Activistas respaldan uso de cámaras y auditoría a la Policía de SD

El Departamento de Justicia se encargará de investigar a la dependencia
Denuncian discriminación por perfil racial en San Diego

San Diego

Activistas defensores de derechos humanos respaldaron las medidas tomadas por el Departamento de Policía de San Diego de colocar cámaras a sus oficiales y realizar una auditoría para erradicar casos de mala conducta al interior de su corporación.

Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos, calificó la iniciativa como "un paso positivo", que debería ser adoptada por otras dependencias con antecedentes de abuso de autoridad, específicamente la Patrulla Fronteriza.

"En otros departamentos de otra parte del estado donde ya han implementado cámaras, ha ayudado mucho a minimizar el maltrato por parte de los oficiales, y segundo, se presenta como evidencia si acaso se está acusando a un oficial. Creo que es una iniciativa importante que otras dependencias deberían considerar, especialmente la Patrulla Fronteriza", mencionó.

El activista señaló que han recibido quejas por parte de la comunidad sobre detenciones basadas únicamente en el aspecto físico, principalmente en latinos y afroamericanos, por lo que consideró que estas medidas ayudarán a comprobar, si fuera el caso, dichas acusaciones.

"Sí pueden ayudar, en primer lugar, el oficial sabe que todas sus acciones estarán en video y además, funciona como evidencia para quejas de maltrato o el uso de perfil racial en contra de cualquier oficial", explicó.

Este sistema se encuentra en su fase de prueba y se analiza la opción de que se utilicen cámaras o en el pecho u otras más pequeñas a la altura del hombro.

Representantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) aplaudieron esta medida, pero coincidieron en que debe estar acompañada de un reglamento sólido que garantice que se respetarán los derechos y privacidad de los ciudadanos.

Se anticipa que este lunes, el Departamento de Justicia anuncie en conferencia de prensa que se encargará de realizar una auditoría a la Policía de San Diego, que les permitirá analizar el problema desde la raíz.

En los últimos años, la dependencia ha sido blanco de críticas, luego de que se dieran a conocer casos de mala conducta, incluyendo oficiales que han sido arrestados por corrupción o acoso sexual.