Dueño de Ferrari acusa persecución de gobierno de CdMx

En un video, el empresario Alberto Sentíes dijo que las autoridades de la Ciudad de México lo han perseguido injustificadamente y pidió al jefe de Gobierno que garantice un proceso justo.

Ciudad de México

El empresario Alberto Sentíes, dueño del Ferrari y jefe del escolta que agredió a un automovilista, dijo que las autoridades de la Ciudad de México lo han perseguido injustificadamente durante la investigación por la muerte de su empleado Sergio González Ibarra, cuyo cuerpo fue encontrado en un hotel del Estado de México.

En un video, el empresario dijo que él y su familia han sido víctimas del "abuso y persecución injustificada de autoridades de esta ciudad, que han llevado a cabo diligencias abusivas, atropellando mis derechos, así como han determinado averiguaciones previas en mi contra a pesar de no contar con elementos de prueba suficientes que me vinculen con delito alguno".

Dijo que con estas acciones, las autoridades de la Ciudad de México violaron "el debido proceso legal al que tengo derecho, así como el principio de presunción de inocencia, derecho que tenemos todos”. 

Por lo anterior, Alberto Sentíes pidió al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, "que garantice un proceso justo como debemos tenerlo todos los habitantes de la Ciudad de México".

También dijo que solicitó a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal que supervise la investigación que realiza la Procuraduría capitalina por la muerte del escolta Sergio González Ibarra.  

El 11 de marzo, Sergio González Ibarra, escolta de Sentíes, fue grabado golpeando a un automovilista en Viaducto Tlalpan, mientras el empresario conducía en esa vialidad. La Procuraduría capitalina abrió una investigación por este caso y Sentíes tuvo que declarar ante el Ministerio Público, su domicilio fue cateado y dos vehículos le fueron asegurados.

El 17 de marzo González Ibarra fue hallado muerto en un hotel de Atizapán, en el Estado de México, entre su ropa se encontró una carta en la que acusó a Sentíes de ordenar golpear a un conductor en Tlalpan; tras realizarse pruebas a la carta, la PGJ DF informó que el escolta sí la había escrito.

El 1 de abril, Sentíes presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal contra el procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, por supuestas violaciones a sus derechos humanos y abuso de autoridad.

El 4 de abril Sentíes y Jair Alberto Gómez, el automovilista agredido por el escolta, llegaron a un acuerdo de reparación de daños; al día siguiente, la Procuraduría capitalina informó sobre dos órdenes de aprehensión contra el empresario por el delito de fraude, mientras que SAT comenzó a investigarlo porque no acreditó la propiedad de su vehículo de lujo.