• Regístrate
Estás leyendo: Escenarios
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 21:56 Hoy

Interés Público

Escenarios

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

Esta semana Gerardo Esquivel publicó un interesante análisis sobre los escenarios electorales de este año. Planteaba dos escenarios probables: uno similar al de 2006, con un final muy cerrado entre dos candidatos, y otro como el de 2012, con un candidato que gana por un margen relativamente amplio. Esquivel es profesor de El Colegio de México, y es un economista de reconocida autoridad intelectual y solvencia moral. En el amplio espectro de quienes apoyan a López Obrador en un extremo encontraremos oportunistas sin matices. En el extremo contrario personas como Gerardo Esquivel.

Esquivel considera que el desenlace del 2018 será como el de 2012. Que las preferencias electorales ya no se moverán, y que el candidato de MORENA ganará por un margen amplio. Da seis argumentos a favor de este escenario, la mayoría en torno a la idea de que López Obrador ya no es el del 2006 y que ya no es visto como el del 2006. Otros en el sentido de sus adversarios son distintos: Meade no es tan mal visto como lo fue Madrazo, y Anaya no es capaz de atraer el voto anti AMLO, como lo fue Calderón en 2006.

Hay que añadir que el PRI ahora está en un peor momento que en 2006, aunque su candidato actual no tenga tanto rechazo como el de entonces. Hay que añadir que el PAN ahora va dividido, con la salida de Margarita Zavala y la desafección de los senadores panistas rebeldes.

Los argumentos presentados por el profesor del Colmex son sin duda atendibles, pero algunos de ellos polémicos. Los desencuentros recientes de López Obrador con académicos como Jesús Silva Herzog, Carlos Elizondo y Denisse Dresser, o con periodistas como Raymundo Riva Palacio, indican que el candidato de MORENA está lejos de ser aceptado como una opción inocua para el país. Algo conserva este candidato de lo que fue en 2006. Sigue polarizando y preocupando a amplios sectores de la población. Sigue teniendo un alto índice de rechazo.

El mismo hecho de que haya atraído a sectores muy diversos a su candidatura, desde conspicuos representantes del viejo régimen priista hasta participantes destacados de gobiernos que el lopezobradorismo considera como "neoliberales" es motivo de preocupación, más que de tranquilidad. ¿Va a poder quedar bien con todos ellos? ¿Qué sinfonía va a tocar una orquesta no solo diversa, sino contradictoria?

Tan claro como que AMLO encabeza las encuestas de preferencias electorales es que encabeza también el rechazo ciudadano. Éste no parece haber variado notablemente en el periodo de precampaña. Hay que estar preparados para tener un presidente de la República con mayoría relativa, con un apoyo minoritario y un rechazo, tácito o expreso, de las mayorías. Sea que gane López Obrador o cualquier otro.

Sin duda hay que atender a los argumentos de Esquivel. Son una guía importante para analizar la campaña que comenzará en unas semanas. Es ciertamente probable que la elección termine, como la de 2012, con un candidato que gane por un margen amplio. Pero estamos lejos de que eso sea una certeza. Hay razones para pensar que el escenario del 2006 puede repetirse en el 2018.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.