Alcalde golpeador consigue amparo y evita ser detenido

El secretario de Seguridad Pública reconoció que no mantiene vigilado al ex presidente municipal Hilario Mendoza Benito.
Alfredo Ahedo Mayorga (izquierda), secretario de Seguridad Pública de Hidalgo.
Alfredo Ahedo Mayorga (izquierda), secretario de Seguridad Pública de Hidalgo. (Archivo)
Entrevista a Alfredo Ahedo Mayorga. (Juan José Fernández)

Pachuca

Luego de que el juez penal de Molango emitiera la orden de aprehensión en contra del ex presidente municipal de Tepehuacán de Guerrero, Hilario Mendoza Benito, para responder por el delito de violencia familiar y lesiones en contra de su esposa, el secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Alfredo Ahedo Mayorga, dijo que hasta el momento no se ha realizado la detención del ex edil debido a que existe un amparo a su favor.

Indicó que luego de que se emitiera la orden de aprehensión correspondiente por el juez, la misma fue girada a la Secretaría de Seguridad Pública para su ejecución, sin embargo, apuntó que antes de que obtuviera dicha orden en su poder, la dependencia que dirige recibió un amparo contra la orden de arresto tramitado por el entonces edil, lo que imposibilitó la acción de los agentes investigadores.

“Sí, hay orden de aprehensión, nos emitieron una orden de aprehensión, pero primeramente llegó un amparo y estando amparado no puedo proceder a ninguna situación”, sostuvo.

Agregó que posiblemente el ex presidente municipal de Tepehuacán de Guerrero no ha evadido de la acción de la justicia, pero aseguró desconocer exactamente su paradero.

Ahedo Mayorga destacó que a pesar los procesos penales que se han iniciado en contra el Mendoza Benito, la policía estatal no lo mantiene vigilado, tampoco bajo una persecución para conocer exactamente su ubicación y mucho menos se puede llevar a cabo una investigación.

El funcionario reiteró que únicamente Hilario Mendoza se encuentra amparado y en esa circunstancia la policía estatal no puede actuar para ejecutar la orden de aprehensión.

“Al parecer no se ha dado a la fuga, no lo tenemos precisamente ubicado porque yo no lo estoy siguiendo, ni lo estoy investigando simple y sencillamente está amparado y no puedo proceder”, puntualizó.

En tanto, el juez correspondiente deberá de analizar los términos en que fue tramitado el amparo del ex munícipe y posteriormente revalorar los criterios por los cuales se giró la orden de aprehensión para emitir una nueva resolución o ratificar la que ya fue emitida.

Sin embargo, las autoridades de procuración de justicia aseguraron que existen pruebas suficientes para girar la orden de aprehensión en contra del ex edil, pruebas que aportó el Ministerio Público al turnar el caso al Poder Judicial, por lo que  analizará minuciosamente el caso.

Asimismo, las autoridades reiteraron que el caso del ex munícipe se lleva con estricto apego a derecho y los trámites administrativos que realizan son de forma normal y en los tiempos adecuados.

El proceso que se le sigue al desaforado edil se ha estudiado, se decretó una orden de aprehensión con fundamentos, se envió a la dirección jurídica y esta, a su vez a la procuraduría, para que al mismo tiempo se ejecute y sea turnada a la Secretaría de Seguridad Pública, sin embargo la defensa del ex presidente municipal tramitó un amparo el cual también será estudiado.

De acuerdo con la legislación estatal, en caso de ser culpable por el delito de violencia familiar, el ex edil podría salir de prisión al realizar el pago de una fianza, ya que el delito por el que se acusa a Hilario Mendoza Benito no es considerado como grave y podría evitar pisar prisión.

Claves

Además

- Durante el proceso de desafuero del ex edil de Tepehucán de Guerrero presentó junto con su abogado una versión distinta a la sustentada en la averiguación previa iniciada por la PGJEH.

- En aquel entonces el acalde señaló a través de una carta que los hechos se registraron de manera accidental y de ninguna manera tuvo la intención de golpear a su esposa Virginia Ortiz.

- A pesar de los argumentos presentados por el ex edil ante el Congreso local, el procurador de Justicia del Estado, Alejandro Straffon Ortiz aseguró que las pruebas recaudadas demuestran que la mujer sí fue golpeada.