Asalto a joyerías corresponde a autoridades judiciales: Mayor

Antonio Lucas Martínez aseguró que la competencia de la Policía municipal terminó después de localizar una parte del botín así como las dos camionetas que utilizaron los delincuentes.
El Mayor Antonio Lucas Martínez, explicó que los elementos policíacos actuaron de acuerdo al nuevo sistema penal acusatorio.
El Mayor Antonio Lucas Martínez, explicó que los elementos policíacos actuaron de acuerdo al nuevo sistema penal acusatorio. (Raúl Palacios)

Monterrey

Al cuestionársele sobre el curso de las averiguaciones en torno al asalto perpetrado a dos joyerías en el centro comercial Plaza Fiesta San Agustín, el Mayor Antonio Lucas Martínez, director general de Policía y Tránsito de San Pedro, aseguró que el caso ahora corresponde a las autoridades judiciales.

Mencionó en entrevista para TELEDIARIO con el arquitecto Héctor Benavides, que en un recorrido a pie, junto con elementos de Seguridad Pública, localizaron los dos vehículos que los responsables utilizaron para huir, así como parte del botín que lograron amagar de los establecimientos Ghiberti y Max.

Luego de estos primeros movimientos y el hallazgo de dichos artículos los entregaron a las autoridades estatales para que ellos continuaran con el caso.

"Se pusieron a disposición todas esas prendas, así como los vehículos, a las autoridades correspondientes; siguen las investigaciones (es una) cuestión que ya les corresponde a otras autoridades.

"El primer respondiente, es la primera persona que acude al evento, quien posteriormente lo pone a disposición de autoridades judiciales", esto en conformidad con el nuevo Sistema Penal Acusatorio, explicó el Mayor.

Por otro lado, en torno al caso de los hombres detenidos afuera de un centro comercial también en San Pedro, Antonio Lucas Martínez descartó que los elementos policíacos abrieran fuego intencionalmente sobre quienes eran presuntamente narcomenudistas.

"En el momento en que estas personas avientan el vehículo sobre los policías (que marcaron el alto) el policía para defenderse y reaccionar trata de detener el vehículo, hace unos disparos sobre las llantas y me imagino que una de esas ojivas se rebota y le pega en un dedo a esta persona.

"Si hubiese sido el disparo (dirigido) no le hubiese pegado en el dedo; es un ojiva que salió por ahí disparada y pegó en algún material duro", dijo.

Estas declaraciones se dan luego de que un grupo de Seguridad Publica especializado en antipandillas localizara en un recorrido por la avenida Eugenio Garza Lagüera a dos personas que supuestamente realizaban una transacción de droga, y que después de marcarles el alto intentaron darse a la fuga.