Asesinan a joven en Tula; tenía huellas de tortura

El occiso respondía al nombre de José Armando Montoya Martínez, de 19 años de edad, de la comunidad de El Carmen.
San Francisco Bojay, comunidad de Tula donde se cometió el crimen.
San Francisco Bojay, comunidad de Tula donde se cometió el crimen. (José Martín Anaya)

Tula de Allende

La mañana de ayer en la comunidad de San Francisco Bojay, municipio de Tula de Allende, fue encontrado el cuerpo sin vida de un joven de alrededor de 19 años de edad quien presentaba severas lesiones en el rostro causadas presuntamente con piedras.

Mediante una llamada de emergencia al número 066 de parte de un vecino del lugar se dio aviso a las autoridades judiciales adscritas a esta región de la entidad del citado hallazgo, por lo que inmediatamente acudieron al lugar representantes del Ministerio Público del fuero común, quienes ordenaron el levantamiento del cuerpo.

Y al mismo tiempo iniciar la indagatoria correspondiente para esclarecer el asesinato del joven. 

Cuadrillas de  elementos de Seguridad Pública implementaron un operativo de seguridad en la zona con la finalidad de detectar  pistas del crimen, sin embargo no hubo personas detenidas.

De acuerdo con los primeros reportes, el agraviado respondía al nombre de José Armando Montoya Martínez, de 19 años de edad, quien era vecino del fraccionamiento habitacional Los Lagos, ubicado en la comunidad de El Carmen.

El ahora occiso presentaba una  lesión mortal en el rostro causada al parecer  enormes  rocas. Hasta ayer por la tarde-noche se desconocía el móvil real de su muerte, sin embargo todo indica que los hechos pudieron ocurrir durante el fin de semana.

Pues el cuerpo no presentaba estado de descomposición, por lo que trascendió que tenía poco tiempo de haber fallecido.

El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) asentado en la colonia Jalpa con la finalidad de aplicarle la necropsia de ley con miras a reforzar las investigaciones que den con los culpables.

Ello toda vez que el cuerpo inerte contaba con  golpes severos en la cabeza, por lo que se presume fue herido y asesinado a pedradas.

De acuerdo con personas radicadas entre la comunidad de San Francisco Bojay y La Mora, segunda sección, desde temprana hora se comenzó a observar una fuerte movilización policiaca en los caminos que comunican a dichos centros de población.

En un inicio se pensó que se trataba de un secuestro debido a la presencia de los cuerpos de seguridad  estatales y municipales.

Sin embargo más tarde se confirmó que era un cuerpo sin vida que fue encontrado aún costado de un camino de terracería de la comunidad de San Francisco.

Como es común, aparte de causar mucha expectación entre habitación del lugar, el hallazgo generó alarma entre algunos pobladores, quienes incluso especularon que el lugar pudiera haber más cuerpos sin vida.

Lo anterior con base en antecedentes de que en este punto se reúnen grupos de jóvenes para ingerir bebidas embriagantes, a cualquier hora del día.

Ello al amparo de  la oscuridad y sobre todo porque se trata de una zona desértica y de alto riesgo para quienes transitan por ahí, cuyo camino como es sabido una a la colonia La Malinche con San Francisco Bojay.

Hasta la noche de ayer se notaba en esta localidad la presencia de elementos de diferentes cuerpos de seguridad pública con la finalidad de coadyuvar con las investigaciones y contar con pistas que ayuden a dar con el o los culpables de la muerte del joven. Ante estos hechos la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) por conducto del MP  de Tula de Allende inició la averiguación previa correspondiente, con miras a dar con los probables responsables del asesinato. La extraña muerte del joven de 19 años de edad causó consternación entre sus familiares y conocidos.

Claves

La zona

- La zona donde fue hallado el cuerpo sin vida de José Armando Montoya Martínez, es considerado como refugio de mal vivientes, pues con frecuencia se registran enfrentamientos.

- Además de que  las  bandas delictivas aprovechan la oscuridad y la ausencia policiaca a altas horas de la noche para cometer sus ilícitos como robos a casas habitación y asaltos.

- Aunado a esto en este punto  han aparecido amenazas entre bandas, quienes mediante la pinta de bardas advierten de algún tipo de venganza y ajuste de cuentas, hay incertidumbre entre la población.