Acapulco: hoteleros piden ayuda contra extorsiones

Autoridades reportaron cuatro homicidios violentos en el puerto, entre ellos el de Javier Ayerdi, jefe de Traumatología de un hospital del IMSS, quien fue atacado a balazos por un motociclista.
El líder Francisco Aguilar, flanqueado por mujeres, durante un almuerzo con miembros del sector.
El líder Francisco Aguilar, flanqueado por mujeres, durante un almuerzo con miembros del sector. (Javier Trujillo)

Acapulco

Integrantes de la Asociación de Hoteleros y Restauranteros del Acapulco Tradicional, así como comerciantes pertenecientes a organizaciones como Coparmex, Canacintra y Concanaco, manifestaron su preocupación por la inseguridad en el puerto y llamaron a analizar estrategias para solucionar problemas como el cobro de piso.

Precisamente en el puerto las autoridades reportaron ayer cuatro homicidios violentos, entre ellos el del jefe de Traumatología de un hospital del IMSS.

En conferencia de prensa, Francisco Aguilar Ordóñez, presidente de los hoteleros y restauranteros del Acapulco Tradicional, señaló que no son pocos los propietarios de negocios que han debido pagar extorsiones, conocidas como derecho de piso.

Incluso, indicó que hace un par de semanas el hotel Kiosko, que tenía más de 50 años de operar, fue cerrado porque sus dueños recibieron amenazas de la delincuencia organizada.

El líder hotelero dio a conocer que los criminales tienen un método nuevo para extorsionar: "A todas las empresitas del Centro (de Acapulco) les han llegado con cartulinas, que los delincuentes van metiendo por debajo de puertas y cortinas. Les dejan números telefónicos en los que advierten que si no marcan a determinada hora, les van a quemar sus negocios o dañar a sus familias".

Reveló que en reuniones con la Policía Federal, expertos en seguridad les han dicho que se trata de delincuentes fortuitos, que intentan obtener dinero fácil, pero en cuanto se implementan operativos se mueven a otras zonas.

Sobre la posibilidad de comprar armas para su personal, como lo hicieron algunos empresarios en Chilpancingo, Aguilar Ordóñez puntualizó: "Respetamos la decisión de los compañeros, pero entendemos que la violencia genera más violencia. Por eso no vamos a tomar ese camino".

En todo caso, dijo, la petición hacia la autoridad será que cumpla con su responsabilidad de mantener a salvo la integridad de la población.

En Guerrero, seis muertos

La jornada violenta del viernes dejó al menos seis homicidios violentos en Guerrero, cuatro de los cuales tuvieron lugar en Acapulco, donde también una mujer fue reportada como desaparecida.

Autoridades ministeriales reportaron que alrededor de las 16 horas recibieron el reporte del ataque a balazos contra el conductor de una camioneta con placas de circulación de la Ciudad de México.

Policías que se trasladaron a esa zona hallaron a un hombre muerto con heridas de bala al interior del vehículo, que quedó frente a un puesto de piñatas.

La víctima fue identificada como Javier Ayerdi, jefe de Traumatología del Hospital Vicente Guerrero del IMSS. Según los primeros reportes, el asesino del médico le disparó desde una motocicleta en movimiento.

Por la mañana fue hallado el cuerpo de una mujer maniatada en la calle Cerrada de Morteros, de la colonia La Laja.

En la colonia Chicuicui de Teloloapan policías localizaron el cadáver de un hombre con varias lesiones por arma de fuego.

Mientras una mujer reportó que en una casa en el Ejido los Guajes, de Ciudad Renacimiento, había un sujeto muerto. Peritos confirmaron que la víctima tenía al menos 14 balazos. Además, se dio a conocer que una hermana del fallecido, identificada como Lizbeth Ibarra González, se encuentra desaparecida.

Además, en Guerrero hubo homicidios en los municipios de Cuajinicuilapa y Edurado Neri.

En Michoacán, autoridades confirmaron que en una fosa clandestina en la tenencia de La Mira, del municipio Lázaro Cárdenas, fueron hallados dos sujetos que habían sido reportados como desaparecidos.

Con información de: Francisco García Davish