• Regístrate
Estás leyendo: Una ópera en náhuatl
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 04:00 Hoy

Noches de Ópera

Una ópera en náhuatl

Vladimiro Rivas Iturralde

Publicidad
Publicidad

Xochicuicatl cuecuechtli (Canto florido de travesuras) fue presentada los días 6 y 7 de septiembre de 2014 en el Teatro de las Artes; es, según el programa de mano, “la primera ópera contemporánea en lengua náhuatl”. Entonces hubo en el pasado otras óperas nahuas. Según el investigador de la UNAM Patrick Johansson, existió, entre los aztecas, el concepto y la práctica del cuicatl, que integraba la palabra, la danza y la música en una totalidad expresiva, y el texto nunca se disociaba del conjunto músico-coreográfico. Es probable que algunos de los poemas nahuas precolombinos que se conservan —como los de Nezahualcóyotl— sean, en efecto, poemas coreográficos que, al incluir texto, canto y danza, constituyan lo que hoy conocemos como una ópera. Es la razón por la cual el investigador y compositor Gabriel Pareyón (1974) bautizó a su obra como ópera.

El trabajo de Pareyón es admirable en todos los sentidos, desde el dedicado a la investigación, la composición y libreto, hasta el extraordinario trabajo de creación de una nueva manera de concebir la partitura, a partir de las inscripciones y la cultura musical de los nahuas. De manera que esta obra tiende un puente de siglos, entre la antigua cultura mexica y la de nuestro tiempo. En el vestíbulo del Teatro de las Artes se exhibió no solamente un fragmento de la partitura, sino, en síntesis, el proceso seguido por el compositor para llegar a esta novísima concepción. Nuestros ojos no daban crédito a lo que veían. Y el trabajo con el grupo es descomunal: un año de trabajo, que incluía aprendizaje del náhuatl.

Noches redondas de ópera: por lo revolucionario de la propuesta, que rompe los cánones tradicionales de escuchar y “leer” una ópera, y por la impecable realización. El asunto es muy simple: tres chicas, las ahuianimeh, jóvenes “alegradoras” entre los mexicas, reciben la visita de un joven huasteco, ágil, alburero y atractivo, llamado Tohuenyo, que las seduce. Pero luego del jugueteo erótico, las chicas abandonan al muchacho, que cae en desdicha. Aparece el narrador del comienzo como Xochipilli, dios de las flores, la música, el amor juvenil y las enfermedades venéreas, quien consuela al joven obsequiándole una ocarina en forma de pájaro, pero recordándole lo efímero de la existencia en la Tierra.

Todo en esta ópera trasunta sensualidad: el canto (que recuerda vagamente el orientalismo chino o japonés), con una novedosa manera de colocar y emitir el sonido, haciéndolo muy agudo y con originales y prolongados glissandi; las danzas, de notables plasticidad y carácter percusor; el sentido sexual y alburero de las frases; la extraordinaria música de percusiones, en la cual colaboran los actores percutiendo con sus pies sobre el tambor del suelo; la belleza de las tres muchachas (Silvia Moreno, Abril Mondragón y Priscella Uvalle), y la tremenda vitalidad y energía de Tohuenyo (Ricardo Díaz), y, desde luego, la gran presencia escénica y vocal de César Juárez-Joyner como el narrador y como Xochipilli. La orquesta de percusiones es la Kuauhkiauhtzintli (Lluvia de palos), compuesta solo por instrumentos mesoamericanos. Se puede advertir en la obra una división rítmica en tres partes: un moderato al principio, que incluye la narración de Cuicamatini y el canto de las tres muchachas; un alegro con brío, que comienza con la llegada del joven Tohuenyo y culmina en una frenética danza con las tres muchachas, y un adagio final, desde la salida de las muchachas y llegada del dios Xochipilli, hasta la soledad de Tohuenyo en escena, en la que el sonido se va difuminando lentamente, como la luz.

Este Canto florido de travesuras, según se nos ha informado, tuvo ya una representación en una población de hablantes de náhuatl en Guerrero, con emotiva respuesta del público. Como se trata de un espectáculo operístico fresco, innovador, que merece ser divulgado en todo el país.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.