Alarma salud mental de los policías

En la actualidad no existe dependencia que cuente con algún experto que esté al pendiente del tema de salud mental en los cuerpos policiales e instituciones de seguridad.
En el contexto nacional de inseguridad en el país, se necesitan policías con buena salud mental, insisten.
En el contexto nacional de inseguridad en el país, se necesitan policías con buena salud mental, insisten. (Milenio)

Guadalajara

Enfrentan en su vida cotidiana violencia, delincuencia y crimen organizado, además, en la mayoría de los casos laboran más de 10 horas diarias y pese a ello, no reciben atención psicológica pero sí un arma de fuego como principal elemento de trabajo. Los policías, aún y cuando son los responsables de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos, carecen de la misma durante su vida profesional, hecho que de acuerdo al maestro Francisco Gutiérrez Rodríguez, director del Centro de Evaluación e Investigación Psicológica, afecta considerablemente la salud del cuerpo policial, promoviendo incluso, el suicidio. 

Por años, los casos de suicidios de policías de la Zona Metropolitana de Guadalajara, ya no se diga de Jalisco, han pasado desapercibidos, como si se tratase de hechos aislados se han ocultado. Quizá y el temor más grande de sacar estos datos a la luz, sea que la población deje de creer, si es que todavía lo hace, en las estrategias para combatir la inseguridad y violencia en el estado, ya que para mantener la esperanza en ello, se necesita que los policías así como los trabajadores de dependencias relacionadas con la seguridad pública estén aptos emocionalmente para hacerlo. 

“En un marco de seguridad necesitamos policías eficientes con buena salud mental para que hagan su trabajo, y no hay quién se preocupe por esto. Sí, vemos mayores inversiones en chalecos y en armamento, pero la capacitación en técnicas para el manejo del estrés y la orientación psicológica deben ser vistos como exclusivos para que ellos puedan desarrollarse. Se trata de cuidar su salud y por supuesto la seguridad de todos”, aseveró el también investigador de la Universidad de Guadalajara. 

Dijo que, de acuerdo a una investigación que desarrollaron, tan sólo el año pasado siete policías de la ZMG se quitaron la vida, “esto sin contar datos oficiales, pues no los hay, y tampoco los intentos de suicidio, que sabemos han sido muchos”. Recalcó que es una cifra alarmante, pues en el 2013 apenas si lograron contabilizarse tres y, en lo que va del año, todavía sin someterse a estudio, han detectado tres. 

Aseguró que los principales factores de riesgo para esta población que debe asumirse como grupo vulnerable son: los altos niveles de estrés que enfrentan por las condiciones emocionales violentas que en su trabajo se generan, mala alimentación, hábitos inadecuados para dormir, irritabilidad por su relación con los mandos superiores y tensiones de pareja. Cabe mencionar que el temor a perder su trabajo, derivado de las pruebas de control y confianza, fueron claves para descubrir incrementos o tentativas de suicidios en el 2014. 

“Los indicadores en estas pruebas varían del 30 hasta el 70 por ciento de reprobación de los policías, esto ha provocado que los oficiales que llevan 15 o 20 años de servicio sean despedidos sin poder ingresar a otra corporación policial y sienten que su mundo se viene abajo, lo que los lleva a tomar decisiones erróneas”, enfatizó. 

Ante este panorama, el psicólogo José de Jesús Gutiérrez Hernández, del Departamento de Clínicas de Salud Mental del CUCS, agregó que es vergonzoso que personas ajenas al conocimiento de la salud mental sean los que realicen las pruebas a los elementos policiales, de manera que no controlan exhaustivamente a aquellos que tienen problemas psicológicos y entonces, acaban suicidándose con un arma que no deberían portar. 

Además, añadió que las autoridades han demostrado poca sensibilidad al cerrar el gabinete de atención psicológica que brindaba tratamientos médicos tanto a miembros de la Fiscalía como a sus familias.

“Esto es muy grave porque ya había oficiales en tratamiento, eran alrededor de 70 más sus familiares y eso es una situación que se debe de atender y prever, porque el hecho de que cada 15 días cambien de municipio como lugar de trabajo para no entablar relaciones con grupos delincuenciales, desde el punto de vista como estrategia policial está bien, pero en la vida personal va a incidir en sus relaciones familiares y va a terminar por cansarles el no saber manejar la situación”, ahondó. 

Los académicos de la UdeG concluyeron que los policías deben recibir intervención psicológica, como estrategia de prevención y de tratamiento, pero para obtener buenos resultados, antes deben identificarse cronológicamente los factores psicosociales relacionados con el estatus de salud mental de los mismos. 

Suicidios de policías

2013 

3 casos de suicidios de policías tienen reporte

2014

7 casos de policías que se quitaron la vida

2015

3 son los que tienen reporte, pero están en estudio