Aprehenden a cinco pobladores tras caos en Guadalupe Victoria

Habitantes reprochan inseguridad, como los recientes asesinatos de Ernesto Osorio y Angélica Mendoza Juárez, esta última atacada en su casa con más de 30 puñaladas

Guadalupe Victoria

Cinco habitantes de Guadalupe Victoria fueron detenidos por la protesta que la población realizó por la inseguridad en el municipio, incendiando la Presidencia Municipal, patrullas, la casa y la clínica propiedaddel alcalde Felipe Cortés Hernández.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que las aprehensiones se hicieron ayer por la tarde, y los detenidos fueron identificados como Pedro Enrique Islas Espinoza, José  Islas Espinoza,Pedro Islas Navarro, José Irineo Santiago Arcos Romero y Zenón Romero Mata.

A los detenidos se les investiga por los delitos de dañoen propiedad ajena, por incendio y ataques a las vías generales de comunicación y a la seguridad en los medios de transporte y lo que resulte.

Los detenidos estarán sujetos a proceso penal en unjuicio oral, mientras que la Procuraduría General ya inició la carpeta de investigación correspondiente.

La PGJ informó que continúan las investigaciones paradetener a todos los participantes en los hechos ocurridos la noche del lunes.

En el comunicado no se especificó el grado de participación en los hechos por parte de los detenidos.

El grupo de pobladores protestó durante la noche dellunes y madrugada del martes por el asesinato de Ernesto Osorio Cervantes, quien recibió un disparo de arma de fuego en la cabeza en un asaltoa la salida de su negocio ubicado en el centro de la población.

Sobre ese homicidio la dependencia no ha dado a conocerel móvil del crimen y tampoco si ya se tiene una línea de investigación sobrelos hechos.

Los habitantes aseguran que están hartos de secuestros, robos a casa habitación, asaltos y brutales homicidios que no han sido resueltos y son cometidos con la complacencia del alcalde, Felipe Cortés Hernández y de la Policía Municipal, mientras las autoridades estatales los han abandonado.

Señalaron que no permitirán otro homicidio como el de Angélica Mendoza Juárez quien fue hallada muerta en su casa con más de 30 puñaladas en el cuerpo, por si fuera poco el Ministerio Público tardó más de seis horas en hacer el levantamiento de cadáver.

Los habitantes enumeran una serie de actos de violencia como el asalto en la sucursal de banco Azteca en ese municipio, un atraco en la terminal ADO y el homicidio de Ernesto Osorio Cervantes que fue la gota que derramó el vaso y provocó los ataques a los inmuebles.

Aseguraron que están hartos de que el alcalde Felipe Cortés se lave las manos ante la crisis de seguridad con el argumento de falta de presupuesto mientras ocupa los recursos del pueblo supuestamente para la construcción de su clínica, un inmueble de tres pisos y que ocupa casi toda la calle, además de la remodelación de su casa, obras que sólo pudo hacer hasta que llegó a la presidencia municipal.

Arde Guadalupe Victoria

Aproximadamente a las nueve de la noche del lunes, Ernesto Osorio Cervantes estaba a bordo de su camioneta a un costado de su negocio cuando sujetos desconocidos le dispararon en la cabeza, presuntamente en un intento de asalto perdiendo la vida de inmediato.

Un hermano de la víctima aseguró que tras los hechos elementos de la Policía Estatal llegaron al lugar, pero no informaron el suceso hasta 15 minutos después, además de que uno de los agentes que se encontraba en el lugar levantó y escondió un cartucho percutido y después se retiraron del lugar por lo que sospechan de complicidad de los uniformados con los delincuentes.

La indignación de los pobladores y familiares creció luego de que el cuerpo estuvo en el piso casi tres horas, pues el agente del Ministerio Público no llegaba para hacer el levantamiento de cadáver.

La turba aseguró que si un delincuente es sorprendido operando en la zona harán justicia por su propia mano y también defenderán a los pobladores si alguna autoridad intenta detenerlos luego de los hechos.

El homicidio de Osorio Cervantes conmocionó a los pobladores pues lo consideraban una persona trabajadora y que no se metía en problemas por lo que un grupo importante apoyó en la protesta en la que se incendiaron la presidencia municipal, la clínica y la casa del alcalde.

