• Regístrate
Estás leyendo: ¿Interesante o curioso?
Comparte esta noticia

Interés Público

¿Interesante o curioso?

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

"Eso, más que interesante, es curioso", me dijo alguna vez el profesor Juan Brom. El método de selección de candidatos de Morena ¿es interesante, o más bien curioso? No tiene similitud con otros partidos mexicanos, pues ninguno considera el método de la insaculación ni el de las encuestas como formas prioritarias para designar a sus candidatos. No es claro lo que se pretende con ellos, ni qué consecuencias tendrán. Veamos por ahora la forma de designar los candidatos a gobernador. Básicamente consiste en que la asamblea electoral de la entidad respectiva elige a varios afiliados que participarán después en una encuesta, la que decidirá al candidato.

Es interesante, y positivo desde el punto de vista pragmático, que Morena no recurra a la elección universal de sus candidatos, sea de todos los ciudadanos o de todos sus militantes. Estas elecciones abiertas, en contextos como el mexicano, suelen ser desastrosas. Gana el grupo o líder que tiene más capacidad de movilización, y no el que cuente con apoyo de la ciudadanía. Las experiencias al respecto del PRI y sobre todo del PRD son ilustrativas.

Rechazados los dos métodos más abiertos, Morena deja el primer paso de esta decisión en un órgano colegiado, la asamblea. Aquí no hay novedad, pues comparte este tramo de la decisión con casi todos los demás partidos. Es el ámbito donde mejor puede darse la democracia deliberativa. Lo nuevo en el partido es que, si hay más de un seleccionado, la decisión final queda en la encuesta.

También llama la atención, pues no ha sido la tradición de este grupo político, la más afín a las encuestas de opinión. Con frecuencia las han cuestionado. Pero ahora (por lo pronto) no. Las encuestas decidirán las candidaturas de presidente, gobernador y ayuntamientos del nuevo partido. Primer partido mexicano y por lo pronto el único que le da este peso al método demoscópico.

¿Por qué esta decisión y qué consecuencias tendrá? Si solo se tratara de López Obrador la respuesta sería evidente: es hoy día el candidato más popular, y no tiene rival en el ámbito de las encuestas. Pero Morena decidirá muchas candidaturas, no solo la de Andrés Manuel. ¿Por qué las encuestas, y no una elección abierta a los militantes, o cerrada a las asambleas respectivas? Una respuesta puede ser el pragmatismo: las encuestas decidirán por el candidato más popular, es decir, por el que tiene más probabilidades de ganar. O más que el pragmatismo, porque es la vía corta hacia la decisión popular: las encuestas representan la voluntad del pueblo, y es más económico hacer una encuesta que una elección abierta.

Al parecer ya se presentaron problemas, con la encuesta de Morena en la Ciudad de México. Ni los participantes en ella tienen claro el método y las preguntas. El método, tal como ha sido aplicado, es cuestionado por opacidad.

Si el método funciona bien, da lugar a buenos candidatos, mantiene la unidad, se realiza congruencia, estaremos ante un método interesante. Si pasa lo contrario, ante un método curioso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.