Teme 64% de mexicanos ser torturados al ser detenidos

Amnistía Internacional dio a conocer el informe "La Tortura fuera de control en México", en el que destaca la falta de "voluntad política para erradicar" el uso de esas prácticas.

Ciudad de México

El uso de tortura por parte de los elementos de seguridad está fuera de control en México, reportó Amnistía Internacional (AI) en un informe.

En una encuesta realizada por Amnistía Internacional revela que 64 por ciento de los mexicanos teme sufrir tortura si son detenidos.

En el informe "La Tortura fuera de control en México", dado a conocer este jueves, la organización informó que en los últimos años se ha incrementado "vertiginosamente" la tortura en México.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos recibió 7 mil 164 quejas por tortura y otros malos tratos entre 2010 y finales del 2013.

En 2013, aumentaron 600 por ciento las denuncias por esas prácticas, respecto a 2003. Las más comunes fueron por semi-asfixia, palizas, violencia sexual, amenazas de muerte y descargas eléctricas.

Según AI, la Procuraduría General de la República ha informado que aumentaron las investigaciones sobre denuncias de tortura, pero no incrementan los enjuiciamientos o condenas.

Tribunales federales habían tramitado 123 enjuiciamientos por tortura entre 2005 y 2013; siete desembocaron en condenas, reportó AI.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística hasta 2013 sólo se habían registrado cinco condenas por tortura en el ámbito estatal.

Desde hace tiempo las autoridades políticas, judiciales y administrativas han minimizado la importancia del uso generalizado de la tortura y otros malos tratos, explicó la organización.

AI consideró que eso se debe a la ausencia de un liderazgo político claro, además de que los gobiernos han permitido que funcionarios e instituciones hagan caso omiso de su responsabilidad.

En el informe, Amnistía Internacional denuncia que la tortura desempeña un papel central en las actuaciones policiales y operativos de seguridad pública de las fuerzas policiales y militares.

Destacó que el gobierno actual no ha demostrado tener la "voluntad política de convertir la erradicación de la tortura" por lo que persiste la impunidad.

En el informe, el cual MILENIO tiene copia, se desataca que la mayoría de las víctimas son hombres de comunidades marginadas, grupos vulnerables y migrantes en situación irregular.

Aunque las denuncias por tortura y otros malos tratos de mujeres y menores son inferiores en número, estos casos no son poco habituales. Los torturadores suelen escoger a personas que tienen menos posibilidades de denunciar y pedir una reparación.

En el documento indica que la actuación de policías en las manifestaciones desemboca a menudo en uso excesivo de la fuerza, detenciones arbitrarias y tortura y otros malos tratos.

En el informe también se menciona que algunos defensores y defensoras de derechos humanos y activistas sociales han sufrido tortura y malos tratos como represalia por su activismo.