• Regístrate
Estás leyendo: Presente, pasado y futuro
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 00:15 Hoy

Presente, pasado y futuro

Publicidad
Publicidad

Escribo desde el presente acerca de mi pasado para la construcción de un futuro.

Nadie pone en duda lo difícil, complicado y ambiguo que será este año que recién inicia. Como cada seis años que se celebran elecciones presidenciales, se abre un espacio de incertidumbre propio para la especulación, la ganancia en río revuelto, y la difusión de mensajes, ciertos, falsos o alternativos, pero todos tendientes a obtener algo de los demás o a negárselos.

Si todos los años, los presupuestos destinados a las actividades culturales, públicos y privados, sufren mermas importantes, en este, en el que las campañas se convierten en auténticos hoyos negros, los dineros que lleguen a ellas serán poco más que migajas, solo para, como cada seis años, volver a empezar de cero con el siguiente gobierno en turno.

Quizás este aspecto sea uno de los más criticables del año que acabamos de dejar. Hablo de la reducción en los presupuestos destinados al Conarte, el presunto rector de las actividades culturales en el estado. Cierto es que han hecho esfuerzos por aumentar la cantidad y calidad en sus actividades, lo reprobable es que se comprometan a continuar con ellas, sino es que a incrementarlas, a pesar de que contarán con menos recursos, si esto es verdad ¿entonces para qué quisieran más presupuesto?, o ¿quiere decir que han hecho un mal uso de los recursos con que se les ha dotado, o que están dispuestos a continuar laborando de la misma manera o incluso mejor, castigando salarios y prestaciones que ya de por sí son miserables?

Aunque trato de entender el espíritu de declaraciones como ésta, creo que son fatales como estrategia pues además de dispararse en el pie otorgan a las autoridades correspondientes los argumentos para seguir recortando los fondos destinados a este que debiera ser uno de los rubros con mayor presupuesto dada la importancia social con que cuenta.

Igualmente, tautológico es creer que por tener más actividades tienes más público, lo cual parecería lógico, pero no es así, lo único que sucede es que distribuyes a tu público entre más actividades pero no es que lo hayas incrementado, y suponiendo que se trate de asistentes distintos tampoco significa que, en automático, sean nuevo público que atenderá la oferta cultural que se le haga. En este sentido, la creación de públicos continúa siendo una de las principales prioridades. Sí es importante contar con más actividades pero hay que hacer que ellas creen o aniden nuevos públicos y para eso se necesita de la implementación y operación de políticas que estén orientadas a ese fin, y no solo ofrecer unos cuantos cursos de orientación-sensibilización.

En materia de exposiciones habría que destacar, según mi parecer, las de Vik Muñiz y Tamayo en el Marco, así como la de Candida Höfer en la Fototeca del Centro de las Artes. También resultó relevante el 3er. Concurso de Fotografía Contemporánea de México, así como la celebración del XV Encuentro de Fotografía. Entiendo que por razones presupuestales se hayan llevado a cabo simultáneamente, pero sería preferible se realizaran en momentos diferentes para que se pudieran evaluar independientemente; el citado concurso se merece un análisis profundo y serio de sus alcances y procedimientos, así como el encuentro se podría acompañar de mejores exposiciones.

La actividad en las galerías sigue siendo incierta y discontinua. Han aparecido nuevos espacios que junto a los que han logrado sobrevivir hacen esfuerzos por sostener un mercado que se alimenta principalmente de piezas foráneas. Qué mejor sería que contar con un mercado sólido y formal, pero me temo que los tiempos y los nuevos medios son sus peores enemigos, o, mejor dicho, sus nuevos enemigos, pues a éstos hay que sumarle su proverbial falta de formalidad y de políticas comunes que favorezcan tanto a ellas, como a los productores que se les siguen acercando.

Para mañana, ya lo he dicho, no espero mucho dado el año electoral que tenemos frente a nosotros, pero si algo quisiera, sería evitar por todos los medios la creación de nuevos museos; que se le quitara esa tentación tanto al gobierno estatal con su fumado museo del futuro de Nuevo León, como al gobierno municipal de San Pedro y el museo que pretende construir su alcalde. En otro momento y condiciones se aplaudiría este deseo por dotar a la ciudad de más centros culturales, pero la verdad es que de llevarse a cabo lo único que estarían heredando sería una muy pesada deuda para sus respectivos relevos, pues no importa que se pague por completo la obra en esta administración, sino que lo pesado de un museo, el gasto más oneroso es su mantenimiento, no el de escobas y trapeadores, sino el pago de nóminas, renovación de equipo de seguridad, de catalogación, de administración, y la contratación de nuevas y cada vez más ambiciosas exposiciones con todo lo que implican. Si eso se deja asegurado a futuro, bienvenidas estas y cualquier otra nueva iniciativa en este sentido, si no es así, mejor destinar lo que se tiene contemplado invertir en la consolidación y mantenimiento de los espacios existentes, que bien que lo necesitan, con lo que regresamos al punto de donde partimos, los magros presupuestos destinados a esta área.

moyssenl@gmail.com

https://soloartesvisuales.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.