Fue un robo, no asalto

Investigaciones ministeriales determinaron que el delito cometido en la tienda de Abarrotes del Real, en Matamoros, Coahuila, fue realizado por dos empleados que retiraron el efectivo.
Fue un robo, no asalto
Los tres presuntos responsables previamente capturados fueron liberados (Milenio Digital)

Matamoros, Coahuila

Según investigaciones de las autoridades ministeriales, no fue un asalto sino un robo, el delito cometido en una de las tiendas de Abarrotes del Real, en Matamoros, Coahuila.

Dos de los tres detenidos el pasado lunes por la tarde, Ana Elvira del Consuelo López, de 27 años y Roberto Ismael Castañón, de 27 años fueron empleados de la sucursal ubicada sobre la calle Niños Héroes, en el centro de la ciudad.

Ana Elvira era jefa de cajas y Roberto Castañón que se desempeñaba como guardia de seguridad, realizaron el retiro de efectivo y bouchers que asciende a 960 mil pesos. Sin embargo, fue un día después cuando los encargados del establecimiento se dieron cuenta y reportaron el hurto.

Después de las cuatro de la tarde de ese día, elementos municipales detuvieron a los dos individuos, así como a Érika Jazmín Reyes, de 19 años.

Al rendir su declaración ante el Ministerio Público, los tres detenidos coincidieron en que la persona que tenía el efectivo en su poder es Christian Omar, con domicilio en Torreón, de quien se desconoce su paradero.

En un comienzo el robo fue reportado como un asalto, sin embargo tras las averiguaciones se descubrió que fue robo. Los ahora ex empleados desviaron 300 mil pesos en cheques y pagos con tarjeta, mientras que el resto en efectivo.

Los tres presuntos responsables previamente capturados fueron liberados, sin embargo las autoridades ministeriales ya reúnen las pruebas correspondientes, así también trabajan en ubicar al prófugo.