Corte ordena liberar a hombre preso hace 23 años

La primera sala determinó liberar Alfonso Martín del Campo Dodd, sentenciado por matar a su hermana y su cuñado, porque existen pruebas que demuestran fue torturado para autoincriminarse.
Patricia Martín del Campo Dodd, Alfonso Martín del Campo Dodd y Gerardo Zamudio Aldaba.
Patricia Martín del Campo Dodd, Alfonso Martín del Campo Dodd y Gerardo Zamudio Aldaba. (Tomada de alfonsomartindelcampododd.com)

Ciudad de México

La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la inmediata libertad de Alfonso Martín del Campo Dodd, luego de que le otorgó un amparo liso y llano porque existen pruebas que demuestran que fue torturado para autoincriminarse por el asesinato de su hermana y su cuñado hace 23 años.

Con cuatro votos a favor y uno en contra, los ministros comentaron que existen diversas pruebas, incluidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de que Martín del Campo fue torturado en diversas ocasiones para que se hiciera pasar como el asesino de su propia familia.

El fallo provocó que la familia de las víctimas llorara y gritara contra los ministros, a quienes les reclamaron su postura por ordenar la liberación inmediata de Alfonso Martín del Campo.

Diferentes líderes sociales como Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí se habían pronunciado en contra de que la Corte fuera a dar un fallo favorable a Alfonso. Ante el fallo de hoy, el especialista en materia de seguridad y asesor de Miranda de Wallace, Samuel González Ruiz, dijo que respetan a la justicia, pero lo que hoy hizo la Corte es una injusticia.

Alfonso fue sentenciado a 50 años de prisión por el asesinato de su hermana Patricia Martín del Campo y su cuñado Gerardo Zamudio Aldaba, quienes murieron en su conjunto de 66 puñaladas.

Alfonso Martín fue a declarar en calidad de víctima del crimen y, tras ser secuestrado ese mismo día por los judiciales, fue detenido arbitrariamente, cambiando su calidad de victima por la de principal sospechoso, por lo que fue llevado a la delegación policiaca en Benito Juárez, donde fue torturado.

Aunque en 2003 la Corte Interamericana decidió no conocer el fondo del caso, sí exhortó al Estado mexicano a atender las recomendaciones hechas por la CIDH, en las que exhortaba a liberar a Martín del Campo, revisar el proceso judicial que lo llevó a prisión, anular la confesión obtenida bajo tortura e investigar a los autores de las violaciones a los derechos humanos sufridas por la víctima.

En las próximas horas Alfonso abandonará el reclusorio de Pachuca, Hidalgo, donde está preso.