Aprehenden a dos ex policías de Villa Corona

A los sujetos se les imputan los delitos de secuestro agravado y delincuencia organizada.

Guadalajara

Este martes la Fiscalía General del Estado llevó a cabo la aprehensión de dos ex policías municipales de Villa Corona, por su presunta participación en los delitos de secuestro agravado y delincuencia organizada.

Los ahora detenidos son Gerardo Fabián Luviano Calatayud de 28 años, vecino de Acatlán y Juan Gilberto Pablo Hernández de 30 años, quien tenía su domicilio en Villa Corona.

Los sujetos deberán responder por los hechos en que murieron Carlos Francisco Miranda Zárate y Gustavo Adolfo Calderón Hernández, de entre 25 y 30 años de edad, cuyos cadáveres fueron encontrados en estado de putrefacción y exhumados el 22 de mayo de 2012, en un predio denominado La Tabla, en el municipio de Cocula.

En el mes de junio de 2012 fueron arraigadas seis personas en relación a este evento y de las declaraciones de éstos y las investigaciones realizadas por el personal de la Fiscalía General se desprendió la posible responsabilidad de los ex policías municipales.

En la investigación se estableció que el 21 de febrero de 2012 las dos víctimas fueron privadas de la libertad por un grupo delictivo y permanecieron cautivos en una casa en Villa Corona, de donde escaparon cuando Carlos Fuentes Bravo, quien ya fue consignado, se encargaba de custodiarlos.

Los dos hombres llegaron a una finca, donde pidieron auxilio y se presentaron elementos de la Policía Municipal, entre quienes iban Luviano Calatayud y Pablo Hernández, y sabiendo que los occisos eran ofendidos y víctimas de privación ilegal de la libertad, por órdenes del director de la Policía fueron ingresados a las instalaciones de su corporación, pero luego los entregaron a los integrantes de la organización delictiva, quienes los asesinaron.

El hallazgo de los fallecidos se realizó luego de la detención de Carlos Fuentes Bravo,  (ex policía municipal de Tala) y se sabe que las dos víctimas habrían sido asesinadas aproximadamente el 22 de febrero de 2012. Cada uno de los cuerpos presentaba una herida de bala en la región temporal izquierda.

Con los elementos de prueba recabados por el agente ministerial, se solicitaron los respectivos mandamientos judiciales, mismos que fueron girados por el Juez mixto de primera instancia en Zacoalco de Torres y les fueron cumplimentados, por lo que los ex policías ya se encuentran a disposición del juzgador.