También incendiaron cuatro patrullas, una camioneta particular, un vehículo tipo Jetta. En la protesta los policías municipales huyeron dejando abandonados armas de fuego, chalecos antibalas, cartuchosútiles.

También se destrozaron dos cajeros automáticos que estaban en el interior de la presidencia y diversas oficinas como la Tesorería municipal.

Durante toda la noche en el municipio no hubo ninguna autoridad y fue hasta el medio día cuando ingresó la Policía Estatal para resguardar la presidencia, la casa y la clínica del edil.

Los pobladores manifestaron su malestar ante la llegadade la Policía Estatal que resguardó las propiedades del alcalde y de inmediato se iniciaron las investigaciones por los incendios que se provocaron, mientras que no había ningún avance en las indagatorias por el caso de Ernesto Osorio. 

Dependencias acusan atentado contra el edil

Tras los hechos la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Procuraduría General de Justicia (PGJ) emitieron boletines sobre los hechos ocurridos en Guadalupe Victoria la noche del lunes tras el homicidio de Ernesto Osorio.

La PGJ informó que ya existe una investigación sobre los hechos:

“La Fiscalía General Regional, a través del agente del Ministerio Público, Policía Ministerial del estado y la Dirección de Servicios Periciales, investiga los hechos ocurridos en el municipio de Guadalupe Victoria, donde una persona perdió la vida tras un supuesto asalto y derivadode ello un grupo de pobladores reaccionaron de forma violenta causando daños en instalaciones del ayuntamiento y dos inmuebles propiedad del presidente municipal, así como cuatro patrullas de la Policía Municipal”.

En torno al homicidio del Ernesto Osorio se informó que saben que murió a consecuencia del disparo de arma de fuego; sin embargo se desconoce la mecánica de los hechos.

La Secretaría de Seguridad Pública aseguró que fueron los mismos pobladores quienes no permitían los rondines de la Policía Municipal yEstatal:

“Cabe destacar que desde fechas anteriores, pobladores de Guadalupe Victoria no aceptaban que los policías municipales fueran originarios de la cabecera municipal y solo les permitían mantenerse en una base pero norealizar rondines, situación que se repitió con el arribo de Policías Estatales para cubrir los servicios toda vez que los policías municipales están recibiendo un curso intensivo en la capital por parte de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal como parte de los acuerdos alcanzados la semana pasada con las autoridades locales y pobladores”.

Hasta el momento se mantiene la presencia de la Policía Estatal en Guadalupe Victoria, mientras que la familia delfallecido Ernesto Osorio estaba en espera de que fuera entregado el cuerpo porlas autoridades para velarlo y poder sepultarlo.

La PGJ investiga los hechos de violencia

La Procuraduría General de justicia (PGJ) informa que la Fiscalía General Regional, a través del agente del Ministerio Público, Policía Ministerial del estado y la Dirección de Servicios Periciales, investiga los hechos ocurridos en el municipio de Guadalupe Victoria, donde una persona perdió la vida tras un supuesto asalto y derivado de ello un grupo de pobladores reaccionaron de forma violenta causando daños en instalaciones del ayuntamiento y dos inmuebles propiedad del presidente municipal, así como cuatro patrullas de la Policía Municipal.

Alrededor de las 22:00 horas del lunes 4 de noviembre, el representante social acudió a la calle 7 norte y avenida independencia del municipio antes referido para realizar el levantamiento de cadáver de quien se llamó Ernesto Osorio Cervantes, de 30 años de edad, quien perdió la vida acausa de traumatismo craneoencefálico producido por proyectil de arma de fuego.

De acuerdo con la averiguación previa, el hoy occiso quien era dueño de una dulcería del lugar, fue encontrado sin vida en el interior de una camioneta marca Nissan tipo Pickup Frontier, sin embargo hasta el momento se desconoce la mecánica del hecho.

En virtud de lo anterior, un grupo de pobladores se manifestó en el exterior de la presidencia municipal y posteriormente comenzó acausar daños, quemando dichas instalaciones y dos cajeros automáticos que se encontraban en el interior del inmueble, así como cuatro patrullas de la Policía Municipal. Luego se trasladaron a la casa del edil y a una clínica también de su propiedad, mismas que fueron saqueadas y quemadas.

