Alcalde de Ayutla usaría patrulla como su vehículo

El automotor fue entregado a la policía municipal por el gobierno del estado para uso de la Comisaría de Seguridad, sin embargo, denuncian que Lorenzo Munguía se la apropió.

Guadalajara

El presidente municipal de Ayutla, el panista Lorenzo Murguía López, estaría haciendo uso personal de una unidad designada a seguridad pública, situación que de acuerdo a reglamentos de operación de la federación, está prohibido debido a que la procedencia de los recursos con los que se adquirió la mencionada unidad, son federales.

De acuerdo a información recibida en la redacción de MILENIO JALISCO, la unidad tipo pick up de la marca Dodge en color blanco, con placas de circulación JR-91598, es el auto oficial que emplea el alcalde como vehículo personal de servicio, sin embargo, esta camioneta no siempre tuvo ese destino, pues antes de servir al mandatario, era utilizada como patrulla de la comisaría de seguridad pública de la demarcación.

Los datos del vehículo en cuestión coinciden con los de un automotor que fue entregado a la demarcación por el gobierno del estado mediante recursos federales del Subsidio para la Seguridad Publica de los Municipios (Subsemun), cuyas reglas de operación marcan las limitantes en cuanto al uso del equipamiento que se entrega a los ayuntamientos, especifican que éste debe de enfocarse exclusivamente en temas relacionados con la prevención.

El documento denominado “Reglas para el otorgamiento de subsidios a los municipios y, en su caso, a los estados para la seguridad pública en sus demarcaciones territoriales”, clasifica el equipamiento dentro de los “bienes para cubrir el equipamiento básico para el personal operativo que comprende, entre otros, armamento, uniformes, equipo de protección personal y vehículos”, es decir, la unidad entraría dentro del catálogo de conceptos aplicables a las reglas de Subsemun.

Dichas reglas establecen que, ante el incumplimiento por parte del beneficiario en alguna de las obligaciones establecidas, en específico acciones en que estos pasivos se destinen “a rubros diversos a los previstos en estas reglas”, el infractor deberá subsanar o en su caso justificar ante la Dirección General de Vinculación y Seguimiento, y en base a esto, la sanción podría llegar a la terminación del Convenio Específico de Adhesión y su Anexo Técnico; es decir, cancelar la subsecuente transferencia de los recursos y la inmediata restitución de los recursos mal aplicados o desviados.