• Regístrate
Estás leyendo: ¿Cambio de rumbo?
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 19:45 Hoy

Interés Público

¿Cambio de rumbo?

Víctor Reynoso

Publicidad
Publicidad

En los primeros días de Ricardo Anaya como presidente nacional del Partido Acción Nacional se han tomado tres decisiones que anuncian la posibilidad de un cambio de rumbo para esta organización. Primera, no nombrar a Gustavo Madero coordinador de los diputados panistas; la segunda, proponer la inclusión de Margarita Zavala en la Comisión Permanente del Consejo Nacional panista; por último el nombramiento de Roberto Gil Zuarth.

Todo apuntaba a que Madero, antecesor de Anaya en la presidencia panista, sería coordinador de la fracción de su partido en la Cámara de Diputados. Desde ahí podría continuar su carrera política, sea para ser él mismo candidato a la presidencia en 2018 o para influir en forma decisiva en esa candidatura. No sólo Madero y Anaya son del mismo grupo político, sino que el segundo le debe en parte la presidencia al primero: lo incluyó como secretario general de su partido cuando fue reelecto en 2014 dándole una plataforma decisiva para acceder a la dirigencia del PAN.

Pero estos razonamientos no llevaron a la conclusión esperada. Anaya tomó distancia de su "padre político". Nombró coordinador a Marko Cortés y no ha Madero. Algo que sucede con frecuencia: se especulaba que por su juventud y menor experiencia el nuevo presidente sería dependiente del anterior, que no tendría fuerza propia. Ya se vio que no. Con la decisión le da autonomía a su cargo y se distancia del "maderismo" que dirigió al partido por casi cinco años.

En la misma línea va la inclusión de Zavala en la Comisión Permanente del Consejo panista. De manera inexplicable, la esposa de Calderón quedó fuera de las candidaturas a diputados federales este año. Su exclusión dio lugar a un pequeño escándalo, pues es una panista con trayectoria propia y con un liderazgo muy importante en su partido. Fue vista como un rompimiento entre la presidencia de Madero y un sector del PAN, que incluye a Felipe Calderón pero que va más allá de él y su red de relaciones. Al poner a Margarita en el centro de la institucionalidad panista Anaya toma también distancia del maderismo y tiende puentes a sectores más amplios dentro de su partido.

Finalmente, el nombramiento de Roberto Gil como presidente del Senado. No es una decisión del presidente del partido, sino de los senadores. Pero lo más probable es que Anaya haya influido de manera decisiva en ella. Gil está asociado al grupo de Calderón y de Ernesto Cordero, que se enfrentaron a Madero. El enfrentamiento, durante el cambio de presidente en 2014, dio lugar a lo que un panista llamó un "frenesí autodestructivo". Otro puente tendido por la nueva presidencia panista hacia grupos que se habían enajenado de la presidencia anterior.

Todo esto se completa con el discurso de Anaya, centrado en el combate a la corrupción dentro y fuera del PAN, con la intención de recuperar el vínculo de su partido con los ciudadanos. Con justicia o no, la presidencia de Madero fue vinculada a prácticas irregulares en el manejo de recursos públicos: los famosos "moches" y demás.

¿Irán más a fondo los cambios en este partido? ¿Se trata sólo de reacomodos que buscan consolidar a una nueva dirigencia tomando distancia de la anterior, o hay la intención de transformar significativamente las prácticas políticas internas y externas?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.