“Pidieron $3 millones por mí”, afirma el ingeniero

En Totolapan todavía tienen retenidos a 18 presuntos criminales; autoridades ofrecen trasladarlos a Chilpancingo para investigarlos.

México y Guerrero

Isauro de Paz Duque, ingeniero secuestrado el pasado 11 de diciembre por el grupo delictivo liderado por Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero, dio a conocer que sus captores exigían tres millones de pesos para liberarlo.

En entrevista con Azucena Uresti para MILENIO Televisión, aseguró que durante su cautiverio nunca tuvo contacto con El Tequilero y que continúa recibiendo amenazas y extorsiones. “Convivimos con los criminales en la misma comunidad”, reprochó.

Confirmó que recibió tortura psicológica y física, aunque emocionalmente ya ha superado su secuestro.

A solo 24 horas de su liberación, De Paz Duque confirmó que lo dejaron ir, luego de que los civiles armados de Totolapan decidieron entregar a María Félix de Almonte, madre de El Tequilero.

El ingeniero hizo un llamado al gobierno estatal y federal para hacer un pacto con los grupos criminales. “Siento que más que acabar con los grupos criminales, el gobierno federal, el estatal y las instituciones de gobierno que representan a la justicia se tienen que prestar a un diálogo para llegar a un acuerdo por la no solo de San Miguel o Tierra Caliente, sino en todo el país”, manifestó.

Dijo que el municipio de Totolapan cuenta con más seguridad a raíz de estos hechos, “porque la ciudadanía se está manifestando, está en su correcto derecho y siento que han alzado la voz. Me parece muy bien que se manifiesten porque en estos tiempos el que no se manifiesta nadie lo escucha.

Confirmó que los civiles armados tienen retenidos al menos a 10 personas en la comandancia del municipio y se requiere la presencia del gobernador Héctor Astudillo para liberarlos, aunque también se evalúa entregarlos a instancias federales.

DIALOGAN

En Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo dio a conocer que dialogan con los pobladores de San Miguel para trasladar a Chilpancingo a entre 18 y 20 presuntos integrantes de Los Tequileros, quienes permanecen retenidos.

Confirmó que ya está listo un helicóptero de la Policía Federal para trasladar al grupo acusado de pertenecer a esa banda criminal.

Ellos, dijo, serán objeto de investigación por parte de las autoridades para efecto de que se establezca el nivel de vinculación que tienen con la organización criminal.

Sostuvo que el principal logro del trabajo realizado en Totolapan fue la liberación con vida del ingeniero De la Paz Duque y la señora María Félix de Almonte.

El mandatario estatal manifestó que  el Ejército y las policías federal y estatal implementaron un operativo de presión para acorralar a la organización delictiva y propiciar la liberación del secuestrado.

En esa parte, aclaró que su gobierno fungió como mediador en el conflicto, pero que de ninguna manera estableció una negociación.

Reconoció que la forma en que se trabajó el caso puede generar críticas para su administración, pero aseveró que hubiera sido más delicado dejar que las cosas se resolvieran al libre albedrío de los grupos.

Astudillo negó que haya protección oficial hacia Los Tequileros, aunque admitió que la población está molesta por la cantidad de secuestros que se han cometido, pero negó que haya impunidad.

La noche del jueves, el vocero oficial del Grupo de Coordinación Guerrero confirmó que el helicóptero de la Policía Federal está listo para realizar el traslado, aunque los civiles armados mantienen la postura de entregarlos hasta que el gobernador acuda a la comunidad.

Esa postura mantiene la mesa de diálogo en pausa, refirió.

Durante la entrevista que otorgó en la mañana del jueves, el gobernador manifestó que viajará a San Miguel cuando haya condiciones para ello.

Señaló que retener a personas sin que haya certeza sobre su nivel de involucramiento en alguna actividad delictiva también constituye una ilegalidad.

Puntualizó que es la autoridad la que debe revisar cada caso para iniciarles un proceso en donde no haya elementos se les tendrá que dejar en libertad.