El municipio es un foco rojo

La actitud y desinterés del presidente municipal Felipe Cortes Hernández generaron ingobernabilidad en Guadalupe Victoria, lo que ha desatado un clima de violencia en el municipio, el cual ya es considerado foco rojo en el estado, sostuvo el diputado del PAN, Jorge Blas Garcilazo Alcántara.

El coordinador parlamentario del PRI, Ernesto LeyvaCórdova, planteó que es necesaria la comparecencia del Secretario de Seguridad Pública estatal, Facundo Rosas Rosas, para que informe sobre los acontecimientos en Guadalupe Victoria.

Los diputados locales condenaron los hechos ocurridos lanoche del lunes, luego de que un comerciante fue asesinado al resistirse a un asalto, lo que ocasionó que más de 600 pobladores incendiaron la Presidencia junto con 4 vehículos oficiales, además de una clínica del edil.

Garcilazo Alcántara, representante del Distrito 19 alcual pertenece el municipio, señaló que la región de Ciudad Serdán es una de las zonas consideradas como foco rojo en la entidad en materia de seguridad, por la colindancia con Veracruz.

“Desde pasadas administraciones el distrito de Ciudad Serdán ha sido uno de los focos rojos por la colindancia que tenemos con el estado de Veracruz que está lleno de narcotráfico y hacen otras cosas que nos las vienen a cargar acá”, puntualizó.

El diputado panista señaló que el edil emanado del PVEM ha mostrado una actitud indiferente en la recta final de su administración, luego de que su partido no pudo retener la presidencia municipal de Guadalupe Victoria en las elecciones del pasado 7 de julio.

La presidenta de la Comisión de Gobernación, Josefina Buxadé Castelán, llamó a retomar la cultura de la legalidad y advirtió que existe un alto riesgo de que hagan justicia por su propia mano.

Cinco habitantes de Guadalupe Victoria fueron detenidos por la protesta que la población realizó por la inseguridad en el municipio, incendiando la Presidencia Municipal, patrullas, la casa y la clínica propiedad del alcalde Felipe Cortés Hernández.
La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que las aprehensiones se hicieron ayer por la tarde, y los detenidos fueron identificados como Pedro Enrique Islas Espinoza, José  Islas Espinoza, Pedro Islas Navarro, José Irineo Santiago Arcos Romero y Zenón  Romero Mata.
A los detenidos se les investiga por los delitos de daño en propiedad ajena, por incendio y ataques a las vías generales de comunicación y a la seguridad en los medios de transporte y lo que resulte.
Los detenidos estarán sujetos a proceso penal en un juicio oral, mientras que la Procuraduría General ya inició la carpeta de investigación correspondiente.
La PGJ informó que continúan las investigaciones para detener a todos los participantes en los hechos ocurridos la noche del lunes.
En el comunicado no se especificó el grado de participación en los hechos por parte de los detenidos.
El grupo de pobladores protestó durante la noche del lunes y madrugada del martes por el asesinato de  Ernesto Osorio Cervantes, quien recibió un disparo de arma de fuego en la cabeza en un asalto a la salida de su negocio ubicado en el centro de la población.
Sobre ese homicidio la dependencia no ha dado a conocer el móvil del crimen y tampoco si ya se tiene una línea de investigación sobre los hechos.
Los habitantes aseguran que están hartos de secuestros, robos a casa habitación, asaltos y brutales homicidios que no han sido resueltos y son cometidos con la complacencia del alcalde, Felipe Cortés Hernández  y de la Policía Municipal, mientras las autoridades estatales los han abandonado.
Señalaron que no permitirán otro homicidio como el de  Angélica Mendoza Juárez quien fue hallada muerta en su casa con más de 30 puñaladas en el cuerpo, por si fuera poco el Ministerio Público tardó más de seis horas en hacer el levantamiento de cadáver.
Los habitantes enumeran una serie de actos de violencia como el asalto en la sucursal de banco Azteca en ese municipio, un atraco en la terminal ADO y el homicidio de Ernesto Osorio Cervantes  que fue la gota que derramó el vaso y provocó los ataques a los inmuebles.
Aseguraron que están hartos de que el alcalde Felipe Cortés se lave las manos ante la crisis de seguridad con el argumento de falta de presupuesto mientras ocupa los recursos del pueblo supuestamente para la construcción de su clínica, un inmueble de tres pisos y que ocupa casi toda la calle, además de la remodelación de su casa obras que sólo pudo hacer hasta que llegó a la presidencia municipal.
 
