Alcaldes de PRI y PRD, contra el mando único

Advierten que no es la panacea y que cada municipio tiene características propias, por lo que la decisión sobre las policías debe ser “sectorizada”.
Ramiro Hernández, presidente municipal de Guadalajara, durante su participación en el análisis.
Ramiro Hernández, presidente municipal de Guadalajara, durante su participación en el análisis. (Jorge Carballo)

México

El gobierno federal defendió ayer ante el Senado su iniciativa de mando único en las policías estatales y detalló su instrumentación, sin embargo, reconoció que no es la panacea para resolver los problemas de corrupción en las corporaciones, ni nada garantiza que con este nuevo modelo se erradiquen.

A su vez, gobernadores y alcaldes discreparon de la efectividad del modelo. Los mandatarios de Nuevo León, Rodrigo Medina; de Morelos, Graco Ramírez, y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, respaldaron abiertamente la propuesta presidencial de un mando único, tras lo cual exigieron no politizar el tema de la operación policiaca.

Los alcaldes de Guadalajara y Nezahualcóyotl, el priista Ramiro Hernández y el perredista Juan Manuel Zepeda,  respectivamente, se pronunciaron contra la reforma presidencial para desaparecer las policías municipales, al argumentar que no es la panacea y cada municipio tiene sus propias características, por lo que debe ser una decisión potestativa y “sectorizado” por regiones.

Durante el primer día de trabajos en el Senado para analizar el contenido de las iniciativas del presidente Enrique Peña, que impulsan el mando único en los estados y la desaparición de municipios vinculados al crimen organizado, participaron gobernadores, funcionarios, especialistas y alcaldes, a excepción de legisladores panistas y ponentes de ese partido.

En su turno, el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Jorge Carlos Hurtado, dijo que desgraciadamente la penetración de la delincuencia en las fuerzas municipales es cada día mayor y su descomposición ya no se limita a ser “apacibles cómplices”, sino que se han convertido en una red de información y operación al servicio del crimen organizado.

Por ello, “su desaparición no es un acto contra la integridad municipal ni mucho menos una maniobra que busque debilitar al municipio. Lo que realmente  debilita al municipio y atenta contra su autonomía es la infiltración de la delincuencia en sus corporaciones de seguridad”.

Detalló que el mando único considera que el gobernador asuma la responsabilidad y la Federación en casos de emergencia, pero los municipios tendrán funciones derivadas de los bandos de buen gobierno.

Sin embargo, aceptó que “establecer un mando único no es la panacea para la solución de la corrupción en el país, buscamos tener policías más sanas… Con este modelo buscamos el combate a la corrupción dentro de las corporaciones policiales y nada nos garantiza que al tener el mando único y 32 corporaciones no va a haber corrupción. Eso no lo puede garantizar nadie”.

El comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, sostuvo que el objetivo es contar con 32 policías fuertes, sólidas, con supervisión y vigilancia.

Al iniciar los trabajos, el gobernador Graco Ramírez pidió despolitizar el tema de la inseguridad pública, pues no sirve al país actuar con intereses partidistas

Frente a los senadores, recordó que cuando llegó al gobierno de Morelos los grupos delictivos controlaban las policías estatal y municipales “bajo la oferta que nos hacen —y hay gobernadores que no lo quieren decir, pero yo sí lo digo— diciéndonos: ‘Te controlamos el delito del fuero común, pero déjanos actuar y te tenemos el problema resuelto y en paz’. Es una ilusión vana en la que han caído algunos gobernantes”.

Mancera dijo que el Distrito Federal es la prueba de que el mando único policial funciona.  “Este es el esquema precisamente que tiene la Ciudad de México; es el esquema de una única corporación, una corporación en donde en esta capital teníamos más de 43 mil elementos de la policía preventiva y que sumado a las policías complementarias, como policía auxiliar y bancaria, llegamos aproximadamente a 80 mil”.

Rodrigo Medina aseguró que un esquema de este tipo requiere inversión en una policía de calidad con mejores sueldos, pero con acciones estrictas para evitar que se infiltre el crimen.

La representante de Amnistía Internacional, Mónica Oehler, calificó de incompleta la iniciativa y señaló que parte de un diagnóstico erróneo, al considerar que la corrupción policiaca y sus vínculos con el crimen organizado se limitan al gobierno municipal.

:CLAVES

EU PEDIRÁ EXTRADICIÓN

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo tener conocimiento de que EU le va a pedir la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

 “Tengo conocimiento de que me lo van a pedir y no será ningún problema hacer todo el trámite y determinar en su momento qué es lo conveniente, como lo hacemos casi siempre”, comentó.

Recordó que las extradiciones las solicitan EU y otras naciones; dijo que lo mismo hace México cuando necesita juzgar a un presunto responsable de cometer delitos en nuestro territorio.