• Regístrate
Estás leyendo: AMLO en salud: mucho ruido, pocas nueces
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 04:08 Hoy

Columna de Xavier Tello

AMLO en salud: mucho ruido, pocas nueces

Xavier Tello

Publicidad
Publicidad

La semana pasada realicé una serie de preguntas en materia de salud a los candidatos a la Presidencia de México. Aunque hasta el momento no ha habido una respuesta directa a estas, cuatro de los ahora cinco candidatos ya han ofrecido ideas o propuestas sobre el tema, que procuraré analizar con la misma atención.

Andrés Manuel López Obrador fue el primero en publicar algo. En un sitio web especifico denominado MorenaSalud.org da a conocer sus ideas a través de una suerte de documento programático.

En ese mismo sitio, AMLO habla de sus logros en salud en el gobierno del entonces DF; sin embargo, si somos honestos, la salud no fue el tema más importante para la ciudad durante su gestión.

AMLO es también el primero en nombrar a su eventual secretario de Salud, el doctor Jorge Alcocer Varela es un reconocido reumatólogo del Instituto Nacional de Nutrición. Un excelente investigador con una gran trayectoria, pero que deberá probar, si es el caso, que es capaz de administrar los problemas de salud del país.

A simple vista y a lo largo de siete cuartillas, el programa de López Obrador puede parecer completo y partir de un buen análisis. Reconoce varios datos y antecedentes disponibles en materia de salud, lo cual es un buen comienzo; sin embargo, comete un error al querer dar una imagen ambiciosa: carece de un orden estratégico.

Este programa habla de todo, pero no profundiza en nada. Como ejemplo, menciona muchas enfermedades crónicas, pero en todo el documento solo se menciona una vez la palabra “obesidad”, no volviendo a tocar el tema ni ofreciendo soluciones. Lo mismo sucede con el cáncer.

López Obrador denuncia bajos niveles de detección de cáncer de mama (únicamente), sin hablar de otros tipos de tumores ni proponer algo que disminuya la morbimortalidad por este padecimiento.

En el único momento en el que se habla de dinero, éste no cuadra. En sus propias palabras, el plan de AMLO “contempla como uno de sus objetivos principales fortalecer el Sistema Público de Salud en su conjunto para lograr un enfoque no solo curativo, sino también preventivo e integral y mejorar la eficiencia de su operación”; el problema es que, para lograrlo, propone aumentar el financiamiento público en “por lo menos 1 por ciento del PIB”, cuando la OCDE le da a México un rezago de más de 3 puntos porcentuales.

Ahora bien, algo verdaderamente innovador es el implementar un sistema de urgencias efectivo. La atención de urgencias es uno de los temas en los que México tiene más rezago. Una vez más, el candidato no ahonda en ello. No dice cómo, no dice ni cuánto costará ni cómo pretende llevarlo a cabo.

López Obrador ofrece mejorar la calidad y calidez de los servicios de salud. Una vez más, no dice cómo, ni de a cómo.

Habla de la necesidad de investigación en salud y menciona incluso las áreas, pero no dice ni cómo ni lo más importante: el monto que asignará a ello.

Menciona la actual cobertura limitada del Seguro Popular, pero no dice qué “causes” deben incluirse o cuánto dinero asignarle.

Reconoce que en México faltan enfermeras, pero no menciona que la formación académica de la mayoría de ellas es muy básica y sus salarios muy bajos.

Según AMLO se requieren más médicos generales y menos especialistas, lo que no entiende es que menos de 9 por ciento de los médicos graduados logran tener acceso a un programa de residencia y menos de la mitad de estos se gradúan como especialistas.

El problema principal con el plan de salud de AMLO es que mezcla los problemas de salud, con su visión personal de justicia y equidad social. Así, este programa habla al mismo tiempo de corrupción, redistribución geográfica, desigualdad, política de medicamentos, participación y colaboración social y ciudadana, rendición de cuentas, equidad en políticas y menciona también “establecer un pacto por la salud pública”, lo que quiera que eso signifique.

Al final, tenemos un documento que pretende englobar todos los problemas de salud, pero se queda muy corto al analizarlos, proponer soluciones y asignar recursos.

Lo bueno: hay un programa y hay un responsable.

Lo malo: el programa es solo una colección de postulados. Carece de planeación, estrategias y medición. Apenas menciona los problemas más grandes en morbimortalidad de México y no ofrece soluciones concretas.

Un sistema de salud requiere de objetivos claros, métricas y recursos. Es bueno conocer los problemas, pero es mejor entenderlos y aún mejor tener estrategias muy claras para resolverlos.

Seguiré analizando las próximas propuestas.

*Médico cirujano. Consultor en comunicación en salud.
Twitter: @StratCons

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.