En Aguililla, mineros pagan extorsión... contra la extorsión

Antes pagaban cuatro dólares por tonelada de hierro al grupo criminal; ahora las autodefensas les exigen la mitad de ese precio para “sobrevivir y quitarse de encima a los templarios”.
Parte de los civiles armados que ayer llegaron a las inmediaciones de Uruapan.
Parte de los civiles armados que ayer llegaron a las inmediaciones de Uruapan. (Jorge Carballo)

Michoacán

Aguililla, el cuarto sitio levantado en armas el año pasado contra el cártel de los caballeros templarios, municipio minero, era, literalmente, una mina de oro para los criminales. Éstos extorsionaban a los empresarios del ramo con cuatro dólares por tonelada de hierro extraída. Del lugar se obtienen 5 mil toneladas por día. Veinte mil dólares cada 24 horas eran para los delincuentes. Los criminales sacaban 7.3 millones de dólares anuales, casi 95 millones de pesos al año.

Con el surgimiento de las autodefensas, los mineros pensaron que la sangría se había terminado. Error. Los civiles armados los convencieron de que era necesario que aportaran, como “ayuda” a su movimiento surgido para “liberar” y proteger el lugar, un diezmo de… dos dólares por tonelada. La mitad de los que les saqueaban Los templarios. Desde julio (fecha del alzamiento en Aguililla) y hasta febrero, el monto de tal diezmo es de… 2.4 millones de dólares, 31 millones de pesos que han ido a parar a las arcas de las autodefensas. Extorsión… contra la extorsión.

Los mineros con los que pudo hablar MILENIO en la Sierra, no están contentos.   

—Sí, es cierto, lo que nos cobran nada más es la mitad de lo que nos quitaban los otros, pero ¿no que venían a liberarnos de las extorsiones? ¿Por qué tenemos que pagar esa cantidad por tener seguridad en nuestra zona, para que no incendien o intercepten nuestros camiones y… supuestamente para ya no pagar? ¡Es absurdo pagar por no pagar!... —dice uno de ellos con enojo mientras maneja su troca 4x4 en los estrechos caminos que conducen hasta la cima de la montaña, donde a cielo abierto las máquinas extraen el mineral.

Adalberto Fructuoso, ex alcalde del lugar y líder de las autodefensas locales, lo niega enfáticamente ante la cámara. Dice que en todo caso serían miembros aislados entre los levantados en armas. 

—¿No vamos a escuchar, no vamos a empezar a escuchar historias, que ya se empiezan a oírse de que grupos de autodefensa se convierten exactamente en lo mismo que Los templarios? ¿No van a cobrar ustedes?

—Mira, lo hemos hablado los dirigentes de los grupos. Yo creo que sí hay gente que va a querer hacer eso, a lo mejor a escondidas. De hecho, hay algunos compañeros que por allá se sabe que vienen a sorprender a la gente, pero tenemos bien claro los dirigentes que si hay un grupo de 80 o 100 personas, o la cantidad que sea, y quiere hacer eso, entre todos los municipios nos vamos a juntar y nos los vamos a comer. Los vamos a tragar. Los vamos a acabar… —afirma mientras es entrevistado en la carretera rumbo al poblado de El Aguaje.

Una vez alejada la cámara, prosigue la charla, y ante la insistencia de MILENIO, y sobre todo de una reportera española de la Agencia France Press, que pidió acompañar en el periplo a este diario (junto a su fotógrafo), no tiene más que reconocerlo (mérito de las repreguntas y persistencia de Carola Solé, la periodista). Sin inmutarse ya (“Es que no me gusta la cámara”, alega), acepta que cobran el diezmo de dos dólares a las mineras, y lo explica así:

—No nos dan dinero (los mineros) para matar gente, ni para robar, ni extorsionar, ni nada de eso, sino para sobrevivir y quitarse a Los templarios de encima…

Más claro, imposible.

Por cosas como esas en el lugar empieza a dividirse la gente que forma las autodefensas. Se empieza a crear una fuerte disidencia de Fructuoso, este dueño de la única gasolinera del lugar, que ya ha sido investigado por presuntos vínculos con Los caballeros templarios. De hecho, durante el famoso Michoacanazo, cuando fueron detenidos 11 presidentes municipales acusados de estar relacionados con el crimen organizado (a la postre todos fueron liberados), el ex alcalde Fructuoso también fue investigado por la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República.

“No me comprobaron nada porque yo no tenía nada”, dice Fructuoso.

Sin embargo, no tiene el menor recato para aceptar sus relaciones con la cúpula de Los templarios…

—Pregúntame si conozco al Chayo (Nazario Moreno, fundador de ese cártel). Sí lo conozco, he platicado con él. Si me hablaba y me decía que fuera a una reunión, yo iba. Si el gobernador me decía: “Ven a Casa de Gobierno”, y yo no tenía ganas de ir, le decía: “¿Sabes qué? No puedo ir”. O no le decía nada y no iba. Con Godoy, por ejemplo. Pero si me hablaba Chayo y me decía que fuera, que me mandaba llamar, iba. Si yo tenía diarrea, si tenía calentura, si tenía lo que tenía, tenía que ir…

—¿A dónde?

—Pos a donde me dijera.

—¿Y si no iba, se lo quebraba?

—Pos nomás imagínate… También decían que yo era trabajador de La Tuta (en efecto, eso afirman quienes se le oponen). A La Tuta no lo conozco…

—¿No trabajó usted para El Chayo?

—Nunca he trabajado para El Chayo...

—¿Cuándo fue la última vez que vio a ese señor?

—Hace como dos años…

—¿Después de que supuestamente estaba muerto (durante un largo enfrentamiento con la Policía Federal y el Ejército ocurrido en el sexenio de Felipe Calderón)?

—Sí, pues cuál muerto…

—¿Después de que supuestamente estaba muerto lo llegó a ver?

—Claro, aquí en Aguililla…

—¿Se cambió el rostro?

—No, nada, cuál rostro…

-¿Quedó cojo?

—No, nada, está como tu…

—Si usted iba a ver este tipo de gente, algo le pedirían, ¿o para qué iba?

—No, a saludarme. Nada me pidió.

—¿Usted, viendo a la cámara, afirma que no fue parte de ese cártel y que no tiene antecedentes con ese cártel?  

—Nunca he formado parte, ni de ese ni de otro cártel… —se incomoda con la insistencia.

***

Aguililla. La mina de oro de 95 millones de pesos anuales de hierro de Los templarios que, además, se quedaban con grandes porciones del mineral que enviaban a Asia a cambio de precursores químicos que eran cocinados en Tierra Caliente para producir las metanfetaminas que son consumidas en Estados Unidos. Por eso la furia con la gente de Aguililla cuando se rebeló. Por eso las constantes balaceras y emboscadas el año pasado que costaron una docena de muertos y otra docena de desaparecidos. Ahí están las huellas aún, en una casita toda baleada hasta que quedó casi como coladera su frente: más de 70 impactos en el exterior, una veintena en el interior. Y ahí están las cicatrices del miedo todavía, como cuando los habitantes recuerdan el peor de sus días de terror durante la rebelión de 2013, cuando un comando de templarios se subió a un cerro desde el cual lanzó un proyectil, un bastón chino, una especie de granada lanzada con un tubo, la cual cayó en una escuela primaria. Gritos, llantos, angustia. A partir de ese momento la presencia de las fuerzas federales fue permanente y evitó una desgracia.

Hoy, la gente ya sonríe. Pero siempre acude a la voz baja: el miedo que no acaba de desvanecerse.

_____
Mañana: Coalcomán, donde nadie podía bailar. Ni casarse…