron a balazos el Bar Unicornio el 19 de febrero en la calle Reforma, atrás de una tienda de autoservicio.

Confesó además el homicidio de un teniente del Ejército Mexicano, asegurando que mataba a quien le ordenaban, sin saber exactamente los motivos de las ejecuciones.

Dijo que tenía alrededor de tres años viviendo en Ciudad Valles y tener una casa en la colonia Altavista donde él y su gente se escondían después de cometer los atentados o ejecuciones.

Después de su declaración, se le aseguraron en el domicilio señalado varias armas, señalando que varias de ellas fueron las que utilizaron para matar al jefe policiaco en la carretera México – Laredo.

Los Objetos asegurados fueron una camioneta Jeep Cherokee placas VEH 9280 de San Luis Potosí, una pistola marca Colt calibre 45 milímetros, dos armas .762 x 39 (conocida como "cuerno de chivo" o AK 47), in arma lanzagranada, una granada calibre .40 milímetros, 40 cargadores calibre 762 x 39, 6 fornituras para cargadores de calibre 762 x 39, 3 mil 400 cartuchos útiles envueltos en cinta plástica transparente separados en cinco, calibre 762 x 39, 500 "grapas" de cocaína

La droga dijo que estaba por entregar en diversos puntos de venta y a contactos que tenía en la ciudad. En Coahuila tenía en su contra una orden de aprehensión por delitos contra la salud.