• Regístrate
Estás leyendo: Las diferencias
Comparte esta noticia

Columna de Xavier Moyssén Lechuga

Las diferencias

Xavier Moyssén Lechuga

Publicidad
Publicidad

La semana pasada, del 14 al 19, se llevó a cabo, en las instalaciones del Centro de las Artes del Parque Fundidora, el XV Encuentro de Fotografía Nuevo León/N.L. Foto 2017 cuyo programa estuvo compuesto por conferencias magistrales, mesas redondas, revisión de portafolios y, por supuesto, exposiciones; de las tres que se inauguraron, quizás la más importante sea la Tercera edición del concurso de Fotografía Contemporánea de México, abierta al público el jueves 14 en la Cineteca-Fototeca. Y digo la más importante no por restarle valor a las otras dos, sino por la cantidad de involucrados en el concurso que se extienden por toda la geografía nacional, y por la presencia de una premiación, toda vez que se trató de un concurso.

Quiero pues valerme de esta muestra, para señalar, al margen de muchas otras, tres diferencias que distingo entre un mundo que va quedando atrás, incluidas sus creencias y su traducción o adaptación a formas de hacer, y otro que lo va sustituyendo. El ejercicio no me parece vano por dos razones, para señalar la existencia de una línea histórica que nos recuerda que hubo un pasado y que de él ha nacido este presente; y, dos, porque entre más conscientes estemos de esta transición, cambio histórico, evolución o como se le quiera llamar, estaremos en mejores condiciones para hacerle frente, ya para adaptarnos a él, ya para rechazarlo.

He dicho que entre otras cosas que pudieran hacer importante a este evento se encuentra el haber culminado en una premiación, supongo que a lo que, a juicio de un jurado, resultó ser lo de mayor calidad, propuesta, innovación, etcétera, en relación al lote recibido. Como de costumbre, no hablaré de los premios otorgados, pero en esta ocasión no lo hago porque no sé a cuál de todos debería referirme. He aquí una de estas diferencias, por primera vez me topo con un concurso en el que hay más de 10 premios repartidos entre un total de 55 participantes, o sea, además de ser seleccionados de entre 883 fotógrafos que fue el total de los productores que entraron al concurso, los jurados decidieron no dejarlos ir sin un premio. No sé, bajo estas circunstancias, qué tanto valor tenga ganar uno de tantos premios, ni cuál es el prestigio que obtenga el patrocinador del mismo.

Dos diferencias más, creo que ambas relacionadas, aunque en este momento sea incapaz de indicar o sugerir cuál da lugar a la otra. La primera de ellas, más notoria, más evidente, es la manera en que hoy día se dispone del material que se exhibe. En esta ocasión, no hubo necesidad de emplear mesas para colocar alguno de ellos, aunque por desgracia sí hubo uno que pretendía desbordarse para acabar siendo recargado en la pared. Con el resto de las fotografías exhibidas lo que cambia es cómo son presentadas en los muros o paneles que forman la museografía. Lo actual es colgarlas siguiendo cualquier patrón que se aleje de una al lado de la otra a una determinada altura; combinando dimensiones y técnicas; formando mosaicos, empalmándolas, etcétera. No solo es desconcertante ver esta variopinta manera de colgar el material recibido, sino que se echa de menos, la fotografía individual, la que reclama su espacio para ser apreciada, comprendida, leída a detalle, la que en sí misma contiene todo lo necesario para comunicar la intención de su autor.

La última diferencia que señalo, es precisamente esta, o sea, el deseo, la inclinación, quizás ni siquiera manifiesta, consciente, de los productores por presentar trabajos, o proyectos como hoy se les dice, compuestos no por imágenes individuales, autónomas, sino asociadas en la imaginación del productor, tres, cuatro o más fotos, no forzosamente en secuencia, ni con detalles en común, o formatos semejantes, pero sí con la pretensión de agotar o representar el tema seleccionado.

Esta diferencia, que me parece clara y en la cual no siempre reparamos, relacionada, como se ve, con la forma de colgar-exhibir el material que forma la exposición, es más profunda de lo que se alcanza a percibir en estas líneas porque está directamente relacionada con otros cambios que igualmente se dan en prácticamente todas las áreas de nuestra sociedad. Me refiero a cómo es que hoy día prevalece lo múltiple sobre lo unitario, el detalle sobre lo general, el fragmento sobre la totalidad, la apariencia sobre la esencia, el simulacro sobre lo real.

Y cómo no iba a ser así cuando la mayoría de las certezas con que crecimos han desaparecido y su lugar no solo ha quedado abandonado, sino que no hay quien quiera ocuparlo de nuevo. Si la idea que teníamos de verdad se diluye en una multiplicidad de opiniones que reclaman para sí esa autoridad. Si las convicciones locales son borradas por la aplanadora global. Si lo que creíamos era lo real hoy sabemos es relativo. En tal sentido, este tercer concurso es claro y ejemplar, y sus organizadores hacen bien en subrayar que se trata de fotografía contemporánea (lo que quieran decir con eso) pues en él hay poco, muy poco, de fotografía tal y como se entendía y practicaba hasta el día de ayer.

moyssenl@gmail.com

https://soloartesvisuales.blogspot.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.