Ajustan plan en el DF y bajan delitos

Se redujeron 15% a raíz de que la ciudad fue dividida en menos cuadrantes, en cada uno de los cuales hay forma de contactar más rápido a los policías.
policias

México

A tres años de iniciado el programa de Cuadrantes, la Secretaría de Seguridad Pública del DF realizó ajustes a esta estrategia para combatir delitos en la Ciudad de México, lo que derivó en la disminución de más de 15 por ciento en los ilícitos de alto impacto en el año reciente.

La dependencia capitalina, que encabeza Jesús Rodríguez Almeida, disminuyó el número de cuadrantes: pasaron de 900 a 847.

Además, creó una aplicación para dispositivos móviles que localiza todos los cuadrantes y permite contactar en tiempo real a los policías asignados al sector.

Víctor Hugo Ramos, subsecretario de Información e Inteligencia de la SSP-DF, aseguró que con medidas como éstas, el tiempo de respuesta para cualquier emergencia denunciada disminuyó: actualmente es de 2 minutos 50 segundos, cuando antes era de 3 minutos 30 segundos.

Puntualizó que el programa de Cuadrantes “rige completamente” la operación de la policía del DF, lo que consiguió en tres años que decrecieran 40 por ciento los índices de delitos de alto impacto.

Ramos enfatizó que la SSP reforzará este programa, que fue implementado en 2011, cuando Manuel Mondragón era el jefe de la policía capitalina.

“El modelo no está dirigido a temas de peligrosidad, si no a la disminución sistemática de la incidencia delictiva (…) Estamos buscando que el modelo de cuadrantes sea reforzado, que sea mucho más efectivo para que la gente confíe en la policía”, dijo.

En entrevista, Ramos detalló que aunado a la reciente entrega de más de mil patrullas, se instalarán 7 mil cámaras más de videovigilancia.

El proyecto también es respaldado por aplicaciones que lanzó la SSP-DF, como “Mi policía K8”, que hasta agosto contaba con más de 175 mil 635 descargas; mientras que casi 2 mil negocios están inscritos a “Mi policía, mi negocio”.

La SSP-DF informó que el número de denuncias penales disminuyó el año pasado poco más de 12 por ciento respecto a las registradas en 2012; lo cual, consideró Ramos, expone la eficiencia de este programa de Cuadrantes.

“Es un modelo comprobado de éxito que se ajusta al cuadro normativo. Es un modelo dinámico, (…) se está haciendo cada vez mejor, creemos que hay muchas cosas por hacer y la intención la ciudadanía haga esa evaluación. Es un esfuerzo importante pero no suficiente”, puntualizó.

Incluso, la oposición en el gobierno capitalino destaca este programa, que debido a su efectividad fue llevado al ámbito federal.

“Tan está demostrado que es bueno que incluso se llevó a gobierno federal para el tema de delincuencia organizada y se establecieron también cuadrantes para la vigilancia... y poniendo en las zonas con más incidencia delictiva un seguimiento más puntual”, consideró Olivia Garza, diputada local del PAN, integrante de la Comisión de Seguridad Pública.

EL MODELO

En cada uno de los 847 cuadrantes en que está dividido el DF para la operación policial, debe haber responsable de la SSP, de quien los vecinos de la zona pueden contactar a través de su número telefónico —disponible en la página de internet de la dependencia— o a través de las aplicaciones mencionadas.

Al ser contactado, el uniformado se dirige al domicilio de la persona que realizó la solicitud, a fin de que atienda una emergencia o para conocer al uniformado asignado en la zona donde se ubica su vivienda.

“Lo que estamos buscando con la visita domiciliaria es que la gente conozca a su policía de cuadrante, que confíe en él, que tenga su teléfono, que le llame. Y, por supuesto, en los casos cuando haya alguna inobservancia o actitud indebida que lo reporten a la secretaría”, explicó Ramos.

Detalló que para formar un cuadrante se toman en cuenta factores como la orografía, la densidad poblacional, la incidencia delictiva, la actividad económica del lugar y el estado de fuerza.

Respecto al primer concepto, el subsecretario aclaró que “no es lo mismo la delegación Álvaro Obregón, que tiene cierto número de barrancas, a la Cuauhtémoc, el centro de la ciudad”, lo cual se relaciona con el segundo factor: “En delegaciones como Milpa Alta o Tláhuac los cuadrantes son mucho más amplios, porque hay menos densidad poblacional.”

Respecto a la incidencia delictiva, dijo que donde se concentran más personas es altamente probable que aumente. En cuanto a la actividad económica se debe a que donde hay más de estas acciones “implicaría que hay más riesgos de victimización”.

El estado de fuerza es porque va a determinar cuántos policías se colocan en cada cuadrante.

“Hay cuadrantes en la zona norte de la ciudad que implicarán tener dos, tres unidades y un estado de fuerza mayor a 20 personas... en el diseño se verifica que de punta a punta en el cuadrante, el personal policial no tarde más de siete minutos en llegar. Por lo menos en cada cuadrante se tiene una patrulla, pero hay los que tienen hasta cinco”, puntualizó.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]