• Regístrate
Estás leyendo: En defensa de...
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 15:35 Hoy

Columna de Xavier Moyssén Lechuga

En defensa de...

Xavier Moyssén Lechuga

Publicidad
Publicidad

Iniciaré esta segunda parte del o los temas abordados la semana anterior, insistiendo en que las obras presentes en la muestra De la formación a lo público que se exhiben en la ahora Nave 1 del Centro de las Artes en el Parque Fundidora, lo mismo que muchas otras que se han presentado (y se presentarán) en estos espacios u otros de la ciudad, son representativas (si acaso) de una de las tendencias o direcciones que tiene la práctica de las artes visuales en la actualidad. No son El Arte Contemporáneo, ni las más importantes, y si no se les entiende no es por incapacidad o insensibilidad; es más, puede que jamás llegue a gustar de ellas y eso no mellará en lo mínimo su aprecio y gusto por las artes.

Dije también que es una falla de quienes nos dedicamos a la crítica, difusión y formación de y en las artes visuales, no haber logrado enseñar –demostrar y convencer– que el concepto de arte que priva en este momento es por entero diferente al aceptado hace apenas 150 años, y que tan rápida mutación es responsable, entre otras variables, del desconcierto que las personas, el público mayoritario, tienen ante estas piezas. De aquí que insista en que la labor más importante que tenemos sea la de la formación de públicos. Afortunadamente acabo de leer que en la Escuela Adolfo Prieto también del Conarte y en el mismo Parque Fundidora iniciará este verano un proyecto intitulado algo así como Escuela de Espectadores, cursos de inducción para aprender a visitar, ver y apreciar exposiciones. Ojalá iniciativas como ésta tengan un éxito sostenible y empiecen a revertir o remediar estos errores y así preparar a quien asiste a una exposición con múltiples opciones de acercamiento y aprendizaje.

La Nave 1 del Centro de las Artes no es otra cosa que la sala de exposiciones de la Cineteca-Fototeca. Desaparecer su identidad tiene por objeto o por lo menos esto es lo que se ha declarado hasta ahora, el poder disponer libremente de todos los espacios para montar la exposición que mejor parezca y convenga. Muy bien, ¿y la fotografía?, ¿dónde se expondrá?, ¿quién la promoverá?, ¿dónde se difundirá?

Del cambio de Gobierno a este momento ha habido, si no me equivoco, tres o cuatro exposiciones dedicadas a la pintura y las instalaciones, en cambio una sola a la fotografía, y eso porque había de por medio un compromiso con Ternium. ¿Cuándo volveremos a ver otra muestra de fotografía que no sean los inapetentes y escuálidos Salones de la Fotografía o las insufribles muestras del PFC?

La Fototeca de Nuevo León, la segunda en importancia del país, forma parte, como se sabe, del Sinafo (Sistema Nacional de Fototecas) del INAH, que según listados de la SC (Secretaría de Cultura) agrupa a 118 fototecas que van de la Fototeca Nacional, o la del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, a la de Tec de Monterrey, pasando por el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, el Centro de Estudios de Historia Mexicana Condumex, o la Fototeca Lorenzo Becerril AC. Todas, además de cuidar, preservar y acrecentar sus acervos y colecciones, organizan exposiciones o participan en ellas, y aunque sea un cuarto de triques, cuentan con una salita de exposición. Material pues hay sin lugar a dudas. No se diga el que aquí mismo se genera día a día y que, de tener los méritos necesarios, debiera ser presentado a un público mayor. Agreguemos la más amplia actividad fotográfica de la Ciudad de México, con muestras generadas ahí mismo o acordadas con el extranjero u otras instancias, incluyamos también las exhibiciones que llegan a otras entidades del país como Puebla, Querétaro o Guadalajara, y quedaremos abrumados por la cantidad de material que circula por el país y del cual difícilmente nos percatamos. ¿Qué pasará ahora que ya no se cuenta con el espacio que estaba reservado para la presentación de la fotografía? No estoy diciendo que vaya a desparecer la Fototeca, no, eso jamás, lo que sí digo es que perdiendo su sala de exposiciones tendrá que hacer cola para ver cuándo le toca exponer, y por lo que llevamos presentado, puede ser que le falte un buen rato, cuestión de gustos e intereses.

Hace tres o cuatro semanas cuestioné el papel de los vocales dentro del Conarte. Ya sabemos que el anterior representante de los fotógrafos, al término de su gestión, fue apedreado por propios y extraños. Ahora que hay un nuevo vocal (Juan José Herrera), que no tiene aparentemente oposición interna como sí la tuvo su antecesor, por qué no apoyarlo para que defienda a capa y espada esta sala de exposiciones... y claro, para que después gestione muestras que presentar, porque sin esto lo otro sale sobrando.

xavier.moyssenl@udem.edu
www.veryrepresentar.blogspot.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.