Arde Guadalupe Victoria
Aproximadamente a las nueve de la noche del lunes, Ernesto Osorio Cervantes estaba a bordo de su camioneta a un costado de su negocio cuando sujetos desconocidos le dispararon en la cabeza, presuntamente en un intento de asalto perdiendo la vida de inmediato.
Un hermano de la víctima aseguró que tras los hechos elementos de la Policía Estatal llegaron al lugar, pero no informaron de los hechos hasta 15 minutos después, además de que uno de los agentes que se encontraba en el lugar levantó y escondió un cartucho percutido y después se retiraron del lugar por lo que sospechan de complicidad de los uniformados con los delincuentes.
La indignación de los pobladores y familiares creció luego de que el cuerpo estuvo en el piso casi tres horas, pues el agente del Ministerio Público no llegaba para hacer el levantamiento de cadáver.
La turba aseguró que si un delincuente es sorprendido operando en la zona harán justicia por su propia mano y también defenderán a los pobladores si alguna autoridad intenta detenerlos luego de los hechos.
El homicidio de Osorio Cervantes conmocionó a los pobladores pues lo consideraban una persona trabajadora y que no se metía en problemas por lo que un grupo importante apoyó en la protesta en la que se incendiaron la presidencia municipal, la clínica y la casa del alcalde.
También incendiaron cuatro patrullas, una camioneta particular, un vehículo tipo Jetta. En la protesta los policías municipales huyeron dejando abandonados armas de fuego, chalecos antibalas, cartuchos útiles.
También se destrozaron dos cajeros automáticos que estaban en el interior de la presidencia y diversas oficinas como la Tesorería municipal.
Durante toda la noche en el municipio no hubo ninguna autoridad y fue hasta el medio día cuando ingresó la Policía Estatal para resguardar la presidencia, la casa y la clínica del edil.
Los pobladores manifestaron su malestar ante la llegada de la Policía Estatal que resguardó las propiedades del alcalde y de inmediato se iniciaron las investigaciones por los incendios que se provocaron, mientras que no había ningún avance en las indagatorias por el caso de Ernesto Osorio.
Dependencias acusan atentado contra el edil
Tras los hechos la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Procuraduría General de Justicia (PGJ) emitieron boletines sobre los hechos ocurridos en Guadalupe Victoria la noche del lunes tras el homicidio de Ernesto Osorio.
La PGJ informó que ya existe una investigación sobre los hechos:
“La Fiscalía General Regional, a través del agente del Ministerio Público, Policía Ministerial del estado y la Dirección de Servicios Periciales, investiga los hechos ocurridos en el municipio de Guadalupe Victoria, donde una persona perdió la vida tras un supuesto asalto y derivado de ello un grupo de pobladores reaccionaron de forma violenta causando daños en instalaciones del ayuntamiento y dos inmuebles propiedad del presidente municipal, así como cuatro patrullas de la Policía Municipal”.
En torno al homicidio del Ernesto Osorio se informó que saben que murió a consecuencia del disparo de arma de fuego; sin embargo se desconoce la mecánica de los hechos.
La Secretaría de Seguridad Pública aseguró que fueron los mismos pobladores quienes no permitían los rondines de la Policía Municipal y Estatal:
“Cabe destacar que desde fechas anteriores, pobladores de Guadalupe Victoria no aceptaban que los policías municipales fueran originarios de la cabecera municipal y solo les permitían mantenerse en una base pero no realizar rondines, situación que se repitió con el arribo de Policías Estatales para cubrir los servicios toda vez que los policías municipales están recibiendo un curso intensivo en la capital por parte de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal como parte de los acuerdos alcanzados la semana pasada con las autoridades locales y pobladores”.
Hasta el cierre de ésta edición se mantenía la presencia de la Policía Estatal en Guadalupe Victoria, mientras que la familia del fallecido Ernesto Osorio estaba en espera de que fuera entregado el cuerpo por las autoridades para velarlo y poder sepultarlo.