• Regístrate
Estás leyendo: "Ciudad Travesti"
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 21:57 Hoy

El nuevo orden

"Ciudad Travesti"

Wenceslao Bruciaga

Publicidad
Publicidad

Hubo un tiempo en el que Torreón era conocido como Ciudad Travesti, por quienes eran vistas como hombres vestidos de mujer que emperifollaban las calles del centro con sus minifaldas de gasa de seda baratas y frescas, y sus peinados alborotados. Fueron esos travestis los que me inspiraron a escribir uno de mis cuentos más desquiciados, “Locas debilidades”, el último de Tu lagunero no vuelve más, editado por Moho en el 2000. Incluso el Gabo Loco, diseñador de La agencia de barrio, inventó una serie de calcomanías con la leyenda Ciudad Travesti en medio de los señalamientos típicos para indicar el nombre de las calles en Torreón; el sticker llevaba además el código postal 27000 y las palabras Colonia Centro. Había momentos que el tramo de la calle Morelos, desde su cruce con la Rodríguez y hasta los confines de lo que se conoce como La Alianza, emulaba los desfiles de glamour decadente de ese segmento de Santa Mónica Boulevard de Los Ángeles, famoso por el desfile de prostitutas que impusieron el estilo banjee, hoy tan de moda en los desfiles drags de altos vuelos y las chicas blancas y millonarias que juegan al guetto girl y al rap para blancos.

De hecho fue ahí, en la zona conocida como La Alianza, famosa por su marginalidad, donde según Raymundo Valadez Andrade, vocero de la comunidad Lgbtttiq de Torreón, que a su vez cita reportes de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón, dos fines de semana atrás, al menos siete mujeres trans fueron arrestadas bajo el cargo de no portar un tarjetón de salud sexual que autorice su ejercicio de prostitución. El Reglamento de Salud y Asistencia Social Municipal de Torreón, apunta Valadez, impone a quienes ejercen prostitución (tanto hetero como trans y homosexual) el uso obligatorio de un tarjetón expedido por los sistemas de salud en el que indiquen que el trabajador sexual se encuentra libre de infecciones de transmisión sexual (ITS) y VIH según los resultados de pruebas de laboratorio que deben realizarse cada trimestre, “por seguridad de las trabajadoras sexuales y la ciudadanía en general”. Regla incoherente con estos tiempos en los que el VIH convive con avanzados tratamientos de preexposición al VIH y anuncios sexuales virtuales que ofrecen servicios desde un smartphone, donde los tarjetones salen sobrando, además de grietas por la que se cuelan prejuicios y sobre todo estigmatización. La pobreza, una de ellas.

Valadez apunta que las detenciones con tufo a redadas han empezado justo meses después de que Jorge Zermeño Infante, de extracción panista, llegara a la alcaldía de Torreón por segunda ocasión. Fue él quien propuso el uso del tarjetón durante su primera gestión como alcalde de Torreón, en junio del 1999, y aprobada por el congreso local. Tuvo algunas cambios en su redacción en el 2005, sobre todo en los aspectos que casi criminalizaban a los portadores de VIH.

Zermeño está cometiendo un acto de terrorismo doble moral contra la sociedad torreonense, de las más liberales que conozco. Más su progresismo no es la reflexión de las grandes ciudades, a veces sustentadas más en el look que en la certeza ideológica. La vena liberal de Torreón es una especie de sinónimo de la honestidad tajante. Están de acuerdo o no, y aunque echarse el chal no sabe tan sabroso si no se descuartiza a alguien, suelen respetar las vidas ajenas sin mayor alharaca. Pude haberme quedado, de no ser porque la ley seca coahuilense no ayuda a fomentar esa impersonalidad necesaria para una promiscuidad sana, libre de falsos enamoramientos. Pero esa perspectiva ayudó a que en Coahuila sucediera la primera boda entre personas del mismo sexo mucho antes que en la hoy CdMx. Avances progresistas que sucedieron durante la administración priista de los Moreira, quienes mientras se echaban la agenda rosa a la bolsa, endeudaban al estado a niveles infames, lo que desacredita su posición frente a las demandas Lgbtttiq. ¿Las redadas contra las trans laguneras son un acto de homofobia? ¿Vil movimiento de recaudación financiera? ¿Todo al mismo tiempo? Un fenómeno, como el de las mujeres trans de La Alianza lagunera, nos tiene que obligar a cuestionarnos si eso que llaman agenda gay de verdad importa, o somos mercancía para que unos cuantos se vuelvan millonarios a costa de explotar las demandas de las minorías. Sobre todo en estos tiempos de oprobio electoral.

Twitter: @distorsiongay

stereowences@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.