Alertan a Fiscalía sobre “cobros de plaza” en bares

Los agentes realizan patrullaje cada fin de semana en distintos puntos de la ciudad en donde hacen revisiones aleatorias.
Detectaron un carro con reporte de robo y aseguraron dosis de droga.
Detectaron un carro con reporte de robo y aseguraron dosis de droga. ( Nacho Reyes)

Guadalajara

El celular del comandante de la Fiscalía General suena y un compañero del área de inteligencia de la dependencia lo alerta sobre la denuncia que realizaron los dueños de un bar en Guadalajara sobre la presencia de unos sujetos, quienes se identificaron como “de la plaza”, que les dejaron dosis de droga para que las vendieran; la amenaza sigue después: si no las venden habrá consecuencias y el viernes irán a cobrarles.

Después de terminar la llamada, el agente, quien patrulla las calles de la ciudad junto con un convoy de varias unidades, decide acudir a las inmediaciones del lugar, situado en la avenida Vázquez Coronado.

Afuera del centro nocturno estaba detenido un vehículo Dodge Challenger, por lo que los oficiales se acercaron con la mujer que lo conducía la cual era acompañada por cuatro personas más, al verificar el padrón el vehículo contaba con reporte de robo vigente. La supuesta propietaria dijo que su ex pareja sentimental le había regalado el coche hace aproximadamente un año, sin embargo, la mujer quedó detenida y el vehículo fue asegurado en lo que se realizan las investigaciones.

Un vehículo 300 M también fue interceptado en el momento que se estacionaban afuera del bar, viajaban dos hombres jóvenes, los oficiales les encontraron varias dosis de droga por lo que fueron detenidos.

Sobre los sujetos que exigieron a los encargados del bar la venta de estupefacientes no lograron ubicarlos, pero las revisiones por parte del convoy continuaron por las calles aledañas.

El patrullaje que realizan los elementos de la Fiscalía es con el objetivo de inhibir actos delictivos, explican los integrantes del convoy, quienes cada fin de semana salen a las vialidades a partir de las 19:00 horas.

Fuertemente armados, protegidos con chalecos antibalas y en vehículos blindados, con la adrenalina a flor de piel, pero sobre todo conscientes del riesgo que implica el ser policía salen desde sus instalaciones en la Calle 14, en la Zona Industrial.

Durante el trayecto siempre van atentos a los vehículos que pasan junto al convoy o a las personas que caminan en la calle, y ante cualquier situación que pudiera parecerles sospechosa actúan.

Apenas habían recorrido unos tres kilómetros cuando uno de los elementos se percata de un vehículo en el que iba un sujeto que al ver las patrullas se puso nervioso. El automotor estaba detenido sobre la calle Francisco de Orellana al cruce con López de Legazpi, en la colonia Colón Industrial.

Las camionetas de la Fiscalía le cerraron el paso, después los gendarmes le pidieron al hombre que iba detrás del volante que descendiera del automóvil 300 M, mientras que otros policías montaban un cerco de seguridad, en lo que dos más revisaban el interior del coche.

Finalmente el vehículo no presentaba irregularidades.

La movilización policial concluyó poco después de las 2:00 de la madrugada con saldo positivo tras el aseguramiento de un vehículo con reporte de robo, varias dosis de droga confiscadas y la atención de un reporte ciudadano de extorsión por parte de una célula del crimen organizado.