Edil de Tanhuato no confiaba en seguridad estatal: Cocoa

La senadora panista Luisa María Calderón dijo que el alcalde sabía que estaba en riesgo, pues le comentó que había recibido muchas amenazas.
Ernesto Cordero, Luisa María Calderón y Juan Manuel Oliva
Ernesto Cordero, Luisa María Calderón y Juan Manuel Oliva (Quadratin)

Tanhuato, Michoacán.

Gustavo Garibay, alcalde de Tanhuato que murió baleado afuera de su casa ayer, no aceptó la seguridad del estado de Michoacán, porque no confiaba en las fuerzas estatales, aseguró la senadora Luisa María Calderón, amiga del alcalde panista.

"Lo cierto es que el alcalde sabía que estaba en riesgo, pedía certidumbre y es muy probable que no confiara en la seguridad que le proporcionaba el estado si se la ofreció", dijo Calderón.

El alcalde le comentó que recibió muchas amenazas y que "había gente que le pedía 6 millones de pesos por la construcción de un puente que costaba 600 mil pesos, y no tengo por qué andárselos dando, eso me comentó él", reveló la legisladora.

Los restos de Gustavo Garibay son velados en el centro de Tanhuato, lugar en que se abrieron las puertas de la casa de sus familiares para recibir a quienes acuden a dar el pésame a los deudos.

Al velorio llegó la hermana del ex presidente Felipe Calderón y el candidato a la presidencia nacional del PAN, Ernesto Cordero. En la entrada del lugar fueron colocadas coronas, una de ellas, la del gobernador Fausto Vallejo.

Al mediodía se realizó una misa en honor del alcalde en la parroquia de Santo Cristo, a la que acudieron decenas de habitantes de este municipio.

Mañana por la tarde se realizará el sepelio y la misa de cuerpo presente.