• Regístrate
Estás leyendo: La foto del recuerdo
Comparte esta noticia

Columna de Xavier Moyssén Lechuga

La foto del recuerdo

Xavier Moyssén Lechuga

Publicidad
Publicidad

El pasado domingo me enteré que existe entre los vecinos de la colonia Independencia la iniciativa de reunir fotografías que ilustren, mutatis mutandi, la historia de este espacio urbano, con la intención de digitalizarlas y montar con ellas una exposición que, si no me equivoco, sería itinerante. Una acción semejante se lleva a cabo en el Barrio de la Luz, y quiero pensar que hay algunos otros sitios del área metropolitana y/o de los municipios que han o están emprendiendo trabajos semejantes. Estos encomiables esfuerzos no pueden menos que recordarnos la producción de los tres tomos de Nuevo León, imágenes de nuestra memoria, coordinados por la Fototeca de Nuevo León y editados por el Conarte y el Fondo Editorial de Nuevo León. Salvo el primero de ellos, que se armó básicamente con las colecciones de la propia Fototeca, los dos restantes fueron posibles gracias a la generosidad de muchísima gente que facilitó sus fotografías personales para ser digitalizadas, seleccionadas e incluidas en alguno de esos tomos.

Me imagino que no solo en Monterrey se están llevando a cabo acciones de esta naturaleza, sino que las hay en otros estados y municipios del país. En otros países también se ha recurrido al material conservado por los habitantes de una colonia, ensanche, barrio, etcétera, para ir conformando archivos que permitan a propios y extraños saber, conocer de primera mano cómo ha sido el espacio urbano que pueblan, cuál su historia, qué se conserva del pasado, cuáles son los cambios más dramáticos, pero también cuáles han sido sus mejoras, etcétera. El Centro Fotográfico de Montevideo, por ejemplo, mantiene una campaña permanente en este sentido, por lo que sus archivos se mantienen en crecimiento continuo. Lo mismo sucede en algunos barrios de Buenos Aires, en España, algo similar se da en Madrid y en Sevilla, y así a lo largo y ancho de nuestro mundo.

La próxima semana se llevará a cabo el Decimosexto Encuentro de la Fotografía, Nuevo León 2018, sería muy recomendable que la Fototeca se acercará a quienes están organizando estas acciones, uno, para que se presentaran en el Encuentro para compartir sus experiencias y hallazgos; dos, más importante aún, para que contando con la experiencia de esta institución, la tarea que están realizando terminara sí en una exposición –correctamente montada–, pero además con una publicación a fin de darle una mayor difusión; y tres, que el Conarte no solo se sumara a estos esfuerzos, sino que invitará a la comunidad en general, lo mismo del área metropolitana que de los municipios, a reunir su material fotográfico, ya para exhibirlo y editarlo, ya para enriquecer su propio acervo (el de la Fototeca). Fuera de la Ciudad de México y su área de influencia, Monterrey es una de las entidades que posee más longeva tradición fotográfica, que no solo se remonta a las últimas décadas del siglo XIX, sino que se robustece durante la última fase moderna del siglo pasado. Práctica que sin duda ha registrado, aun sin ser ésta su intención, el paso del tiempo en su entorno urbano, físico y natural; de la importancia que concedamos a esto la necesidad de conocer este material, estudiarlo, conservarlo y difundirlo.

El valor de estos archivos de fotografía urbano-ciudadana, por llamarla de alguna forma, se encuentra no solo en los aspectos que más arriba se mencionan, sino también se convierten en poderosas herramientas en la toma de decisiones y la impartición de justicia, al margen del servicio que prestan a la topografía, la educación cívica y en general al propio mercado del arte al fomentar el coleccionismo, hasta al propio arte, pues bien sabemos que ha habido y hay paisajistas de renombre (Antonio López, por ejemplo, o José María Velasco, entre los nuestros) que parten o se auxilian precisamente de esta clase de fotografías.

Con el big-bang de la fotografía electrónica o digital por supuesto habrá muchísimo material que no valga la pena considerar, situación que hay que tomar en cuenta los últimos 20 o 25 años, pero más acá de los 90 del siglo pasado, es posible empezar a distinguir trabajos que, por su temática, por sus características propiamente fotográficas, estado de conservación, valor histórico, pertinencia con el tema principal del archivo (verbigracia, la colonia Independencia), y asociaciones que permitan realizar con otras fotografías del mismo archivo o de alguno otro, habrá que hacer todo lo posible por conservarlas, identificarlas y difundirlas, pues sobre sus hombros recaerán las historias gráficas del futuro.

Por supuesto que no fue el primer esfuerzo por rastrear esta clase de materiales, pero si debemos encontrar un punto de inflexión, no cabe duda que la exposición Monterrey en 400 fotografías, organizada y montada por el Marco como parte de las celebraciones por los 400 años de la fundación de la ciudad, sería el banderazo con el cual inició de manera más sistemática y hasta profesional la construcción de la o las historias de la fotografía en Nuevo León, trabajo al cual ahora se suman tan importantes tareas como la que se está realizando en la colonia Independencia.

moyssenl@gmail.com

https://soloartesvisuales.blogspot.mx



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.