Asesinan a mando policial de Ayutla

En una camioneta abandonada en la colonia Rancho Blanco fueron localizados los cadáveres de una pareja.
El cuerpo fue enviado a la morgue de la región.
El cuerpo fue enviado a la morgue de la región. (Mariana Hernández)

Guadalajara

A menos de una semana de que un jefe policial fuera asesinado, otro mando perdió la vida en una agresión directa en Jalisco, pues ayer se dio a conocer del deceso de Juan Ramón Ramírez Contreras, sub director de seguridad pública de Ayutla.

De acuerdo a lo informado por las autoridades estatales, el hombre fue encontrado sin vida en los primeros minutos de ayer, cuando elementos de la policía de Juchi-tlán, en la región Sierra de Amula, hacían un recorrido de vigilancia y se percataron que en un campo de futbol que se localiza sobre la avenida del Parque y Morelos, en la colonia Centro habían abandonado un vehículo.

Al inspeccionar el Toyota Cambry, color arena, que estaba estacionado hallaron en el interior el cuerpo de Ramírez Contreras, quien a simple vista presentaba dos disparos, uno por la espalda y otro a la altura del glúteo.

Los oficiales reportaron el hecho al agente del Ministerio Público para que tomara conocimiento y se iniciara la investigación para poder establecer el móvil de la agresión, así como la identidad de los causantes.

En el sitio, peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses localizaron varios casquillos percutidos calibre 9 milímetros y 45, correspondientes a las armas usadas en la agresión.

En tanto, el cuerpo fue enviado a los descansos del Servicio Médico Forense para que se le practicara la autopsia de ley.

El pasado domingo se informó sobre la localización de unos restos humanos calcinados en un predio del poblado conocido como Cuisillos, en el municipio de Tala, los cuales se presume corresponderían al director de la policía de Ahualulco de Mercado, quien está desaparecido desde el 20 de junio.

En tanto, en Guadalajara, un hombre y una mujer fueron encontrados sin vida la madrugada de ayer en una camioneta que fue abandonada en el cruce de las calles Río Zula y Camino Real, en la colonia Rancho Blanco.

Fue durante un recorrido de vigilancia que hacían los oficiales tapatíos cuando se percataron que en la parte posterior de una camioneta Nissan Frontier, color blanco, modelo 2001, con placas de Jalisco, estaban dos personas maniatadas.

Al acercarse a ver, los oficiales corroboraron que la pareja no presentaba signos vitales por lo que informaron al agente del Ministerio Público para que tomara conocimiento de los hechos y se iniciara la fijación de indicios.

La camioneta fue trasladada con todo y los cuerpos a las instalaciones del Servicio Médico Forense, en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, para no manipular la evidencia.

Ya en la morgue se informó que la causa de muerte de ambos era estrangulación indirecta, además de que el hombre presentaba una contusión de tercer grado en el abdomen y a la mujer se le apreciaban algunos golpes en el rostro.

Recibe una llamada mortal

La muerte llamó a Pedro Antonio Hernández Aceves, quien fue ultimado en la cochera de su casa, ubicada en la calle Rancho de los Portales, en la colonia Los Portales, en Tlaquepaque.

Ayer, a las 19:30 horas, el hombre recibió una llamada en la que una persona le pedía que saliera al pórtico de su casa y cuando obedeció no imaginó que se encontraría con un grupo de sujetos que sin mediar palabra le dispararon en el pecho para luego escapar.

De acuerdo con lo informado por los testigos, los agresores se subieron una camioneta marca Nissan y escaparon, dejando malherido a su víctima, quien perdió la vida antes de que llegaran los elementos de los Servicios Médicos Municipales.

En el sitio, los peritos forenses no hallaron casquillos percutidos, pues se presume que los asesinos usaron una pistola tipo revólver.

Al investigar con los habitantes de la zona mencionaron que el occiso apenas tenía una semana de haber habitado la finca donde lo asesinaron.

(Henry Saldaña/Guadalajara)