Anuncia mando batalla contra secuestradores en Morelos

El nuevo secretario de Seguridad Pública estatal, Alberto Capella Ibarra, dijo que la implementación del Mando Único Coordinado incidió para que el crimen tuviera cierto repunte en los últimos meses.
Alberto Capella Ibarra
Alberto Capella Ibarra (David Monroy)

CUERNAVACA, MOR.

El nuevo secretario de Seguridad Pública del estado de Morelos, Alberto Capella Ibarra, anunció que focalizará sus primeros esfuerzos en atacar a las bandas de secuestradores que aún operan en la entidad.

A dos meses del plazo que el gobernador Graco Ramírez se autoimpuso para acabar con el crimen en la entidad, el mando policiaco se desligó de dicha obligación y adelantó que en materia de seguridad nada se puede hacer por decreto.

En entrevista para MILENIO, en las oficinas de la SSP estatal, Capella Ibarra dijo que la implementación del Mando Único Coordinado y los juicios orales incidieron para que los delitos de alto impacto en la entidad tuvieran cierto repunte en los últimos meses e impactara en la percepción de la sociedad.

Capella Ibarra fue activista social, luego ciudadano dedicado a labores de supervisión de la seguridad y, desde 2008, funcionario de la seguridad pública en la ciudad de Tijuana, donde obtuvo el sobrenombre de "El Rambo Tijuanense" por librar de forma solitaria un enfrentamiento con supuestos sicarios del cártel de los hermanos Arellano Félix,

El nuevo funcionario concluyó su segundo periodo como secretario de Seguridad de Tijuana el 30 de noviembre. Posteriormente recibió una llamada de una dependencia federal para arreglar un encuentro con el gobernador Graco Ramírez.

Durante la reunión con el mandatario estatal, éste le comentó la situación en materia de seguridad de Morelos. Ahí empezó el proceso hasta que Capella Ibarra decidió aceptar el reto.

"Primero porque compartimos una serie de experiencias personales en cuanto al activismo social; segundo, porque creo profundamente en la voluntad política expresada en los hechos, de los temas trascendentales que quiere implementar en Morelos y tercero, porque me gustan los retos, particularmente aquellos que tienen que ver con el daño tan grave genera el secuestro en las familias mexicanas", dijo.

– ¿Cómo lo convenció el gobernador?, ¿qué le prometió?, ¿qué le pidió?

– Es un reto importante, es una comunidad importante para muchos mexicanos, y no fue el hecho de convencerme con cuestiones de carácter personal, sino simplemente sumarnos a un proyecto de estado, con una visión de lucha responsabilidad y sobre todo por una cuestión de discurso que es exactamente el mismo al que encabeza el presidente, Enrique Peña Nieto en el tema con el combate a delitos de alto impacto, como el secuestro.

Para Capella, a diferencia de lo que vivió y sufrió en Tijuana para poder impulsar el proyecto de combate al crimen organizado, Morelos tienen varias ventajas en los planos institucional y político, pues además de que el estado cuenta con todo el apoyo del gobierno federal, él como secretario cuenta con el respaldo total del mandatario Graco Ramírez.

El nuevo funcionario aseguró que Morelos representa un ejemplo nacional por la implementación del Mando Único Coordinado, aunque destacó que "la curva de aprendizaje" por la que el estado ha tenido que pasar durante el último año, ha derivado en cierto incremento en la criminalidad.

– ¿Qué es lo que en Morelos no está funcionando para que la criminalidad parezca que no acaba nunca, pese a que todos los días vemos que hay detenciones y encarcelamientos por diversos delitos?

– Hay un proceso de reciclaje de criminales y hay también un tema de un reto con los juicios orales que también es un proceso de aprendizaje... entonces tenemos que ser más precisos y más exactos para cumplir con la ley porque cuando hay una equivocación en las formas damos herramientas para que puedan salir (los delincuentes).

"En Baja California yo fui muy crítico porque no todos jalábamos parejo en contra del crimen, que había algunos que estábamos haciendo el gasto y asumiendo los riesgos, y en otras áreas jurisdiccionales, no; por ellos teníamos a los criminales ocho o diez meses después", explicó.

Para el funcionario, la ausencia de oportunidades en los jóvenes es el mayor caldo de cultivo para que el crimen se desborde, pues en varias partes del país se piensa combatir la delincuencia con policías, sin pensar en las causas que origina el crimen.

Capella Ibarra considera que es necesario generar mecanismo de oportunidades en todos los estados para evitar que los ciudadanos sean víctimas o caigan dentro de las garras de las organizaciones criminales y se recluten como sicarios, vendedores de droga, o 'halcones'.

"El tema no es que existan narcotraficantes, el tema es que hay ausencia de oportunidades y hay un paradigma también en el consumo de drogas que no hemos logrado ponernos de acuerdo", lamentó.

– Después de todo lo que pasó en Tijuana, después de lo de su atentado, después de las críticas que recibió... ¿Qué es lo que haría más confiable a Capella, ahora? ¿Qué es lo que ha aprendido? Y ¿Qué es lo que pondría en práctica en Morelos?

– Siempre hemos enarbolado el mismo tema. Dejamos una Tijuana tranquila el 30 de noviembre, con sus problemas –evidentemente– de una ciudad fronteriza de cerca de 60 mil deportados por año y de ellos, prácticamente, 15 mil ex convictos, y aún así mantener una ciudad en tranquilidad, con un enorme desarrollo económico, no es un tema fácil. De tal manera que yo traigo a Morelos un enorme compromiso con el gobernador, Graco Ramírez que hemos extendido con todos los morelenses. Soy mexicano, igual que ellos, no hay fronteras, podemos vivir en cualquier entidad y vengo aquí con un espíritu morelense a tratar de hacer lo necesario, inclusive a dejar el último aliento de mi vida por tratar de cumplir la responsabilidad que hemos asumido...

– ¿A ese nivel?...

– Pues es la responsabilidad que tenemos... es parte del uniforme, no es una cosa que se pueda dejar de lado. Ayer les dije a mis compañeros y mandos en Morelos, que mi vida y la vida de mi gente, la que está alrededor de ellos, vale exactamente lo mismo que la de ellos (sic) y vamos a estar en primera línea de batalla con ellos...

– ¿Va a ir a los operativos...?

– Como debe ser...