Por intentar salvar a su hija provoca un accidente

Edwin Baltazar Santoyo conducía a exceso de velocidad, intentando llevar a su pequeña de 1 año 6 meses a la Cruz Roja, la cual sufría un ataque de asma. La irresponsabilidad casi termina en tragedia.

Torreón, Coahuila

La desesperación de ver a su hija con problemas para respirar, ya que padece de asma, lo orilló a conducir a exceso de velocidad y pasarse varios semáforos en rojo, para llevar a la pequeña a recibir atención a la Cruz Roja.

Desafortunadamente a una cuadra de llegar, terminó su loca carrera al estrellarse contra una camioneta.

Fue los primeros minutos del martes cuando Edwin Baltazar Santoyo, de 21 años, con domicilio en el ejido La Partida, conducía un vehículo Chrysler Crusier con placas ON-19-836 de Onappafa, sobre la calle Mariano López Ortiz (12) con dirección de norte a sur a exceso de velocidad. 

"Las mujeres y la pequeña recibieron atención prehospitalaria por parte de paramédicos de la Cruz Roja, quienes consideraron que las lesiones que presentaban no eran graves y no ponían en riesgo sus vidas."

Al llegar a la calle Miguel Hidalgo una camioneta Durango con placas FHM-74-75 de Coahuila que circulaba con preferencia lo impactó de lleno. 

Después del fuerte impacto, la camioneta cuyo conductor no quiso revelar su identidad, giró 180 grados para después terminar en sentido contrario a la circulación e impactado contra unos muros de protección.

Al momento del accidente, la pequeña Valeria, de 1 año 6 meses, viajaba en la parte trasera del vehículo en brazos de su madre, Miriam Cordero Lozano.

Con ellos también viajaba la abuela de la pequeña quien dijo llamarse Marcela Lozano, suegra de Edwin.

Valeria, fue llevada a recibir atención médica, por fortuna su estado de salud no se vio afectado y logró salir de la crisis de asma que presentaba.

NO LO PUDIERON ALCANZAR

Elementos de peritos del Tribunal de Justicia Municipal, observaron momentos antes sobre la calle Mariano López Ortiz cuando Edwin iba pasándose los rojos, por lo que fueron tras él para marcarle el alto, pero hizo caso omiso a las señales de los oficiales de dicho departamento.

De pronto, como fue imposible alcanzarlo, a los lejos se vio una gran nube de tierra.

"El parte del accidente, fue puesto a disposición del Ministerio Público de asuntos viales, quien determinará la situación de los conductores y deslindará responsabilidades."

Al llegar al lugar del percance, los elementos de peritos se percataron que Edwin había ocasionado el fuerte accidente, por lo que de inmediato se dio aviso a los cuerpos de emergencias para que atendieran a los lesionados. 

El responsable dijo que repararía los daños ocasionados, y se disculpó por lo ocurrido pero manifestó que tiempo atrás por un problema con la enfermedad de su hija estuvo a punto de perderla, por lo que el miedo de pensar en ello, lo bloqueó y no pensó en otra opción para llegar rápido a la Cruz Roja.