Admite alcalde crisis de seguridad para Chilpancingo

Marco Antonio Leyva Mena, alcalde de la capital de Guerrero, convocó al consejo de seguridad municipal, luego de tres ataques armados la noche del miércoles.
Marco Antonio Leyva Mena, alcalde de Chilpancingo en jornada de trabajo comunitario, la mañana del sábado.
Marco Antonio Leyva Mena, alcalde de Chilpancingo. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo, Guerrero

Derivado de los hechos de violencia que se generaron la tarde y noche del miércole, el Consejo Municipal de Seguridad en Chilpancingo fue convocado a sesionar de urgencia.

Marco Antonio Leyva Mena, alcalde de la capital de Guerrero, negó que durante la jornada violenta se haya escondido o evitado cumplir con sus responsabilidades.

Ese día, desconocidos realizaron al menos tres ataques en diferentes puntos de la ciudad, uno de ellos a pocos metros de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR).

Explicó que al momento del primer ataque estaba en el puerto de Acapulco, en un evento con emprendedores de la entidad; sin embargo aseveró qie "siempre estuve al pendiente de lo que sucedía en la ciudad".

Por la tarde, una vez que llegó a Chilpancingo sostuvo una reunión con integrantes del Consejo Estatal del Transporte, quienes le plantearon problemas que se han derivado del clima de inseguridad que prevalece en la ciudad, lo que ha generado en un año el asesinato de por lo menos 20 choferes.

Reconoció que, sin lugar a dudas, en la ciudad se vive un momento crítico, aunque sugirió tomar en cuenta la forma en que se operaron los hechos y el calibre de las armas utilizadas, con la intención de establecer si los casos competen al fuero común o de la federación.

Al margen de ello, indicó que este jueves se convocó a sesionar al Consejo Municipal de Seguridad, con la probabilidad de que los trabajos se amplíen hasta la jornada del viernes 2 de diciembre.

El alcalde Leyva Mena destacó que para 2017 se pretende ampliar las posibilidades de que la sociedad colabore en las acciones encaminadas a prevenir el delito, a partir de la compra de por lo menos mil alarmas de seguridad, lo que ampliará el escudo de protección hacia la población.

También dijo que se considera la posibilidad de incrementar la convocatoria para que más colonias populares adopten el esquema del vecino vigilante, programa que –aseguró– ha tenido mucho éxito en la disminución de robos a casas habitación.


ERM