Aseguran en Jalisco dos fábricas ilegales de armas

Fueron detenidos cuatro sujetos que formaban parte de un par de bandas que operaban desde Estados Unidos, informó el procurador Carlos Nájera.

Guadalajara

Agentes de la fiscalía de Jalisco y la Procuraduría General de la República (PGR) aseguraron dos fábricas ilegales de armas en Guadalajara y detuvieron a cuatro presuntos integrantes de dos bandas que operaban desde Estados Unidos.

Luis Carlos Nájera Gutiérrez, procurador de la entidad, informó que para la fabricación clandestina eran utilizadas dos casas:
una en la colonia Vicente Guerrero y otra en las inmediaciones de la Antigua Penal.

Destacó que nunca había ocurrido el aseguramiento de fábricas ilegales de armas en México, por lo que incluso la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), que depende del Departamento de Justicia de Estados Unidos, calificó de histórico este hecho.

“En un trabajo conjunto realizado con la Procuraduría General de la República, se logró el aseguramiento de dos fincas que eran utilizadas para rifles tipo AR-15... queremos hacer mención que según lo dicho por la propia Agencia de Tabaco y Armas de Fuego estadunidense, es la primera empresa o industria asegurada en el país que se dedicaba a armas que tanto daño hacen a la sociedad”, agregó.

Los cuatro detenidos informaron que las piezas para los rifles provenían de Estados Unidos. “Se enviaban partes del armamento y aquí se terminaban de armar. Creemos que había capacidad dependiendo del material que recibieran ellos del exterior, pero se decía que ya habían sacado una producción de 100 armas.

“Se fabricaban partes del mecanismo, se recibían algunas piezas, más que nada las de plástico, y aquí se terminaban de armar. Se está asegurando una maquinaria altamente sofisticada, la cual tiene un software muy preciso, que permitía realizar los cortes para terminar el mecanismo del arma y que funcionara correctamente”, expuso Nájera Gutiérrez.

Las armas eran vendidas a los cárteles de las drogas que operan en Michoacán y Jalisco, según arrojaron las investigaciones.

POR UN DESCUIDO

Mientras, en Tlalnepantla, Estado de México, autoridades afirmaron que el robo de armas de la policía municipal se debió a un descuido de la jefa de servicios de la corporación, quien incumplió el protocolo de resguardo.

Óscar Ignacio Trejo González, comisario municipal, explicó:  “Las armas no fueron resguardadas donde debían. Fueron depositadas en una oficina y no en la armería. El protocolo es claro. No se resguardaron en donde debía de ser”.

Añadió que las 16 armas robadas, calibre 9 milímetros, fueron abandonadas en un cajón bajo llave, del cual fueron sustraídas el lunes a las 7 de la mañana.

Dijo que ya iniciaron la investigación pertinente para recuperar el armamento, deslindar responsabilidades y capturar a los responsables del robo.

Habrá una investigación disciplinaria para la jefa de servicios, quien incurrió en omisión, y dos jefes de turno de la corpora-
ción, precisó.

Trejo González informó que integrantes del grupo especial de reacción Metropolitano se presentaron de manera voluntaria a rendir sus declaraciones ante autoridades ministeriales, al igual que la jefa deservicios y los dos jefes de turno, quienes se reincorporaron a sus actividades.

El comisario señaló que la jefa que cometió la falta aprobó los exámenes de control, al igual que 95 por ciento de los mil 800 agentes que conforman la corporación. “Ella (la jefa de servicios) sí aprobó la evaluación”, afirmó.

Con éste ya son dos los robos de armas en Tlalnepantla.

Con información de: Ana Salazar